Para Ti

Qué pasa

Abril 2017

Marla Frazee, la creadora del dibujo que inspiró la película Un jefe en pañales

Conocé a Marla Frazee, la creadora del libro El jefe bebé, que inspiró la última película de DreamWorks que acaba de estrenarse en nuestro país. Cómo crea, cuál es su fi lm favorito y el detrás de escena de la literatura para chicos.

La llegada de un bebé pone la vida de cualquiera patas para arriba. Ese nuevo integrante de la familia es capaz, sin decir una sola palabra, de monopolizar la agenda de todos, cambiar la decoración de la casa, los destinos de las vacaciones y hasta la distribución de los ingresos. “Si bien mis hijos ya están grandes (Graham tiene 30 años, Reed 27 y James casi 23), ellos alguna vez fueron los que mandaron en mi casa. Desde que me convertí en madre, mi vida gira alrededor de ellos y estoy segura de que todas las que son madres pueden entenderme”, explica Marla Frazee (59), la creadora del libro infantil El jefe bebé, que inspiró la película de DreamWorks Animation, Un jefe en pañales. Esta autora e ilustradora nacida en Los Ángeles es una eminencia en el mundo de los chicos: escribió su primer cuento en tercer grado, El círculo de la amistad; diseñó juguetes para Mattel; una línea de cajitas felices para McDonald’s y escribió más de 20 libros infantiles. Sin embargo, su salto a la fama llegó el pasado 13 de abril con el estreno de su libro en la pantalla gigante. “Esta historia la escribí hace ocho años cuando le regalamos un gatito a mi hijo menor. Las primeras semanas el gato fue súper salvaje y nos volvía locos a todos. Pero James, que en ese momento estaba acostumbrado a ser el rey de la casa, todavía no había vivido la experiencia de ser manejado por alguien aun más chico que él… ¡y nos pidió que devolviéramos al pobre gato a la veterinaria! –recuerda entre risas en exclusiva para Para Ti–. En ese momento le expliqué que si bien lo queríamos matar, íbamos a terminar amándolo. Eso mismo fue lo que les pasó a sus hermanos con él y lo que generan todos los bebés en el mundo adulto. Me pareció revelador y, a los pocos días, empecé a escribir esta historia”. Como pasa generalmente, este chistoso animé para chicos tiene un trasfondo con el que todos los grandes vamos a poder deleitarnos, reírnos y reflexionar. Porque la llegada de un baby a casa, además de venir con un pan bajo el brazo y mucho amor, ¡también puede ser una completa tragicomedia!

¿Alguna vez soñaste con ver tus cuentos en el cine? Realmente amo las películas animadas. De hecho, ese fue uno de los motivos que me inspiró a trabajar para chicos. Pero mi verdadero sueño siempre fue –al menos desde que tengo memoria– convertirme en una autora e ilustradora de libros infantiles. Y me siento honrada de poder vivir de mi pasión. 

¿Cuál es la principal diferencia entre ilustrar una historia para el cine y hacerlo para un libro? Yo sólo hice libros, pero, a grandes rasgos, las historias ilustradas para chicos se parecen muchísimo a pequeñas películas. Son como cortos animados, ya que ambos cuentan un relato a través de secuencias de imágenes. Sin embargo, la principal diferencia es que en el cine los personajes se mueven y, en los libros, no. Personalmente prefiero mil veces más los cuentos porque tengo que rebuscármelas para sugerir los gestos y el paso del tiempo. ¡Es como armar un rompecabezas! Todo un desafío.

¿El sueño de cualquier ilustrador para chicos es trabajar en Disney? No, de hecho, apenas terminé la facultad en ArtCenter College trabajé en Disney durante seis semanas. Pero renuncié porque no era exactamente lo que quería para mí. Desde ese momento trabajo como ilustradora freelance y me encanta.

¿Cuál es tu película animada favorita? (Piensa) ¡Pinocho! Me encanta esa peli.

¿Hay algún ritual o must do que tengas en cuenta a la hora de empezar un nuevo proyecto? Sí, ¡limpio mi estudio! Y elijo diferentes colores para los atriles, dependiendo del humor o esencia que tenga la nueva historia. Después le saco punta a todos mis lápices… y listo: empiezo a trabajar.

¿Por qué creés que los libros para adultos no tienen dibujos? Es que, como sabemos que los chicos no pueden leer, les compramos textos con muchos dibujos para que puedan entender y seguir el cuento. Y, a medida que van aprendiendo, creemos que las ilustraciones dejan de ser necesarias. ¡Pero no tiene por qué ser así! Al contrario. Yo opino –al igual que muchas otras personas– que los dibujos en los libros son para todos. No importa cuantos años tengas. 

textos AGUSTINA D’ANDRAIA (adandraia@atlantida.com.ar) fotos GENTILEZA DREAMWORKS/ MARLA FRAZEE 

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Publicada en revista
PARA TI 4943
Abril 2017
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.