Para Ti

Relaciones

Agosto 2012

El fin del amor simbiótico

Juntos, pero no tanto. Se trata de una tendencia para hombres y mujeres de entre 30 y 45 años, casados, en relaciones de noviazgo o de convivencia, que eligen mantener actividades, viajes y salidas individuales en el marco de la vida de a dos. Sus defensores aseguran que incrementa la pasión y es un buen remedio contra la rutina. Los detractores sostienen que a la larga genera roces y hasta separación. Los especialistas explican por qué está tan de moda este nuevo hábito y cuáles son las claves para llevarlo adelante con éxito.

Textos: María Eugenia Sidoti. Ilustraciones: Verónica Palmieri.

Leé la nota completa en Para Ti de esta semana.

  • “Es natural que una persona necesite su espacio personal. El problema aparece cuando se disfruta más de las actividades por separado que de pasar tiempo juntos.” LIC. ROSINA DUARTE, psicóloga y terapeuta especialista en familia.
  • “Hay que tener una simbiosis necesaria, sólo en determinados momentos. Una especie de oscilación entre el pegoteo y la separación. El tema está en calcular las dosis: flexibilidad y tolerancia.” DR. EDUARDO DRUCAROFF, médico psicoanalista especialista en parejas.
Aeroparque, viernes 6 de julio, 9 pm. Maribel Salas (38) despacha el equipaje, besa y abraza a su hijo y a su marido y sube a las apuradas la escalera mecánica del embarque. La sonrisa enorme, el brazo derecho agitándose en alto. Junto a ella, sus tres amigas despiden a su vez a sus hijos y parejas, que se van haciendo chiquitos en el hall, bajo los escalones en ascenso. Cada año, el grupo de Maribel elige un destino y todas se las ingenian para poder viajar. Esta vez Mendoza, en plan ski. Duración: cinco días. “Cero remordimiento. Lo hacemos desde hace siete años, religiosamente, pero nunca por más de una semana. Es una manera de sentirnos libres, aunque estemos casadas. Y es una buena receta para aliviar el peso de la rutina. Te aseguro que a la vuelta lo que más querés en el mundo es ver a tu marido y a tu hijo”, confiesa Maribel, mamá de Matías de 6 años y esposa de Marcos (41), y agrega: “El también suele irse algunos fines de semana con sus amigos a navegar. Está totalmente permitido entre nosotros tener salidas por separado, porque nos reservamos el resto del tiempo para estar juntos. Jamás hubo reclamos, porque si aparece el malestar nos sentamos a ver cómo solucionarlo”.

Para los especialistas se trata de una nueva forma de plantear las relaciones ya consolidadas, un formato que parece novedoso, pero que en realidad no lo es: muchos matrimonios “de años” confiesan que, en bajas o altas dosis, mantener la individualidad les sirvió para apuntalar la experiencia conjunta. Tal es el caso de los Saldívar, una dupla que en noviembre cumplirá 20 años de casados. “Antes no era tan habitual. Pero aunque muchos familiares y amigos nos miraban espantados, nunca dejamos de tener actividades por separado, como ir al cine solos, o a lo mejor armar salidas sin pareja. Como mi marido viaja mucho por trabajo, no fue algo premeditado, se fue dando”, cuenta María Cristina (45), profesora de Letras y madre de tres hijos junto a Luis (48), ingeniero civil.

DOS POR UNO. No es una promoción de descuentos, sino una realidad. Hoy muchos eligen manejar la convivencia con criterio individual. “Se trata de una tendencia evidente en parejas jóvenes, que se ha acentuado hoy más que en otras épocas, con mucha naturalidad sobre todo en noviazgos. En muchos casos continúa luego como una costumbre posible en el marco de una pareja más formal. Es entonces cuando podría llegar a complicarse, sobre todo con la llegada de los hijos, porque no es fácil ser permisivo con la libertad del otro cuando las obligaciones laborales más las tareas domésticas y la crianza de los chicos están de por medio. Por eso, el modelo de ‘individualidad en pareja’ impone pautas claras, sobre todo en cuanto a los tiempos y las obligaciones de cada uno”, reflexiona el doctor Eduardo Drucaroff, médico psicoanalista especialista en parejas y miembro de APA.

Macarena R. (37) se puso de novia en 2001, se casó cinco años más tarde y cuenta que luego él se convirtió en un ferviente partidario de mantener los espacios de cada uno bien delimitados. “Lo planteaba casi como si fuera una guerra. Se fue haciendo cada vez más fundamentalista en eso de ‘hay que tener actividades solos’. A mí no me parecía mal salir de vez en cuando con mis amigos, pero para José era como un deber semanal. Cuando tuvimos a nuestra hija todo se complicó. El quería salir como antes y volver de madrugada, como si nada hubiera cambiado”, relata, y cuenta que luego de varias peleas y de algunas sesiones de terapia de pareja, consiguieron encontrar el lugar que mejor les quedaba a los dos: el término medio. La licenciada Rosina Duarte, psicóloga y terapeuta especialista en familia, admite: “No hay fórmulas. El equilibrio justo es que cada uno tenga sus actividades y grupos, pero que a la vez haya un punto en común, para que no sobrevenga la desconexión. Los viajes con amigos un fin de semana suman, fortalecen, porque se extraña a la pareja y a la vez se rompe con la cotidianidad. No es bueno perder autonomía: en una relación hay que acompañarse, no entrar en un estado de simbiosis”. Maribel Salas y sus amigas dan cuenta de ello: todas aseguran que el hecho de salir solas –tanto para juntarse a cenar cada quince días como para ir de viaje una vez al año– las hace sentir mayor libertad y seguridad sobre quienes son. “Somos profesionales e independientes. ¿Por qué deberíamos quedarnos en casa o salir siempre con ellos? Una compañera de trabajo se jactaba de ser la esposa ideal, siempre a disposición de su marido, y cuando se separaron quedó más sola que Kung Fu”, señala Alejandra, otra de “las chicas” del grupo.(...)

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Comentarios
PUBLICIDAD
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.