Para Ti

Selfie

Mayo 2015

"Onur me arruinó la vida"

María Isabel Sánchez. Es locutora, periodista y escritora, y se suma a nuestra nueva sección. Para empezar, cuenta por qué el protagonista de Las mil y una noches le complicó la vida a la hora de encontrar pareja.
Etiquetado con: Selfie , columna , María Isabel Sánchez , Onur

"Mi vida empieza hoy”, le dijo el protagonista de la novela turca Las mil y una noches a la mujer que ama, tras el “sí” con el que ella aceptó su propuesta de matrimonio. Y muchas mujeres, entre las que me incluyo, sentimos todo lo contrario: “Nuestra vida –amorosa– termina hoy”. Y es que involuntaria o deliberadamente, Onur –ese personaje que nos enamora noche tras noche desde la pantalla chica– dejó fuera de combate a cualquier individuo que haya logrado alguna vez conquistar nuestro corazón. ¿Cómo competir con un hombre de ojos infi nitamente expresivos, sonrisa devastadora, actitud protectora y romanticismo casi medieval? ¿Qué mujer idealista, fantasiosa y sentimental (o sea, casi todas) podrá ahora conformarse con un candidato que solo le proponga –en el mejor de los casos – vivir juntos y compartir el alquiler? No soy una adicta a la televisión, y mucho menos a las novelas, pero el exotismo que –como mínimo– prometía la novela turca despertó mi curiosidad, para luego conquistarme definitivamente. “Yo soy, si tú eres”, le dijo Onur Aksal en una oportunidad, en la que la mujer amada se encontraba hospitalizada. Y yo creí morir de amor… y de dolor, al recordar aquella vez en la que pedí que me compraran un antibiótico para la bronquitis que me tenía en cama y me respondieron: “No puedo, me voy volando porque tengo una reunión”. “Qué crees que hago cuando no estoy contigo? Te memorizo”, fue otra de las expresiones onurísticas que me causaron placer y dolor. Será que el bombón turco también se acuerda de los aniversarios, de San Valentín y de preguntarte a qué se debe tu cara triste? Los detractores del Casanova contemporáneo alegan que si un hombre de carne y hueso intentara seducirnos con esas cursilerías, nos provocaría risa y hasta desprecio. Lo llaman “farsante” y hasta aseguran que en algún momento saldrá del placard. Envidiosos… Aun en época de mujeres fuertes, autosufi cientes y superadas, subyace en nosotras el deseo de que un caballero andante nos rescate de la soledad, nos prometa el cielo y se arrodille con un anillo en su mano. Mis amigas ya comenzaron a organizar expediciones masivas a la ex Constantinopla para averiguar si por allí son todos parecidos. Onur no existe, lo sabemos, es fi cción. Sin embargo, la fi gura de este seductor turco nos hizo mucho daño a las mujeres. Nos arruinó la vida, al menos la afectiva. ¿Será que el odio es amor podrido? Porque después de varios meses de amarlo, empecé a odiar a Onur. Y también al guionista, que sabe con tanta precisión lo que una mujer quiere escuchar, lo que la conmueve y enamora.

¿Habrá vida después de Onur? Sólo puede vislumbrarse una luz al final del túnel, abrigando la esperanza de que otros aspirantes a príncipes espíen a este modelo de hombre cuasi perfecto y se percaten de que es buen negocio intentar conocer lo que le sucede a la mujer que tienen al lado. Nosotras, en tanto, seguiremos viviendo con la ilusión de hallar a un Onur vernáculo que nos despierte a la vida con un beso, antes de que la carroza se convierta en calabaza.

por María Isabel Sánchez.
Etiquetado con: Selfie , columna , María Isabel Sánchez , Onur
¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Publicada en revista
PARA TI 4843
Mayo 2015
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.