Para Ti

Selfie

Agosto 2015

"Estoy rodeada"

La periodista de Radio Mitre, María Isabel Sánchez, revela las intimidades de sus compañeros de radio y nos cuenta cómo hace para sobrevivir entre tantos hombres.
Etiquetado con: Selfie , María Isabel Sánchez

Trabajar al lado de hombres inteligentes, atractivos, divertidos y exitosos debe ser sin duda la máxima aspiración laboral de cualquier mujer. Sin embargo, a veces los sueños conllevan un enorme peligro: pueden hacerse realidad. Y ahí la cosa se complica… Empiezo mis días conviviendo con superstars de los medios, y en el aire cada uno hace su trabajo de manera intachable; sin embargo, la verdadera coexistencia con el universo masculino comienza cuando se cierran los micrófonos: el doctor Alberto Cormillot, hiperfamoso, prestigioso y obsesivo del trabajo (que se gana mi corazón cuando me ayuda a cargar los diarios, mi maletín y hasta el abrigo) “desaparece” literalmente, enfrascado en sus pilas de libros, sus 3 computadoras y sus 5 celulares, hasta que levanta la vista ante algún chimento político jugoso. Marcelo Longobardi, indiscutido número uno del periodismo e intelectual pertinaz, vive sumergido en los diarios, y despierta a nuestra realidad mundana cada vez que Rolo emite algún concepto transgresor (o sea, cuando dice una barbaridad). Willy Kohan, experto en economía y en “la vida”, cuenta (también y sobre todo a micrófono cerrado) los secretos de “la calle”. Leandro Buonsante, futbolero fanático de su tarea se desvela por “meter” toda la información aun fuera del aire. Y párrafo aparte para el multifacético Rolo Villar: brillante para el humor, las imitaciones y la crítica mordaz. Hiperinformado, escéptico y renegado de casi todo (especialmente del amor). Por las tardes, durante Encendidos, la cosa no mejora: Tato Young, inteligente, irónico, explosivo; el doctor López Rosetti, pícaro aunque impecablemente profesional; Guido Martínez, transgresor, sarcástico y sutil, y el mismo Rolo en versión recargada. Enormes profesionales diciendo cosas inteligentes frente al micrófono y varones recalcitrantes detrás de él. Hablan de cosas de hombres, se burlan del romanticismo, emiten risotadas, exabruptos que paralizan, chistes impresentables y gestos muy poco urbanos. No entienden ni jota del mundo femenino (y no les interesa). Ellos lo saben casi todo, excepto lo que pasa por la cabeza de una mujer. Allí no tengo con quien hablar del color de moda de esta temporada (sólo reconocen los primarios), ni a quien pedirle una lima de uñas o una máscara de pestañas para un maquillaje express. Sólo existe el maletín salvador de Longo, pleno de medicamentos para casi todo, y los más variados insumos de escritorio que acarrea cada día Cormi.

El Nano Serrat canta “Mis amigos son unos atorrantes/ se exhiben sin pudor, beben a morro/ se pasan las consignas por el forro/ y se mofan de cuestiones importantes”. Y sí, mis compañeros de la radio son un poco eso. Y en todos estos años de “estar rodeada” no he logrado “ablandarlos”. Apenas si he conseguido sobrevivir a tanta masculinidad salvaje intentando, a veces, parecerme a ellos. No es fácil, pero tampoco es tan malo. Todos esos varones más o menos rústicos suelen tener cada tanto rasgos humanos. Como también dice el Nano: “Mis amigos son gente cumplidora/ que acuden cuando saben que yo espero./ Si les roza la muerte disimulan/ que para ellos la amistad es lo primero”.

maria@maríaisabelsanchez.com

Por María Isabel Sánchez
Etiquetado con: Selfie , María Isabel Sánchez
¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Publicada en revista
PARA TI 4857
Agosto 2015
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.