Para Ti

Personajes

Enero 2006

Guantes de seda, puños de acero

Más de veinte países están gobernados por mujeres y otros están en camino a serlo. Las monarquías más machistas del planeta preparan reformas para calzarles las coronas a sus primogénitas. Detrás de los escritorios de empresas y bancas parlamentarias, los trajes van dejando lugar a las polleras. Vientos de cambio, con perfume francés, parecen estar soplando en los lugares de mando. Las mujeres están listas para tomar las riendas. ¿Habrá llegado la hora?

Texto: Gabriela Guerra. Fotos: Ezequiel Escalante/Maxi Didari/Gentileza Sony Entertainment Television.

  • Rosario Pou Ferrari (54). Directora de Gestión y Cambio Climático y Vicepresidente de ENCE (Empresa Nacional de Forestación y Celulosa) en el Uruguay.
  • Marta Cogorno (45) Vicepresidente de Ventas Publicitarias, Marketing y Licencias Promocionales de Turner Broadcasting System para el Cono Sur.
  • Gabriela López Cremaschi (44) Directora de Legales Corporativa de GE para América Latina, excepto México y Brasil.
  • Lorna Martin (39) Managing Director de la Calificadora de Riesgos Fitch Ratings en Argentina.
  • Mujeres al poder
“Si alguna vez viera el mundo un tiempo en el que las mujeres se uniesen, pura y simplemente por el bien y beneficio de la humanidad, sería este un poder como el mundo nunca ha conocido”. La frase no es un grito de batalla de una militante feminista. Salió del puño de Matthew Arnold, famoso poeta inglés del 1800, quien pudo ver algo de luz en la oscuridad en que estaban sumidas las mujeres de la época victoriana. Su amiga George Sand y Matilda, su hermana escritora que debió fugarse de su casa, seguramente le habrán encendido la lamparita.

Dos siglos más tarde y a miles de kilómetros de distancia, Tom Peters, gurú del marketing y del liderazgo con seguidores en todo el planeta, hizo bajar la cabeza a los cientos de hombres que lo escuchaban durante su último seminario en la Argentina, “¡Las mujeres mandan! –repitió hasta el cansancio– Ellas deciden qué se compra y tienen los talentos naturales necesarios para liderar la comunidad económica del siglo XXI. La estupidez es lo que hace que sólo un tercio de ellas ocupe cargos directivos en las empresas”.

ESAS BENDITAS HORMONAS.  Las palabras de Peters no son un simple eslogan publicitario. Su descubrimiento sobre los diferentes talentos femeninos y su futuro en el liderazgo mundial tiene fundamentos científicos. La antropóloga norteamericana Helen Fisher, autora de El primer sexo: Los talentos naturales de las mujeres y cómo están cambiando el mundo, muestra en su libro cómo la evolución y la genética son las causales de las facultades diferenciales de las mujeres. El estrógeno hace que tengamos una habilidad básica con la palabra. Poder comunicarnos verbalmente mejor que los hombres también es un hecho cultural que se desarrolló desde hace miles de años mientras nos ocupábamos de la crianza de los hijos. “Ahora que las comunicaciones son tan importantes y las personas necesitan de la educación para salir adelante, ¿quiénes serán los capacitados para hacerlo? –se pregunta– Las personas que sean verbales, las que sean buenas para escuchar, las que puedan tomarse el tiempo de entender al otro. Eso es lo que nuestro sistema educativo demanda. Y las mujeres son las mejores en esto”.

El cerebro femenino es más plástico y elástico que el masculino. Las mujeres usamos los dos hemisferios a la vez (lo que nos permite saltar de la emoción a la razón en un abrir y cerrar de ojos), a diferencia de los varones, que sólo usan uno y luego el otro, lo que hace que puedan diseccionar las emociones con un escalpelo y dejarlas de lado cuando toman decisiones racionales.

Ese desdeñoso rótulo de “mente dispersa” con el que se cataloga en general a las mujeres es una cualidad vital que les permite ser malabaristas de la vida, coordinando múltiples tareas al mismo tiempo. “Las mujeres juntamos información y cuando tomamos decisiones pesamos más variables, consideramos más opciones y puntos de vista. Tenemos un pensamiento holístico, generalizado, como en una red de detalles que unimos. El hombre, en cambio, es más lineal; su pensamiento es derecho, paso por paso”, asegura ella. Esta virtud femenina de la multiplicidad, tan desvalorizada dentro de casa, puede ser la llave que permita liderarazgos en un futuro no muy lejano.

También Judy Rosener, PhD en Management de la Universidad de California, dio las pistas a seguir a Peters y destacó la necesidad de la mujer en la toma de decisiones de las empresas en su libro El Secreto Competitivo de América, las mujeres managers. “Si las mujeres, que somos las principales compradoras de autos, pudiéramos estar involucradas en su diseño, seguramente éstos vendrían con un lugar para guardar la cartera”, dice en sus páginas.

CHARLA QUE TE CHARLA.  El mundo atraviesa la era de las comunicaciones, y quién mejor que las chicas para que la noticia se propague. El canal de comunicaciones funciona las 24 horas sin interrupciones. La tecnología desarrolló el mundo de las redes, del networking, y nadie como las mujeres para establecer relaciones de la nada, pensar y hacer miles de cosas a la vez. Dicen que somos las únicas que podemos pedir direcciones sin tener que bajar el volumen de la radio del auto y sin tener que hacer callar a la horda de chicos que llevamos en el asiento de atrás. Si de intuición se trata, nos llevamos el premio. Contenedoras y emocionales, fuentes inagotables de información, sabremos más de una transitoria compañera de viaje urbano que lo que alguna vez pueda conocer un varón de su compañero de tenis.

El mundo real avala con estadísticas las cualidades específicas del género y el mercado, finalmente, descubrió que son las mujeres quienes deciden la compra de casi todo lo que pasa por el bolsillo de una familia. No en vano la figura femenina se usa para representar la justicia, la libertad, la crianza y la sabiduría. Las mujeres al poder es el nuevo paradigma que se plantea en este siglo. ¿Será el fruto de una moda pasajera o será el comienzo de un nuevo estilo de liderazgo que cambiará la forma en que trabajamos y vivimos?

CASOS Lorna Martin (39) Managing Director de la Calificadora de Riesgos Fitch Ratings en Argentina.

Escaladora de riesgo
Que nadie se deje engañar por la cara de nena y la sonrisa cordial de Lorna Martin. Cuando las cifras hablan, ella toma el mando con la fuerza de un vendaval. Quizás sea porque lo vivió desde chica, porque con el título de licenciada en Economía creció junto a su padre David en PCA, una de las primeras calificadoras de riesgo de la Argentina. Comenzó como una analista y diez años después se convirtió en directora de la subsidiaria local de una reconocida empresa multinacional, mientras criaba a sus tres mujeres. En su casa aprendió a valorar el trabajo en equipo. Sabe que sin el apoyo incondicional de su marido, Felipe, no podría hacerlo. Cree que las mujeres son un aporte esencial en el mercado laboral. “La mujer, por naturaleza, entiende la importancia del trabajo en equipo. Está atenta tanto a lo profesional como a lo humano, y eso genera un buen clima de trabajo, donde todos pueden aportar sus ideas y sentirse escuchados”. Para ella, esto hace que cada vez se vean más mujeres en posiciones de liderazgo. “La mujer hoy tiene más posibilidades de desarrollarse profesionalmente, sin que ello signifique resignar otras cosas como llevar adelante una familia. De todos modos, aún se notan ciertas barreras. Como mujer, no te dan el beneficio de la duda. De entrada estás obligada a demostrar que sos capaz”, y agrega que el género aporta especificidades: “Creo que la mujer es más paciente y más flexible, y por eso muchas veces evita llegar al extremo de una situación difícil. Tiene ese don especial que le permite atender muchas cosas diferentes a la vez. Su desafío es aprender a no dispersarse.”

Gabriela López Cremaschi (44) Directora de Legales Corporativa de GE para América Latina, excepto México y Brasil.
Equilibrio perfecto.
Gabriela López Cremaschi sabe de superaciones. Su carrera para alcanzar la Dirección del Departamento de Legales en el ámbito de América Latina de GE (más conocida como General Electric) demandó años de estudio, esfuerzo y capacitación –y también algunas postergaciones– que finalmente tuvieron su premio. Con su diploma en Derecho Comercial de la Universidad de La Sorbonne de París, pasó 10 años escalando posiciones en uno de los principales estudios de abogados hasta convertirse en la primera socia mujer. “En realidad yo nunca me sentí discriminada –asegura ella–. En muchas ocasiones era la única mujer en reuniones de hombres, pero nunca sentí que tuviera que demostrarles nada extra. Sólo una vez me enfrenté con una situación incómoda: ¡Me dijeron que iba a ganar menos que un compañero porque él tenía que mantener a su familia

Se especializó en privatizaciones, le dedicó el 100 % de sus horas al trabajo y acumuló millas de viajera. Un buen día puso el freno para poder formar una familia. Pero no quiso renunciar a tanto esfuerzo. “Para poder combinar el rol de madre y trabajo decidí incorporarme a una empresa que tuviera una cultura de respeto por las mujeres y que me brindara la flexibilidad de trabajar desde mi casa”, asegura la ejecutiva, mientras combina pañales con teleconferencias.

La multinacional GE tiene una organización interna llamada “GE Women’s Network” cuyo objetivo es ayudar a las mujeres en la empresa a desarrollarse profesionalmente y llegar a puestos de liderazgo sin tener que renunciar a sus obligaciones familiares. Para ella, la clave del liderazgo femenino reside en la intuición: “Es una herramienta muy útil para determinar el trato con cada uno de los integrantes del grupo de trabajo o en los momentos de interacción con otros. Una vez que una intuye dónde está parada, sabe cómo seguir para adelante”.

Marta Cogorno (45) Vicepresidente de Ventas Publicitarias, Marketing y Licencias Promocionales de Turner Broadcasting System para el Cono Sur.

Chica superpoderosa.
Marta Cogorno no tenía el perfil para quedarse detrás de los tubos de ensayo. Por eso ni bien obtuvo su título en la Facultad de Farmacia y Bioquímica tomó cuanto curso de marketing, publicidad y negociación encontró en su camino. Su energía para comandar tropas y una risa fuerte y contagiosa la llevaron por el mundo de la televisión por cable hasta llegar a la Vicepresidencia de Publicidad, Licencias Promocionales y Marketing de Turner Brodcasting System para todo el cono sur. Además, es tesorera del Bureau de Publicidad en Cable. Saltar de los cartoons a las noticias internacionales no es una tarea fácil para mentes poco flexibles. “Las mujeres somos muy habilidosas para procesar varios temas al mismo tiempo. Aportamos a las organizaciones una gran cuota de ‘inteligencia emocional’ –dice ella–. Tenemos la capacidad de ser ágiles y flexibles, sin perder de vista el equilibrio y el valor de las relaciones interpersonales, sin perder foco en el objetivo fijado”. Pero estas virtudes no han sido suficientes para generar más posiciones gerenciales. “Todavía faltan mujeres en los rangos medios, que puedan hacer carrera a puestos de mayor jerarquía”, se queja ella, que no en vano comanda un grupo de casi treinta personas en el que, por supuesto, hay mujeres. “Un estilo gerencial que haga sentir cómodos a ambos sexos es esencial”. Según Marta, el arma secreta de las mujeres líderes es “pensar como hombre y actuar como mujer, porque suele ser un factor sorpresa a la hora de negociaciones difíciles”.

Rosario Pou Ferrari (54). Directora de Gestión y Cambio Climático y Vicepresidente de ENCE (Empresa Nacional de Forestación y Celulosa) en el Uruguay.

Cosechar lo sembrado
Rosario Pou no eligió una carrera fácil para una mujer. Ser ingeniera agrónoma forestal es algo poco asociado con el género femenino, en especial en Uruguay, su país de origen. Pero esto no la desalentó. Por el contrario, se ramificó fuerte como un árbol: post grados en Holanda y Estados Unidos, cargos públicos (Subdirectora Nacional de Energía) y asesorías internacionales (Consultora para la FAO y la Organización Latinoamericana de Energía). Creció dentro de ENCE, la empresa a la que pertenece hace más de 10 años, hasta llegar a la vicepresidencia en las empresas que esta multinacional tiene en su país.

Para ella, la receta que deben seguir las mujeres dispuestas a convertirse en lideres es sencilla: “Estudiar y trabajar mucho y tener la mente abierta. No competir sino hacer valer su punto de vista y no intentar ver la vida con ojos masculinos. En resumen, validar la propia identidad femenina”. Cree firmemente que, en situaciones críticas, la mujer puede ser una herramienta muy importante para la empresa. “La ductilidad para ejercer diferentes funciones, sin importar cuáles sean, así como la capacidad que tenemos para tomar decisiones rápidamente, basadas en nuestra intuición y la facilidad que tenemos para relacionarnos con el medio, nos dan una amplia cintura para sortear situaciones problemáticas”. Nadie mejor que ella para atestiguarlo: “En ocasión de la colocación de la piedra fundamental de la Terminal Logística M´Bopicuá, donde recibiríamos a las más altas autoridades del país y de la empresa, una hora antes de que comenzara la ceremonia me di cuenta de que la piedra estaba sucia. Rápidamente me arremangué y con un poco de agua y jabón quedó impecable” ¿Alguno de los hombres presentes hubiera hecho lo mismo?

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Comentarios
PUBLICIDAD
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.