Para Ti

Relaciones

Octubre 2005

Cosas de muñecas

Silvia dejó su trabajo para estar más tiempo con su familia, y empezó a hacer accesorios y muebles de alta calidad para muñecas artesanales. Su hija Magdalena se sumó a su nueva actividad, y así nació Nonis.
PUBLICIDAD

Texto: Valeria Mariño. Fotos: Maxi Didari.

  • Cochecito de madera pintado a mano ($ 135).
  • Con pañales y mamadera ($ 25).
  • Madre e hija y también socias.
La famosa amiga del personaje Mafalda sería la clienta perfecta de Nonis: Susanita, la que sueña con ser madre y tener muchos hijitos cuando sea grande. Es que Nonis se dedica a la fabricación y venta de accesorios y muebles para muñecas con el fin de volver a “jugar a la mamá”, algo relegado ante tanta oferta de otros juguetes.

Silvia Salerno (48) es la cabeza del proyecto. Trabajaba en relación de dependencia como Asistente Social, además de llevar adelante las tareas del hogar; tiene 5 hijos, 4 mujeres y 1 varón, de entre 14 y 25 años. Hasta que un día decidió dejar todo: “Quería dedicar más tiempo a mi familia –cuenta–. Tenía la idea de un proyecto propio y mi marido Raúl me impulsó a hacerlo realidad”.

Así, hace menos de dos años, Nonis comenzaba a tomar forma. Salerno define: “Son accesorios para muñecas, donde la premisa es la calidad”. Para probar el feedback de su producto contó con la ayuda de sus hijos: “Fueron mis conejillos de India –dice–, y allí encontré la socia que necesitaba”. Es su hija del medio, Magdalena (22), quien empezó a acompañarla en esta nueva etapa: “Me apasiona pintar madera, entonces le agregué a la idea original (ropita y sábanas) la parte de los muebles”, relata. Nonis desarrolló varias líneas: Sueño, Paseo, Ropita y Comidita. Cuenta con ropa, sábanas, cambiadores, mochilas porta muñecas y muebles en madera como cunas, cochecitos, reposeras y sillitas para comer. “Próximamente vamos a producir el set de baño y de playa”, adelanta.

Ninguna de las dos se olvida de cuando salían a la calle a mostrar sus diseños: “Cargábamos todos los productos en el auto y recorríamos locales para mostrarlos”, relata Magdalena. Y su mamá agrega entre risas: “Practicábamos cómo presentarlos; nos proponíamos hablar una primero y la otra después, pero finalmente todo salía al revés”.

Nonis creció paso a paso: “Contratamos a un carpintero, contactamos proveedores de telas y una diseñadora para la realización del logo, el packaging y toda la presentación”. Ahora están súper organizadas: Magdalena se ocupa de los proveedores y su mamá, de las ventas y de la mano de obra: “Nos complementamos perfectamente, yo soy acelerada y mi hija me pone los pies en la tierra”, cuenta Silvia.

Luego se sumó más gente al proyecto y desarrollaron una página web. Su madre revela: “Es fantástico, sucedió que una clienta nos envió a través de la página web la foto del momento en que su hija recibía la sillita Nonis”.

Desde marzo de este año, sus productos están presentes en 5 locales: “Afortunadamente, la gente puede conocer lo que hacemos…”, aclara Salerno. También realizan pedidos por encargo, y no dejan de soñar con los ojos abiertos: “Queremos tener un showroom para exponer los diseños, pero todavía falta”. Según Magdalena, Nonis “es como un mundo de miniatura en el que somos madres de las muñecas”.

Mientras que para Silvia “son juguetes que estimulan, educan, decoran; y también promueven `jugar a la mamá´ ”. ¿Por qué Nonis? “Remite al tiempo del sueño, y de los sueños que recuerdan a los abuelos”, explica Magdalena.

Ambas hablan a la vez y al final logran transmitir la importancia de Nonis: “Todo se realiza para que lo usen las muñecas, que son amigas, depositarias de ilusiones, compañeras que escuchan y cómplices de aventuras”.

Contacto: www.nonis-online.com.ar.

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Comentarios
PUBLICIDAD
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.