Para Ti

Celebs

Agosto 2017

Carla Peterson: "Lo que me da miedo de la exposición es que mi hijo sufra"

Después de un año y medio en Washington, donde acompañó a Martín Lousteau en su tarea como embajador de la Argentina, Carla Peterson volvió definitivamente al país para encarar sus proyectos. Conocé su costado más íntimo, anécdotas de su paso por los Estados Unidos y sus sueños como actriz.
  • En el living de Susana Giménez, primera entrevista que dieron juntos.
  • Íntimos, Martín, Carla y Gaspar en una de las fotos que la rubia subió a su Instagram (@petersoncarla)
  • Carla Peterson hizo una participación especial en la película argentina "Mamá se fue de viaje", más taquillera de estas vacaciones de invierno.
1 de 9

Dice que su peor defecto es la impuntualidad; sin embargo, llega a la entrevista con Para Ti rigurosamente o’clock. “A todos lados llego 15’ minutos tarde como mínimo, ¡menos para trabajar! Con el laburo soy un reloj”, aclara Carla Peterson (43), despojada de todo divismo. Y convengamos que si hay una mujer a la que le da el piné para creérsela, es ella. Es que desde que debutó a los 20 años en la aclamada serie Montaña rusa, no paró de trabajar: Verano del ´98, Son amores, La Lola, La niñera, Los exitosos Pells, Guapas… Un éxito atrás de otro tanto en cine como en tele y teatro. Y, como si esto fuera poco, su popularidad se catapultó aún más hace seis años atrás, cuando empezó su relación con Martín Lousteau (46), uno de los políticos más codiciados por la platea femenina, reciente embajador en los Estados Unidos y actual candidato a diputado por el partido Evolución Ciudadana.

Luego de un año y medio viviendo en la residencia de la Embajada Argentina en Washington, la actriz volvió al país junto a Lousteau y el pequeño Gaspar (4) para acompañar a su marido durante la campaña por su candidatura para las próximas elecciones legislativas. “Voy a guardar para siempre muchos recuerdos de ese viaje en familia. Además, hice muchos amigos y viví experiencias inolvidables –dice en una de las primeras entrevistas que da desde su regreso a casa–. Siempre supe que en algún momento íbamos a volver. El sueño de Martín era seguir trabajando con su equipo político”. Si bien no dudó en seguirlo al exterior, Carla no piensa dedicarse full time a los quehaceres domésticos. De hecho, mientras estuvo en Estados Unidos viajó varias veces a Buenos Aires para grabar dos películas: Inseparables, junto a Rodrigo de la Serna y Oscar Martínez, y Mamá se fue de viaje, con Diego Peretti (actualmente rompiendo récords en cartelera). “Ya no hace falta llegar a Hollywood para consagrarse como actor. El cine argentino es uno de los más vistos, valorados e interesantes del momento. Es una industria que está creciendo y es muy creativa. Me encanta trabajar acá”, comenta orgullosa mientras se prepara para grabar Recreo, una película dirigida por Jazmín Stuart.

 

Me propongo disfrutar de cada minuto al máximo

¿Cómo viviste la experiencia de ser la mujer del embajador en Estados Unidos? ¿Tuviste que seguir algún protocolo de comportamiento? No, yo era la misma de siempre, aunque en determinadas situaciones tenía que ser un poco más formal. Pero con detalles lógicos de educación que uno tiene en cuenta cuando está frente a gente más grande o de otras culturas. Como, por ejemplo, darles la mano a todos en vez de un beso. También tuve que aprender a presentarme, contar quién soy y qué hago. ¡Y encima en inglés!

 

MRS. LOUSTEAU. Juntos desde el 2011, la actriz y el economista armaron las valijas y viajaron junto a su pequeño hijo a representar al país en nada más y nada menos que Washington D. C. Si bien mantuvieron un perfil bajísimo, la pareja se hospedó en una mansión de más de cien años de antigüedad en Dupont Circle, uno de los barrios más exclusivos. “Vivíamos en un barrio divino en una casa alquilada, pero llevábamos una vida más normal que en las series (risas). Yo me movía sola para todos lados, hice amigas, hacía ejercicio y cuidaba a mi hijo como cualquier mujer”, aclara la blonda.

¿A quién te impactó conocer en Washington? Me impactó ver personalmente a Lynda Carter, la verdadera Mujer Maravilla, la de mi época… ¡no la israelí de ahora! (se ríe). Una vez fuimos al Kennedy Center, que es como el Colón de allá, porque le daban un premio a la pianista Martha Argerich y estaban todos: Al Pacino, Kevin Spacey, los Eagles, entre muchos otros. Pero a la única que le pedí una selfie fue a La Mujer Maravilla (risas).

¿Y del mundo de la política alguien te impresionó? Conocí a muchísima gente interesante, como Barack y Michelle Obama. Los saludé, nos dimos la mano y me presenté. ¿Qué más le puedo decir a Obama? (risas).

Y TODOS ME MIRAN… Actriz, mujer de político e it girl, lo suyo es un combo mediático explosivo. No obstante, Carla Peterson siempre se mantuvo al margen de los escándalos y sabe lidiar con la fama. “La exposición no me estresa ni me agobia. Ya me acostumbré. Lo que más me da miedo de la fama es que mi hijo sufra por nuestra exposición. Por eso trato de no subir muchas fotos suyas a las redes… Por lo menos hasta que él pueda decidir si quiere o no ser una persona pública”.

¿Te gustaría tener más hijos? Sí, nos gustaría. Si bien Martín ahora está en campaña y trabaja muchísimo, para nosotros es justamente eso: un trabajo. No existe un momento ideal, creo que uno tiene los hijos cuando puede y vienen.

¿Te gusta la imagen que te devuelve el espejo? Sí, sí. Y si me devuelve algo complicado, me photoshopeo con alguna aplicación del celular (se ríe divertida). La verdad es que trato de comer saludable, hago deporte, corro y hago gimnasia localizada. Pero no me puedo quejar porque sé que tengo mucha suerte. Y estoy re agradecida. Así que me propongo disfrutar de cada minuto al máximo.

LOVE STORY. Como los amores de las telenovelas, la historia entre Martín y Carla también tuvo sus capítulos y enredos. En el año 2007 (cuatro antes de que se conocieran) la mamá de la actriz le había dicho: “¿Sabés con quién tenés que salir vos? Con un chico como Martín Lousteau”. A lo cual ella respondió: “¿Mamá, ¿qué decís? ¿Qué tiene que ver una persona con lo que sale en un diario?”. Sin embargo, el encuentro llegó. Se conocieron en 2011 en la casa de un amigo en común. “Fue en una noche de elecciones. Se elegía Jefe de Gobierno de la Ciudad, ganó Mauricio Macri. Y era el cumpleaños de mi hermano también”, recordó el economista en una nota que dio por aquella época. Ella se acercó para pasarle su PIN (funcionaba como el WhatsApp actual) y, desde entonces, nunca más se separaron. Al año siguiente se casaron en total secreto en Estados Unidos, ella ya estaba embarazada de cuatro meses. 

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Publicada en revista
PARA TI 4959
Agosto 2017
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.