Para Ti

Pelo

Diciembre 2016

Pelos lacios: los riesgos de usar formol

No importa qué nombre tenga –shock de queratina, botox capilar o alisado–, todo tratamiento para que el pelo quede lacio lleva formol. Algunos peluqueros de renombre se niegan a aplicarlo por su alto riesgo para la salud y las grandes marcas de cosmética no lo utilizan en sus productos. El mercado negro funciona a full con esta sustancia ilegal a la cual recurrimos con peligrosa frecuencia en la búsqueda del pelo perfecto.
Etiquetado con: pelo , beauty , lacio , formol , peligro

Ya no queremos que la vida nos despeine. Queremos el pelo lacio, lacio, lacio. Hasta ahora el alisado fue nuestra hada madrina, nos hizo creer en la falsa promesa del sueño cumplido. Lo queríamos, lo teníamos…pero ¿a costa de qué? Ardor, tos, dolor de cabeza, náuseas; su inhalación puede producir visión borrosa y originar incluso edema pulmonar. Pero eso no es todo: los efectos de la exposición prolongada o repetida al formaldehído pueden provocar cáncer. “Alisado marroquí, japonés, fotónico, shock de queratina, botox o cauterización. El público cree que porque le cambian el nombre no contiene formol, pero no: ¡todos tienen formol! Si no lo tuvieran, no alisarían el pelo”, asevera el peluquero y empresario Claudio Cerini y nos pincha la burbuja con esa sola frase. Son demasiados los riesgos, tanto para quien realiza el trabajo como para la clienta que lo solicita –y todo aquel que se encuentre en el salón–. Otro reconocido estilista, Alberto Sanders, también prefiere abstenerse de los productos que contienen formol: “Simplemente porque esta prohibido por ANMAT. Yo no soy médico para saber qué es lo que provoca, pero prefiero cuidar la salud de mis clientas”, aclara y agrega “por algo ninguna de las grandes empresas como Wella o L’Oréal usan formol o cualquiera de sus derivados en los productos para alisar”.

En nuestro país, la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología) bajo la resolución 155/98 sólo permite el formol para uso cosmético como conservante, con una concentración permitida de hasta 0.1% para su empleo en productos para la higiene oral y al 0.2% en otros productos, y hasta un 5% como endurecedor de uñas.

"El formol genera un aumento de probabilidades de contraer cáncer. Hay evidencia de que puede tener potencial efecto carcinogénico”.

LISO EXTREMO. Para que el pelo cambie su estructura natural y quede lacio es necesario romperla. Sólo el formol, en altas concentraciones que superan el 2% –lo cual lo vuelve altamente tóxico–, lo logra. El formol rompe la estructura interna del pelo; en otras palabras, lo mata. El pelo queda lacio, sí, pero sin vida. “El pelo deja de ser dócil, lo cual hace imposible cualquier peinado que no sea lacio y, si se pretendiera hacer una decoloración, se corre el riesgo de quedarse con el pelo en la mano”, explica Claudio Cerini. Desde la ANMAT nos aconsejan que pongamos especial atención al momento de adquirir productos alisadores o tratamientos alisados en peluquerías: “Esta advertencia reside en el hecho de que se están vendiendo vía Internet, y están siendo aplicados en algunos salones de belleza, productos no registrados ante la ANMAT, formulados en base a formol, que pueden resultar perjudiciales para la salud”.

LOS PERMITIDOS. Los alisadores capilares permitidos en nuestro país se formulan en base a sales del ácido tioglicólico. Claro que no logran el mismo efecto que los alisados a base a formol, ni tienen la misma durabilidad, ni funcionan en cualquier tipo de pelo, pero tampoco provocan el mismo riesgo. Los permitidos, después de un tiempo de exposición, necesitan ser neutralizados con un agente utilizado para tal fin, paso que exige enjuague posterior. La técnica de empleo de los productos en base a formol se caracteriza por la aplicación del preparado sobre el pelo, mecha por mecha, acompañada por el simultáneo alisado del cabello con cepillo o planchita, bajo exposición a calor, sin necesidad de posterior neutralización ni enjuague. Si el peluquero usa guantes y/o barbijo y tiene que abrir las ventanas para realizar el trabajo, entonces el alisado tiene formol.

Las personas que repiten el procedimiento aumentan las probabilidades de contraer enfermedades: “El más afectado siempre es quien aplica el tratamiento, por la repetición”, advierte la Dra. Silvia Cortese, coordinadora de la División de Toxicología del Hospital General Juan A. Fernández, y agrega: “Si presentamos síntomas, debemos hacer la consulta clinicotoxicológica de inmediato”. Juan O’Connor, médico oncólogo (M. N. 102684) miembro de la asociación argentina de Oncología Clínica, advierte que “el cuero cabelludo es una gran superficie de absorción debido a que es una zona donde se concentra la vascularización” y  asegura que en la IARC (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, ligada a la OMS) lo que se evalúa es el riesgo potencial: “En este caso el riesgo potencial del formol, es decir, la conclusión a la que se llega es que esta sustancia genera un aumento de probabilidades de contraer cáncer. Ahora bien, cuánto, cómo o en qué condiciones el riesgo es mayor o menor, en los informes no aparece. Sin embargo, hay suficiente evidencia de que el formol puede tener potencial efecto carcinogénico”. Para pensarlo... 

textos MARIELA RAFFAELLI (mraffaelli@atlantida.com.ar) fotos LATINSTOCK

Etiquetado con: pelo , beauty , lacio , formol , peligro
¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Publicada en revista
PARA TI 4927
Diciembre 2016
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.