Para Ti

Salud

Febrero 2013

Dr. Gustavo Abichacra: el desafío de la dislexia

El Dr. Gustavo Abichacra y su lucha por una enseñanza mejor para los chicos con dislexia. A través de su hijo Santiago padeció la falta de apoyo escolar que existe hacia los alumnos disléxicos. Ahora, el pediatra impulsa un proyecto para que sea obligatorio que los colegios faciliten el aprendizaje y desarrollo de quienes sufren este trastorno que afecta al 10% de la población.

Textos: LUCIA FERNANDEZ NUÑEZ. Fotos: FERNANDO CARRERA/NICOLAS MELLINO.

Leé la nota completa en Para Ti de esta semana.

Más de una vez he pasado horas estudiando con él y, sin embargo, lo desaprobaban. Cuando volvía a casa notábamos que sabía pero que no le habían dado el tiempo necesario para leer, entender y contestar la consigna. En casa, de manera oral, contestaba perfectamente. Como los chicos con dislexia no pueden leer rápido y todo se evalúa a través de la lectoescritura, se encuentran siempre con el fracaso”, dice Gustavo Abichacra, médico y jefe de Pediatría del Sanatorio Las Lomas que se sumergió en el tema de la dislexia para apoyar a su hijo Santiago (14), uno de los tantos chicos –el 10% de la población–, que sufren este trastorno del aprendizaje o del lenguaje.

“La dislexia dificulta recibir, procesar y expresar el lenguaje escrito. Es de origen genético, con un alto componente hereditario, y tiene importantes consecuencias psicológicas. En un aula, entre uno y dos chicos, tienen dislexia”, define Abichacra. Año tras año, a Santiago le costaba más que a los demás alcanzar los objetivos escolares y en el colegio repetían una y otra vez frases como “no demuestra interés” o “no tiene voluntad”, pero su problema era que le costaba leer de corrido, cambiaba letras de lugar y confundía las palabras que comenzaban con los mismos sonidos. Y en el colegio no había lugar para alguien que teniendo un coeficiente intelectual normal necesitara hacer un esfuerzo cinco veces mayor que el resto de sus compañeros para leer y comprender una frase concreta. “Primero dijeron que era una cuestión madurativa, después que como él es adoptado era un problema psicológico. ¡Un chico puede ser adoptado y disléxico! Puede tener problemas en su casa o no, y ser disléxico. Mientras tanto, como es un chico inteligente, en el colegio le exigían lo mismo que a los demás. Y lo cierto es que estos chicos tienen dificultades de lectoescritura, necesitan más tiempo y recibir la información con ciertas adaptaciones”, explica este médico preocupado por el rol de los docentes frente a esta patología. De hecho, que la tipografía sea apenas más grande, en imprenta y tenga un doble espacio entre cada letra permite que la persona disléxica lea un 20% más rápido y cometa un 50% menos de errores, según un estudio de la Academia Estadounidense de Ciencias (PNAS, por sus siglas en inglés). Esta es una de las “adaptaciones” que el médico desea que los colegios adopten. Y aspira a sumar otras como la modalidad de exámenes orales si fuera necesario y consignas más cortas para facilitar la lectura (ver recuadro). “Si a un chico que estudió tanto le dicen que es vago, le destruyen la autoestima. Si no le dan el tiempo necesario para leer y copiar, empiezan a dispersarse, se ponen a dibujar, no estudian más, y comienzan los problemas. Santiago llegó a enfrentarse con una profesora cuando ella le dijo que tenía que ponerse anteojos y él le contestó sabiendo que su examen de visión había dado bien: ‘¿no se da cuenta de que las letras bailan en mi pantalla?’ Por suerte, para compensar sus golpes en la autoestima –dice el padre–, desarrolló su personalidad y le va bien con las chicas y el rugby”. Finalmente para que las amonestaciones desaparecieran y las notas del boletín subieran, los padres de Santiago optaron por cambiar de colegio a su hijo. Lo anotaron en uno en el que no expusiera frente a toda la clase sus dificultades de lectoescritura, ni le exigieran leer a la misma velocidad que los demás. “En seis meses le empezó a ir bien y lo primero que hizo cuando recibió el boletín con buenas notas fue mostrárselo a sus antiguos compañeros de colegio”, cuenta Abichacra.(...)

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Comentarios
PUBLICIDAD
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.