Para Ti

Qué pasa

Septiembre 2017

Miguel Ángel Silvestre: "Me encantaría vivir en la Argentina y trabajar aquí"

El actor español Miguel Ángel Silvestre que nos cautivó en Velvet pasó por Buenos Aires para presentar Sense8. Charlamos a solas con él sobre todo: carrera, familia, su pasión por la ropa y la deco y también sus deseos de ser papá.
  • Selfie con Para Ti, la foto más buscada por todas las fans que se acercaron al hotel Four Seasons a saludar a su ídolo.
  • Las cuatro temporadas de Velvet le abrieron una infinidad de puertas y Miguel Ángel asegura que el éxito de la serie los tomó a todos por sorpresa.
  • Con su personaje en Sense8 le rinde homenaje al colectivo LGBT.
  • Su participación en Narcos, otra serie de Netflix.

Me devoré las cuatro temporadas de Velvet. No se trata de la mejor serie que haya visto, pero admito que me cautivó la increíble química entre sus protagonistas: Don Alberto y Ana. Fueron las mamás de las compañeras de mi hija menor, Ema, las que me la recomendaron con una frase que me quedó grabada: “Cuando veas cómo la mira él a ella, no vas a poder abandonar la novela”. Y así fue. Entonces, apenas la gente de Netflix me avisó que Miguel Ángel Silvestre (35, Don Alberto), llegaba al país para presentar otra serie, Sense8, acepté inmediatamente. Y para envidia de muchas, pude sentarme a charlar con él y sacarme una selfie que cosechó tantos likes como caritas de “¿Por qué vos y no yo?”. Me tocó a mí y si bien no pude compartir ese momento con todas las que llenaron mi WhatsApp de pedidos de autógrafos y saludos, en especial las mamás de 5ºC del colegio St Patrick’s, a cada una de ellas les dedico mi charla con este galán de novela.

Sos español, pero ahora estás instalado en Estados Unidos, ¿cómo fue la mudanza? Sí, estoy pasando una temporada en Los Ángeles donde tengo una rutina de estudio y grabé Sense8. Para no extrañar Madrid me llevé un contenedor completo con mis cosas. Tal es así que un amigo que me visitó me dijo que parecía que estábamos en mi casa madrileña.

En mi casa he tenido una educación abierta, en mi familia hay integrantes del colectivo LGBT y con Sense8 le rindo homenaje

¿Sos metódico con tus rutinas? Sííí. Me levanto todos los días a las 8 y leo 15 minutos antes de arrancar el día. En este momento tengo tres libros en mi mesa de luz. Y otra cosa con la que soy estricto es con el celular. No me permito mirar el móvil hasta que estoy sentado y desayunando y esto sucede una hora y media después de abrir los ojos.  Prefiero que no se me pase el tiempo sólo navegando en las redes sociales. 

Cambiaste ya dos veces el rumbo de tu vida. Primero pensaste en ser tenista, luego fisioterapeuta y ahora actor. ¿Creés que ésta es la definitiva? Si bien esto comenzó casi como un capricho, hoy estoy muy comprometido con mi carrera. Y también agradecido especialmente con Velvet que nos está abriendo miles puertas y nos permite que nos reciban con tanto cariño en distintos lugares.

Trabajaste con Pedro Almodóvar, ¿con qué otro director soñás trabajar? Bueno, hay muchos. Admiro a Tarantino, soy fan de Pulp fiction, la he visto un montón de veces. También me encantaría vivir en la Argentina y trabajar aquí. Ustedes tienen el mejor teatro. Mis tres profesores de interpretación son argentinos. En España el talento actoral argentino está muy bien conceptuado.

ROMPER EL MOLDE. Hijo de un fisioterapeuta y una gestora bancaria, cuando a Miguel Ángel le quedaban dos materias para recibirse de fisioterapeuta, optó dedicarse a la actuación. “Le dije a mi padre que quería ir a Madrid para estudiar interpretación. Él le pidió a mi tía, que es directora de teatro, que me tomara un examen para ver si servía. Si bien ella le dijo que eso nunca se sabe, de todas maneras me dio un monólogo de American Beauty para que lo preparara. Yo me metí en la habitación con mi hermana para estudiarlo. Le puse tanta energía, estaba tan concentrado que cuando mi tía lo escuchó le dijo a mi padre: ‘No sé si será buen actor, pero que ganas tiene, tiene’”. Y así, sin rendir las dos materias partió a Madrid con las palabras de su padre retumbándole en la cabeza. “Hijo, tu sí que eres un intenso”. Y Miguel concuerda con lo de intenso y tiene su explicación: “Mi hermana es sumamente talentosa. De chicos, para las Navidades ella tocaba el piano y cantaba maravillosamente y yo debía esforzarme tanto para resaltar que ya allí debe haber comenzado un poco mi trabajo como actor”, dice con picardía y una amplia sonrisa. Porque durante los 35 minutos que duró nuestro rato con el actor, se mostró súper solícito y amistoso y no dudó en asomarse a una ventana del hotel donde se alojaba para saludar a las fans.

 

Hay demasiadas cosas que estudiar y aprender, el móvil es adictivo. No me gusta sentirme prisionero del teléfono.

¿Son una familia muy unida? Sí. Con mi hermana y mis padres y también mi tía Elvira. Recuerdo que de chicos nos juntábamos todos a comer su receta especial de paella, con albóndigas y romero. Un manjar.

 

¿Te gusta cocinar? Mucho, en Madrid lo hacía más, pero ahora en Los Ángeles me gusta ir a un supermercado en el que venden comida hecha muy rica. Cuando como en casa me preparo verduras, pescados o carnes y ensaladas, me encanta aliñarlas con las manos. Mi tía hacía hincapié en hacerlo así porque decía que de esa manera le llega todo el cariñito y la intención. Me parece que es el secreto para que salga rica.

Con tu mamá tienen una relación especial, ¿es así? Una relación hermosa. Hace poco fundió todo el oro que tenía de cuando era chica y nos mandamos a hacer un anillo para cada uno con un dibujo que hizo un amigo luego de juntarse con nosotros dos y recibir indicaciones. Cada anillo lleva grabada una palabra. Yo elegí para ella “blooming”, que significa florecer, porque ella está comenzando una nueva etapa de su vida, estudia psicología. Y ella eligió para mí “gladiador” porque, me dijo: “Cuando te propones algo luchas por ello y eso tienes que recordarlo siempre”. Los anillos los intercambiamos cuando llegué a Los Ángeles y ahora jamás me lo quito.

Te gustan los accesorios, ¿también la ropa? Sí, me encanta la moda. Cuando escojo una ropa trato de que sea buena porque cada vez que me compro algo pienso que lo va a heredar mi hijo. Me gusta que las cosas duren, las cuido, las cuelgo en buenas perchas, las llevo a la tintorería. Quiero poder decirles a mis hijos “Con esta chaqueta Armani le di un beso a tu madre por primera vez”.

Si ya estás pensando en hijos es porque estás en pareja... No me siento cómodo hablando de mi vida personal. Pero reconozco que soy un caballero. Volviendo a la ropa, si tengo que llevar un suéter a una salida con una chica no dudo en elegir el más suave porque sé que si se pone frío voy a terminar dándoselo a ella.

Para terminar, quienes te vimos en Velvet juramos que te encantan las mujeres y quienes te siguen en Sense8 aseguran que sos gay. Podemos decirle a tu papá que definitivamente te convertiste en un gran actor. (Risas). En mi casa he tenido una educación abierta, en mi familia hay integrantes del colectivo LGBT y con Sense8 le rindo homenaje, todo mi amor y respeto a esas personas. No obstante, de momento en esta vida sólo he tenido novias. Me gustan las mujeres.

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Comentarios
Publicada en revista
PARA TI 4963
Septiembre 2017
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.