Para Ti

Celebs

Julio 2017

Yanina Latorre: "El sexo está sobrevaluado"

Sincera y sin vueltas, Yanina Latorre no se calló nada. Así se siente hoy la mujer más buscada por los medios tras el escándalo por el affaire que su marido, Diego Latorre, tuvo con Natacha Jaitt.
Etiquetado con: celebs , Yanina Latorre , Diego Latorre

A su agitado presente personal, a Yanina Latorre (48) se le suma una apretada agenda laboral que incluye su participación como panelista en Los ángeles de la mañana, ensayos todas las tardes para bailar en Showmatch y un programa en radio Mitre los sábados al mediodía. Mantuvimos con ella una larga y sincera charla en la que no le escapó a ningún tema.

¿En qué lugar dirías que estás parada hoy? Intento mantenerme calma y transitar esta etapa con Diego, tranquilos, sin que se convierta en una guerra mediática. Entiendo que esto que me pasó a mí le pasa a mucha gente que no es pública. Esto es duro, pero no es lo peor que a una le puede pasar en la vida. Sería una falta de respeto pensar así cuando hay gente que tiene una enfermedad terminal o pierde a seres muy cercanos… Eso sí es una tragedia. Esto tiene solución.

En algún momento, al leer los chats que hizo públicos Natacha Jaitt o ver el video en el que aparece Diego en su casa, ¿sentiste que él era un desconocido? No, una sabe con quién está casada. A los 48 años pocas cosas me sorprenden y horrorizan porque he visto muchos casos como el mío. Por otra parte, yo siempre dije que no creía en la fidelidad y que de los cuernos no se salva nadie… Lo que más me cuesta perdonar es el dolor de mis hijos y el no habernos cuidado. Por eso digo que lo peor fue la estupidez con la que se manejó Diego, lo berreta y marginal de la situación.

¿Pensás que si tus hijos lo perdonan va a ser más fácil para vos perdonarlo? Son dos situaciones distintas: mis hijos no tienen que perdonarlo porque esto no fue algo que les hizo a ellos y Diego, como padre, es impecable. Cuando yo era chica mi papá se enamoró de su amante y se fue a vivir con ella. Yo tenía 16 años en ese momento y empecé terapia, por primera y única vez en mi vida. Estaba enojadísima con mi papá y mi terapeuta me preguntó: “¿Tu papá te metió los cuernos a vos o a tu mamá?” Y en ese momento entendí que él no me había hecho nada a mí. Por eso te digo que mis hijos no tienen nada que perdonarle a Diego. Él no hizo nada ilegal. No mató, no robó, no tuvo sexo con una menor de edad. Es un tipo que le metió los cuernos a la mujer… como tantos, ¿no?

Recibiste flores y también muchas propuestas para salir… ¿No te dieron ganas de vengarte de Diego? (Se ríe con ganas) ¿Vos decís ojo por ojo? ¡No! Te juro que no me interesa para nada. Me sentiría muy patética y vacía en ese lugar.

Sé que nunca hablaste de Natacha, pero tengo que preguntarte… Estuvo en Intrusos y pareciera estar más enojada con vos que con Diego, ¿sabés por qué es así? No tengo la menor idea. Pero voy mantenerme en silencio, como hasta ahora. No voy a hablar de ella porque no tengo nada en su contra.

¿Lo perdonaste a Diego? (N. de la R.: Piensa un rato en silencio) Es difícil decirlo porque yo no creo en el perdón. Yo nunca pido perdón y tampoco espero que me lo pidan. Sí creo que tenemos que seguir el consejo de Moria, quien sugirió que nos sentemos a reflexionar sobre lo que nos pasó. Es algo que tenemos pendiente para cuando salgamos de esta tormenta. Ahora, si decidimos seguir juntos, haremos borrón y cuenta nueva. Esas parejas que siguen juntas, pero cada tres meses salta el tema de la infidelidad y genera una hecatombe, no sirven.

¿Tenés miedo de que te acusen de no tener dignidad por perdonarlo? No, para nada. Cada uno tendrá su opinión. A esta altura de mi vida me interesa más recuperar mi pareja que la mirada ajena. También pueden decir que te quedás para mantener cierto estilo de vida, un estatus social… Te aseguro que hoy, en este momento y con todo lo que vengo pasando, lo que menos nos interesa (y en esto lo incluyo a Diego que es el ser más generoso de esta Tierra) es el dinero. No es un tema del que hablemos.

 

Un cuerno no rompe una familia. Diego va a ser mi familia siempre

¿Lo seguís admirando a Diego? Sí… Una se enamora de alguien y sabe que no es perfecto. Yo de hecho no soy perfecta y debe haber diez mil cosas mías que a Diego no le gustan. Sólo desearía que deje de ser este gran inmaduro que es hoy. Si yo tengo que asumir algún error en esta situación que estamos viviendo (y aclaro que es sólo para hacer un poco de análisis porque el verdadero y único culpable es él) es haber protegido demasiado a Diego, haberle hecho la vida tan simple que no lo dejé madurar. Fui como su madre.

 

Dijiste que no naciste para ser policía, que jamás le revisaste el celular a Diego… ¿te arrepentís de no haberlo hecho? ¿Creés que de ahora en más vas a necesitar hacerlo? ¡No! ¡Por favor! ¡Ni loca! Es una pavada pensar que un hombre te es más fiel porque vos lo controlás mucho. Y, desde ya, si para estar tranquila y en paz tengo que controlarle el teléfono a Diego prefiero separarme. No podría vivir así. Además, ¿te digo algo? El sexo está un poco sobrevaluado. Si para disfrutar de esos diez minutos de sexo de trampa tenés que vivir el resto del día enloquecido atrás de tu teléfono, estresado por un llamado o mensaje comprometedor el balance es súper negativo. Pasás más tiempo sufriendo que disfrutando…

¿Vas a poder volver a confiar en Diego? Sí, creo que con el tiempo sí.

¿Te pusiste a pensar por qué te fue infiel? No voy a hablar de Diego puntualmente, voy a hablar de los hombres en general. A los hombres el sexo les da poder, les aumenta la autoestima. No les gusta sentir que vos (su mujer) vas a ser la última con la que se van a acostar, necesitan saber que van a poder estar con otras y, cuando se les da la oportunidad, la aprovechan. Como si quisieran seguir vigentes en el mercado…

¿Y si en vez de esos mensajes picantes que tuviste que leer entre Diego y Natacha hubieras leído un “Anoche no dormí pensando en vos”? Uff… ¡eso hubiera sido mucho peor! Ahí hay amor, un sentimiento. Ese cuerno es muy duro de superar.

¿Podemos cerrar esta nota diciendo que estás muy cerca de reconciliarte con Diego? ¡Yo no dije eso! Pero reconozco que no creo en las relaciones líquidas. Soy como antigua, un poco tradicional en mi concepto de pareja y familia. Siento que hoy la gente se separa con mucha facilidad, para mí hay que luchar por mantenerse unidos y obvio que el camino no es simple y que tiene mil altibajos… ¡sería genial que todo fuera perfecto! Es un laburo estar en pareja. Un cuerno no rompe una familia. Diego va a ser mi familia siempre.

¿Sigue durmiendo en el sillón o volvió al cuarto? Volvió. Y punto. No hablo más.

textos JULIANA FERRINI fotos CLAUDIA MARTÍNEZ producción MARITÉ RIZZO

Etiquetado con: celebs , Yanina Latorre , Diego Latorre
¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Comentarios
Publicada en revista
PARA TI 4955
Julio 2017
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.