Para Ti

Actualidad

Septiembre 2010

Gaspard Ulliel

Mucho más que una cara bonita. Se crió en París, tiene 25 años y es uno de los actores más requeridos por la industria mundial. Empezó con pequeños papeles en televisión, pero rápidamente saltó al cine. Como modelo, acaba de protagonizar el comercial de la nueva fragancia de Chanel, bajo la estricta dirección de Martin Scorsese.

Textos: MARIA EUGENIA SIDOTI. Fotos: GENTILEZA CHANEL/AFP.

  • “¿Qué aprendí de Scorsese? Su precisión. Fue un honor poder filmar con este genio cinematográfico. Tiene una gran capacidad para crear aventura y suspenso”.
  • Gaspard Ulliel llevó su pasión por las motos a la campaña de Bleu, la nueva fragancia de Chanel.
  • Una de las caras más buscadas en los festivales de cine europeos.
El es mucho más que la nueva cara bonita del cine francés. Gaspard Ulliel es una joven promesa del cine mundial. Al menos eso es lo que se desprende de su impresionante currículum, en el que figuran trabajos realizados en su lengua de origen y también en inglés. Es que artistas jóvenes, lindos, bilingües y realmente talentosos, no abundan. Por eso este chico criado en París sabe que ha llegado la hora de demostrar que es bueno. Ya sea con su acento irresistible y la mirada felina en la piel de un amante adorable, o bien con el gesto desequilibrado de un asesino en serie, como fue en algunos de los papeles que interpretó. O quizás con el aspecto de motoquero seductor que asume en la vida real, a bordo de su inseparable moto Racer Mecatwin, arrancando suspiros.

Aunque de chico su sueño era dirigir películas, a los 25 años jura que por ahora adora actuar. En la pantalla grande ya acompañó a las actrices francesas Emmanuelle Béart y Audrey Tautou, junto a quien protagonizó Amor eterno, el film de Jean-Pierre Jeunet –el director de Amélie– que lo consagró en su país y por el cual ganó un premio Cesar en 2005, después de las nominaciones de 2003 y 2004. En 2006 participó de una de las conmovedoras historias de Paris Je t´aime y un año más tarde adquirió renombre internacional al ser seleccionado para interpretar al joven Hannibal Lecter en Hannibal Rising (2007), su primera película en inglés, bajo la mirada atenta de la crítica y de su predecesor en el papel, Anthony Hopkins.

Ser inesperado. “Be unexpected”, propone el comercial de Bleu, la nueva fragancia de Chanel, que protagoniza Gaspard y en el que interpreta a una star que se escapa corriendo de una conferencia de prensa, frente a la mirada atónita de los periodistas. El trabajo fue dirigido por Martin Scorsese, en Nueva York. “¿Qué aprendí con él? Su precisión. Fue un honor poder filmar con este genio cinematográfico. Tiene una gran capacidad para crear aventura y suspenso”, cuenta acerca de esa experiencia.

Nació en 1984 en Boulogne-Billancourt, Francia, y vivió siempre en París, donde consiguió su primer trabajo como actor mientras cursaba el colegio secundario. Fue gracias a su histrionismo escolar que a los 14 años le ofrecieron participar de una película hecha especialmente para televisión. Al terminar, se juró que iba a volver a pisar un set de filmación y cumplió al poco tiempo. De ahí en más, su carrera fue en ascenso.

Su madre, productora de televisión, y su padre, estilista de moda, fueron una inspiración para él y sus grandes aliados a la hora de guiarlo en el sinuoso camino hacia la fama. “Comencé verdaderamente por casualidad. Estaban buscando chicos para una agencia, me tomaron una prueba y entré. Fue más por curiosidad que por verdadera pasión. Al principio mis padres no querían que faltara a la escuela y me dejaban tomar pocos papeles. Empezar así me permitió obtener la experiencia del juego, familiarizándome con la responsabilidad. Como fue una progresión lenta, me ayudó a permanecer lúcido y a no dejarme llevar”, jura.

Aunque lo suyo es el bajo perfil y se define como “demasiado tímido”, Gaspard sabe lo que quiere. Tanto en la actuación como en sus trabajos como modelo –fue la cara de la marroquinería de lujo francesa Longchamp, junto a Kate Moss– impone su estilo. ¿Su marca registrada? Una cicatriz en la mejilla izquierda, resultado del ataque de un perro doberman cuando tenía 6 años.

Formado en un liceo bilingüe, al terminar se especializó en cine en la Universidad de Saint-Denis. Y afuera del set ama los deportes: es esquiador de competición y practica natación, esquí acuático, patinaje y tenis. A pesar de ser muy reservado, se sabe que es amigo de la princesa Charlotte Casiraghi y que está en pareja con la modelo Jordanne Crantelle, junto a quien se lo vio en el último Festival de Cannes. ¿Y qué esperaban? ¡No era posible que un hombre así anduviera solo en moto!

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Comentarios
PUBLICIDAD
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.