Para Ti

Make - up

Mayo 2017

95 años de beauty

La belleza fue un tema imprescindible en la revista desde su fundación. De consejos para mantener la piel libre de manchas a tutoriales para disimular defectos, hemos recorrido un largo camino. Te contamos cómo lo fuimos transitando desde Para Ti a través de las décadas.
Etiquetado con: Para Ti , beauty , aniversario , 95 años

Sin du da, los polvos blanqueadores que aseguraban devolverle al cutis “la frescura y el aterciopelado tan envidiables en la primera juventud” fueron protagonistas en el toilette de cualquier mujer elegante cuando Para Ti daba los primeros pasos, allá por 1922. La tez debía lucir blanca y radiante, libre de manchas y pecas o signos de la exposición solar. Se comercializaban en polveras de cristal, con tapas de metal niquelado y acompañados de un pomposo “cisne” que ayudaba a su correcta aplicación; venían en al menos cuatro tonos: blanco, rosa, “rachel” (cremita) y “chair” (tostado). Por aquel entonces también se usaban tintas o rouge para colorear al mismo tiempo labios y mejillas, y los ojos se cargaban de sombras oscuras o vaselina para lograr un efecto satinado sin aportar color. Para oscurecer y fortifi car las pestañas, nuestra edición del mes de febrero de 1937 proponía usar té negro bien cargado. El esmalte de uñas, surgido a principios de la década del veinte, ya era de uso habitual aunque su paleta de color apenas variaba entre tonos rojos, rosados y algo anaranjados.

Lo mismo que el labial, que también desde la década anterior venía en envase retráctil tal como lo conocemos hoy, lo que posibilitaba llevarlo en la cartera sin riesgo de manchar nada y, a la vez, permitía el retoque en cualquier momento. El pelo se usaba teñido en tono negro azabache, rojizo o rubio y la permanente era la base para cualquier variedad de peinado, pero siempre recogido y con ondas al agua. Durante los años ‘40, con la escasez de los tiempos de guerra, varias cosas cambiaron: no era fácil conseguir medias de seda y por primera vez las mujeres se atrevían a lucir sus piernas desnudas fuera del ambiente de playa. ¿A que no adivinan qué cosmético surgió entonces? ¡El maquillaje de piernas! La emblemática fi rma Ylang –que más tarde se convertiría en Miss Ylang y luego sería absorbida por Maybelline NY– fue una de las primeras en lanzar este producto al mercado local. “Se absorbe fácilmente, no mancha la ropa, imita las más fi nas medias, es económico y rinde más”, destacaba en su anuncio. ¿Y se acuerdan de Angel Face? El polvo compacto más famoso de la historia creado por Pond’s también nació por aquel entonces. Las que tienen más de treinta seguramente lo recordarán bien, porque en la década del ‘90 no había adolescente que no lo usara. Una publicidad que encontramos en la edición de Para Ti del 4 de mayo de 1954 lo anunciaba así: “polvo con base, ¡todo en uno!”. El polvo compacto ofrecía un maquillaje completo, con acabado mate y apariencia de terciopelo y se ofrecía en seis tonos distintos. Y no crean que el contouring es una novedad de los últimos tiempos: “es acertado en ocasiones hacer una combinación de dos o más tonos para lograr un efecto acorde con lo que la epidermis exige”, aconsejaba Marta Villegas que, como yo, escribía las notas de belleza setenta años atrás. Los ojos delineados y los labios rojos completaban el look. En la década siguiente, después de más de treinta años de protagonismo, se le dijo adiós a los labios colorados y el foco se ponía de lleno en los ojos y las pestañas bien marcadas. Es la época del reinado de los adolescentes, donde la minifalda mostraba las piernas como nunca antes se habían visto y la línea A borraba la silueta femenina por completo. El maquillaje se usaba recargado pero no buscando lucir como una femme fatale, sino más bien emulando a una muñequita. Las sombras en tonos pastel reinaron también durante la siguiente década. Sin embargo, una edición de mediados de la década del ‘70 aseguraba “los tiempos cambian: los productos de maquillaje también” y volvía a imponer los labios rojos como protagonistas indiscutidos de la noche.

CAMBIA, TODO CAMBIA. Durante los años ‘80, entró en competencia directa el rubor: q u e se usaba bien marcado y extendido. Incluso en una producción de make up realizada por la productora de Belleza (actual directora de la revista Para Teens), Patsy Simpson, el rubor era la herramienta principal para disimular defectos. “Esos rasgos que a usted no le gustan y quiere ocultar pueden borrarse gracias a nuestros secretos”, enunciaba el copete de la nota. Colocando el blush sobre pómulos, nariz y mentón, se lograba disimular una mandíbula cuadrada, y para cara redonda se recomendaba aplicar en forma de medialuna bajo el pómulo y en las sienes. Con el minimalismo de los ‘90, los consejos eran otros y los productos cosméticos también. Rouge Idole de Lancôme se postulaba como uno de los primeros labiales intransferibles promediando la década. “El efecto intransferible se obtiene a los dos minutos de haberse aplicado”, describía la letra chica. ¿Se acuerdan de la sombra plateada que tanto nos obsesionaba de cara al nuevo milenio? En la edición 75 Aniversario de Para Ti proponíamos usarla siguiendo el contorno de los ojos para iluminar y destacar, combinada, obviamente, con “mucha máscara de pestañas en negro y nada de delineador”. Las novedosas BB Creams llegaron recién superado el nuevo milenio para revolucionarnos la vida, junto con los productos multifunción, los envases que permiten una mejor aplicación, la expansión de Internet y hasta los tutoriales de belleza. Ahí estuvimos informándote y aconsejándote, y esperamos seguir en tu vida por noventa y cinco años más.

textos MARIELA RAFFAELLI fotos CLAUDIA MARTÍNEZ/ ARCHIVO ATLÁNTIDA

Etiquetado con: Para Ti , beauty , aniversario , 95 años
¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Publicada en revista
PARA TI 4947
Mayo 2017
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.