Para Ti

Personajes

Agosto 2012

Danzar la vida

Marianela Nuñez. Vive en Londres desde los 15 años y se convirtió en la primera bailarina argentina de la compañía Royal Opera House. Marianela, que está casada con su partenaire, el brasileño Thiago Soares, llegó al país para participar de la 2ª Gala de Ballet de Buenos Aires en el Teatro Coliseo y charló con Para Ti. Una vida de sueño y disciplina.
PUBLICIDAD
  • Su partenaire, el brasileño Thiago Soares, principal dancer de la compañía, es su marido desde hace 9 años.
  • Sobre las tablas ella interpreta diferentes roles.
  • Marianela hizo de su vida un cuento de hadas.
  • Cisne negro. En plena acción, la argentina Marianela Nuñez se ha convertido en la primera bailarina de la compañía Royal Opera House.

Textos: Valeria Mariño. Producción: Belén Lanosa. Fotos: Maxi Didari/ Gentileza Marianela Núñez.

Leé la nota completa en Para Ti de esta semana.

Jeans, polera y botas, una mirada luminosa y una sonrisa plena. Es la primera impresión que causa apenas saluda la argentina Marianela Nuñez (30), primera bailarina del Royal Opera House de Londres. Llegó al país para participar de la 2ª Gala de Ballet de Buenos Aires (23, 24 y 25 de agosto en el Teatro Coliseo), que reúne a las máximas figuras de importantes compañías de ballet del mundo. “Me encanta bailar acá porque es donde nací, además va a estar presente toda mi familia; me emociona profundamente”, revela Marianela. Su vida es lo más parecido a la de una princesa de cuentos de hadas. Ya desde chica, en su casa, la hacían sentir así: siendo la menor de tres hermanos varones, era la que “tenía coronita”. “Cuando nací, mi mamá dijo: ‘basta de fútbol y de color azul’, y me mandó a clases de balet. Afortunadamente, me enamoré de la danza desde el primer día”, recuerda la joven, que está casada con su partenaire, el brasileño Thiago Soares (31), también principal dancer de la compañía.

Haciendo un repaso de su carrera, se formó en el Teatro Colón cuando estaba cursando quinto año de la secundaria, y fue contratada para sumarse a las filas del ballet estable. En 1997 ingresó al Royal Ballet de Londres como estudiante de perfeccionamiento y, un año más tarde, se sumó al cuerpo de baile de la compañía. En el año 2000 fue nombrada primera solista y en 2002 ascendió a la categoría de principal. Entre los primeros roles se destacan el de Julieta (Romeo y Julieta); Odette/Odile (El lago de los cisnes); y Kitri (Don Quijote). Ahora, a los 30 años y lejos de sus afectos –desde que a los 15 se radicó en Inglaterra–, asegura: “Por nada del mundo cambiaría haberme desarrollado como artista en Londres. Hice mi vida, tengo mi pareja y adoro la ciudad, pero aun así estoy di- vidida. Sería bárbaro si pudiera llevar a mi familia conmigo: lo tendría todo”.

¿Cómo describís estos años como primera bailarina del Royal? Han sido maravillosos. Tenía casi veinte años cuando me promovieron y me ayudó mucho haber hecho todo paso a paso. No tuve todos los papeles a la vez, lo cual me permitió descubrir qué necesitaba para crecer en cada uno. Es decir, pude darme el tiempo necesario para trabajarlos. Hoy, todos los personajes que quería hacer ya están conmigo... Ahora me toca seguir desarrollándome.

¿Cuáles son tus roles favoritos? Es imposible elegir uno. Por eso también agradezco estar acá: el abanico de repertorio es muy amplio y creo que no muchas bailarinas lo tienen. Me gusta hacer de todo.

¿Cómo conociste a tu pareja? Yo estaba en la compañía, Thiago llegó en 2002 y empezamos a bailar juntos. Nos hicimos superamigos hasta que después de un año empezamos a salir. ¡Fue todo de novela! El año pasado Thiago me pidió casamiento en el escenario; estábamos bailando La Bella Durmiente, y cuando se cerró el telón, un chico de la compañía le acercó una cajita con el anillo y me largué a llorar. Lo estaba esperando hacía rato.(...)

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Comentarios
PUBLICIDAD
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.