Bebé

Febrero 2015

Los primeros 60 minutos del recién nacido

Es fundamental respetar ese tiempo piel a piel, para su posterior desarrollo, una buena lactancia, y un profundo contacto madre-hijo.
Etiquetado con: bebé , parto , recién nacido , 60 minutos

Nacer y no despegarse de mamá. Vivir el nacimiento como la culminación de una etapa placentera dentro del útero y salir para buscar alimento en la teta y calor en el cuerpo de quien lo acogió 9 meses… Según el neonatólogo Miguel Larguía, el famoso contacto “piel a piel” durante la primera hora con el recién nacido, es aplicable en la gran mayoría de bebés sanos, y es recomendable porque:

• Favorece la lactancia materna, temprana y exitosa.

• El bebé interactúa mejor con el nuevo ambiente

que lo rodea, adaptándose más fácilmente.

• Regula mejor su temperatura y su frecuencia cardíaca.

• Se estimulan sus conexiones neuronales.

• Se siente seguro, contenido y le genera mayor

tolerancia a las frustaciones.

• Las mamás nos tranquilizamos, regulamos también

nuestro ritmo cardíaco, sentimos menos dolores

y nos conectamos con nuestro rol de protectoras.

Encuentro único. Entonces, podríamos decir, que fundamentalmente esa primera hora de vida del bebé, se centra en defender el encuentro mamá e hijo. “Apenas nace y sin cortarle todavía el cordón, se lo apoya en la panza de la mamá y él solito irá reptando al encuentro de la teta. Probablemente se prenda solo, y seguro se tranquiliza, regula la temperatura y después se duerme a upa. Es un encuentro mágico y maravilloso”, cuenta la enfermera Zaida Abram, quien considera que ninguna díada madre-hijo debería perderse, ya que es el princi­pio de una conexión que durará para siempre. “La mamá toma con­ciencia de la vida que acaba de alumbrar, y el bebé, que está muy activo en esos primeros minutos, se adapta al nuevo medio”, agrega.

Informados. Profundizar y extender las prácticas de la “Materni­dad Segura y Centrada en la Familia” es la idea fija de profesionales como el Dr. Larguía y la misión diaria de enfermeras como la Lic. Abram, quien desde la prácti­ca diaria asegura: “Cumplir con los pasos que propone este tipo de maternidad, no es más caro ni difícil, sí es fundamental capacitar a todos los que participan del proceso parto-puerperio, desde el personal médico, camilleros, mucamas y claro, contarle a los papás que esto es un derecho, que deben pedirlo y hacerlo cum­plir. Nadie te devuelve esos minutos maravillosos”.

Cambios. Ahora… ¿Qué sucede con los estudios que tienen que hacerle, el baño, etc.? “Técnicamente, no hay tanto apuro para pesarlo, vacunarlo y bañarlo. El bebé está protegido por el unto sebáceo –una especia de grasa que lo recubre por completo del nuevo medio ambiente–, que le permite reptar con facilidad hacia el pecho materno, y está a la temperatura de mamá. ¡Lo ideal!”, señala el neonatólogo. Larguía afirma que tampoco hay que apresurarse a cortar el cordón. Según el asesor, para clamplearlo sólo hay que esperar que el cordón deje de latir –entre 1 y 3 minutos–, porque eso implica que toda la sangre que quedaba en la placenta, va a quien le corresponde, es decir al bebé. Además dice que ya no es necesario que sostengan en el aire al recién nacido por en­cima de la altura del útero materno, como se creía, ya que la sangre fluye por el latido, y ya pueden estar piel a piel ambos, como ha sido demostrado por investigadores argentinos.

Por Adriana Cabrera - Asesoraron: Dr. Miguel Larguía, neonatólogo, presidente de FunLarguía y ex jefe de la División de Neonatología de la Maternidad Sardá, M.N. 27.440 y Lic. Zaida Abram, enfermera especializada en Neonatología de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina, M.N. 68.587.
Etiquetado con: bebé , parto , recién nacido , 60 minutos
¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Publicada en revista
PARA TI MAMA 58
Diciembre 2014
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.