Para Ti

Actualidad

Junio 2007

La píldora para no menstruar

En Estados Unidos se aprobó un nuevo anticonceptivo oral que suprime el período menstrual de manera indefinida. Los especialistas aseguran que es ideal para las mujeres que sufren dolores premenstruales o las que padecen endometriosis. En la Argentina aún no hay fecha para su comercialización, pero el debate ya está planteado.
PUBLICIDAD

Texto Daniela Fajardo Foto Claudia Martínez.

  • “Esta píldora sería ideal para mujeres con menstruaciones muy dolorosas o abundantes, que no les permiten seguir con sus actividades diarias”. Dr. Eduardo Lombardi, médico especialista en ginecología y medicina reproductiva.
Dolor de ovarios, migraña, malhumor, tensión mamaria y acné. Para las que sufren mes a mes el síndrome premenstrual, el lanzamiento de una píldora “dos en uno” (que además de prevenir los embarazos elimina el período menstrual) es la panacea. Pero también existe otro gran porcentaje de mujeres que no aceptarían tomar un anticonceptivo que terminara con la menstruación, ya que la consideran a ésta como un síntoma de buena salud y la promesa de fertilidad para cuando llegue el momento de tener hijos. Lo cierto es que la píldora ya existe: se llama Lybrel, es de los laboratorios Wyeth, acaba de ser aprobada por la FDA (la Agencia Estadounidense de Medicamentos) y saldrá a la venta en los Estados Unidos el mes que viene. En Europa, la píldora se encuentra en fase de registro en la EMEA (la Agencia Europea del Medicamento), y se cree que, una vez aprobada, se podrá lanzar el año que viene con el nombre de Anya. En la Argentina, ni siquiera se sabe si se llegara a comercializar a corto o a largo plazo, pero la píldora ya generó polémica. “El primer anticonceptivo oral que ofrece a la mujer la oportunidad de estar libre de su período”, promete el anuncio de la compañía farmacéutica que produce esta píldora de baja dosis hormonal (contiene 90 mcg de levonorgestrel y 20 mcg etinil estradiol). Este anticonceptivo que se toma los 365 días al año, sin una fase de placebo o intervalo libre de píldora, está pensado para las mujeres que buscan controlar su fertilidad y les interesa eliminar el síndrome premenstrual y posponer su ciclo. La toma constante permite que las mujeres se “liberen” de la menstruación durante todo el tiempo que reciban el anticonceptivo. Según los estudios clínicos llevados a cabo por el laboratorio, la píldora no produjo alteraciones en la fertilidad ni afectó el retorno de la menstruación luego de la suspensión de su ingesta; la incidencia de eventos adversos graves fue menor y similar al de otro anticonceptivo oral aprobado por la FDA.

Votos a favor y en contra

¿Tomarías un anticonceptivo que termine con la menstruación? Es la pregunta que formuló la farmacéutica Wyeth. Las encuestas realizadas sugieren que casi dos tercios de las mujeres estarían de acuerdo. Sin embargo, en las mismas encuestas, la mitad de las féminas revelan sentirse cómodas con su período porque les indica que no están embarazadas. Y lo cierto es que muchas mujeres experimentan sentimientos enfrentados sobre el tema: les fastidia indisponerse, pero a la vez sienten que no indisponerse sería ir en contra de la naturaleza. Así y todo, Sergio Papier, director médico de CEGYR (Centro de Estudios en Ginecología y Reproducción), asegura que “este nuevo anticonceptivo sería igual a los ya preexistentes, ya que el pequeño sangrado que se presenta no es menstruación, sino una mínima pérdida que deviene de la supresión hormonal. Toda píldora anticonceptiva anula la menstruación. En lugar de administrarse con una semana de descanso, este nuevo anticonceptivo se indicaría de manera continua, con lo cual la mujer no tendría esa pérdida cada 28 días”. El especialista asegura que el efecto de esta píldora sería el mismo que el de las ya existentes. “Los anticonceptivos actuales son de uso indefinido. Hoy no es necesario descansar de la píldora durante un tiempo, como se hacía antes, porque tienen baja concentración hormonal. Una vez que se suspende su consumo, la mujer debería poder quedar embarazada”, asegura Papier. Para Eduardo Lombardi, médico especialista en ginecología y medicina reproductiva, presidente del comité científico de la Sociedad Argentina de Endocrinología y de la Federación Latinoamérica de Endocrinología y Ginecología, y subdirector del IFER (Instituto de Ginecología y Esterilidad), “esta píldora sería ideal para mujeres con menstruaciones muy dolorosas o abundantes, que no les permiten seguir con sus actividades diarias”. Además de evitar el embarazo, “esta pastilla sería beneficiosa para las mujeres que sufren endometriosis porque les evitaría los trastornos que padecen mensualmente”, enfatiza Papier. Las mujeres que tienen endometriosis desarrollan parte del tejido que recubre la cara interna del útero, el que se desprende con la menstruación, generalmente en los órganos intra-abdominales, fuera del útero, y cada mes responden a los cambios hormonales del ciclo menstrual, provocando un sangrado similar al de una menstruación pero en un órgano distinto del útero. Durante una menstruación, el sangrado es expulsado por la vagina al exterior; en cambio, en los focos de endometriosis, no tiene adónde ir y provoca como resultado una inflamación de los tejidos que rodean la endometriosis.

¿Qué pasa fisiológicamente si se anula la menstruación durante un tiempo? “No habría complicaciones –responde Lombardi–. De todas formas, se podría indicar la píldora durante doce meses y hacer un descanso para permitir que el endometrio trabaje. Esa sería una opción para que la mujer se tranquilice y pierda sus miedos. Pero, la verdad, si la mujer tomara esta píldora durante dos o tres años continuos, sin descanso, una vez que la suspenda, su función reproductora debería volver a la normalidad”. Y asegura que al tratarse de una píldora con baja dosis hormonal, no tendría contraindicaciones más allá de las que presenta cualquier otro anticonceptivo oral, pero advierte sobre la importancia de que esté indicado por un médico y bajo control.

¿Ir contra la naturaleza?

Si esta píldora está aprobada por la FDA, sin duda, no acarrea efectos físicos contraproducentes, pero ¿qué pasa en la psiquis de las mujeres? ¿Repercute en su identidad el hecho de no menstruar?

“Para muchas mujeres la menstruación es una manera de sentirse femenina. Sienten que si no menstrúan, dejan de ser mujeres”
, señala Papier. Sin duda, en este sentido, la psiquis juega un papel preponderante. Irene Meler, psicóloga especialista en género y coordinadora del foro de Psicoanálisis y Género de la Asociación de Psicólogos de Buenos Aires, afirma que “el efecto que deje en una mujer la ausencia de menstruación va a depender de las ideas que haya incorporado acerca de tener o no el período. Pueden ser falsedades o prejuicios, pero si están fuertemente incorporadas desde la infancia, pueden acarrear efectos psíquicos y físicos… Si esta píldora la toman mujeres que no tienen idealizada la menstruación como emblema de la feminidad, que sienten que el sangrado es una molestia, no van a tener ningún trastorno”.

Silvia Rolla, médica psiquiatra y especialista en fertilidad, compara el lanzamiento de esta píldora con lo que fue el descubrimiento de la pastilla anticonceptiva en los años 60: “La impronta cultural que nos dejó el descubrimiento de la anticoncepción hormonal fue un éxito, pero tuvieron que pasar algunos años para que ese método fuera asimilado y aceptado sin temores por la mayoría de las mujeres. En este siglo, la propuesta del no sangrado menstrual es el método anticonceptivo que impacta en la identidad femenina, dado que menstruar es lo propio y característico de la mujer”. Sandra Carduño, psicóloga clínica, señala que “a partir de su primera menstruación, la joven reafirma su identidad femenina. Con la repetición de estos ciclos se va inscribiendo psicológicamente, asimilando un aspecto importante de la feminidad.

La vivencia que tenga con su ciclo menstrual la irá moldeando: algunas mujeres entenderán que el período es algo natural; otras lo vivirán con incomodidad; y también estarán las que justifiquen sus malestares por estar asociados a causas médicas”. A la cuestión de cómo puede sentirse una mujer fértil sin su menstruación a lo largo de tantos meses, la doctora Rolla responde: “Desde una visión práctica, las mujeres se aliviarían al no tener que usar tampones y toallas higiénicas, ni estar pendientes del manchado de la ropa en esos días, y tal vez de no suspender las relaciones sexuales; incluso se sentirían más libres con su cuerpo para realizar actividades físicas. Pero desde lo psicológico esto estaría atentando contra el ciclo menstrual, generando una situación contranatura.

Sólo el uso de esta medicación a lo largo del tiempo y en forma masiva nos aportará datos de valor para conocer cómo se asimila psicológicamente este cambio en la identidad femenina”. Carduño coincide: “No podemos conocer la rapidez con que esta nueva medicación pueda ser aceptada hasta no saber bien sus beneficios y consecuencias. También dependerá esa aceptación según la personalidad de la mujer, el momento vital que está transitando y el costo total del tratamiento”. Y agrega que el mito en la mujer es que la presencia de menstruación es sinónimo de no embarazo. “En algún momento, si bien la mujer toma esta píldora como corresponde, puede aparecer la fantasía de estar embarazada. Es decir, esta píldora confronta el mito al suprimir la menstruación. Hipotéticamente podemos suponer que la mujer fértil que no menstrúa puede tener la vivencia de una anticipada menopausia, o sentirse semejante al hombre, que no es cíclico hormonalmente”, aporta Carduño. Por último, el doctor Lombardi opina que esta píldora “podría tener buena aceptación por parte de las mujeres argentinas. Sin duda, será una opción más dentro de todo el arsenal de anticonceptivos que propone el mercado hoy”.

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Comentarios
PUBLICIDAD
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.