Embarazo

Enero 2016

Trastornos del sueño

Son un tema clave durante el embarazo. A qué se deben los trastornos del sueño y cómo lidiar con ellos.
Etiquetado con: mamá , embarazo , sueño

Quien no haya tenido problemas para dormir durante su embarazo que arroje la primera piedra. Difícil, ¿no? Es que para la mayoría de las futuras mamás, conciliar el sueño es todo un tema, y es por ello que las dificultades para dormir están en el podio de las consultas frecuentes al obstetra.

Las alteraciones del sueño van variando con el tiempo. Así, en algunos momen­tos nos sentimos ganadas por la somnolencia, mientras que en otros prevalece el insomnio. Las causas son varias, y van desde lo hormonal hasta molestias físicas o estrés, por la inminencia del parto y la llegada del bebé.

MUCHO SUEÑO

Según el obstetra Pablo Fernández, cuando una mujer sospecha que está em­barazada, seguramente sentirá que duerme más de la cuenta, la invade un can­sancio generalizado y quiere estar en reposo todo el tiempo. Las náuseas y vómitos del primer trimestre, también ejercen un estrés que hace que estemos más cansadas y durmamos más. El mejor remedio para este trastorno, aconseja el asesor, es el descanso.

¡NO DUERMO NADA!

Con el correr de los meses, aparece la contracara: el no poder dormir. Aquí también confluyen varios factores. Para Fernández, “algo que influye en el poco descanso de la embarazada es que con el paso del tiempo, sufre de­seos miccionales más frecuentes. Debe levantarse más veces a orinar durante la noche, provocando interrup­ciones del sueño”. También, explica el médico, casi al final del embarazo, los movimientos del bebé, pueden provocar que nos despertemos. Y luego se va sumando un tema importante: la ansiedad. ¿Un consejo? relajate, descansá, y disfrutá de este momento, que es único e inolvidable.

PASOS A SEGUIR

  • Descansá siempre que puedas y en lo posible, dormí la siesta.
  • Practicá gimnasia o realizá ejercicios durante el embarazo. êNo consumas café, mucho menos antes de acostarte.
  • Cená por lo menos dos horas antes de ir a la cama. Que sean cenas livianas.
  • Hacé pis antes de acostarte.
  • Acostate preferentemente sobre el lado izquierdo para no pre­sionar la vena cava. De esta manera se mejora el retorno venoso disminuyendo los edemas, y se logra una mejor oxigenación del útero y llegada de nutrientes al bebé (la irrigación está siempre asegurada por las dos arterias uterinas).
  • Podés utilizar algún almohadón o almohada para mejorar la cir­culación de las piernas, o simplemente para estar más cómoda du­rante la noche.

FÍSICO

Los dolores de piernas o de espalda, también influyen al mal dormir. El Dr. Fernández recomienda en estos casos:

  • Usar calzado de taco bajo.
  • Aumentar las horas de descanso.
  • No hacer fuerza.
  • Evitar la realización de ejercicios físicos intensos.
  • Recurrir al yoga u otros ejercicios que ayuden a mantener una buena postura y relajen la espalda.
  • No tomar analgésicos ya que pueden traer molestias estomacales .
  •  Utilizar durante el día algún tipo de faja que sostenga la panza para que la espalda no tenga que soportar todo el peso. 
  • No aplicar calor en la región lumbar ya que si se hace en exceso, puede producir contracciones.
Por Paula Radoviztki - Asesoró: Dr. Pablo Fernández, obstetra y ginecólogo del Hospital T. Álvarez, M.N. 83.717.
Etiquetado con: mamá , embarazo , sueño
¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Publicada en revista
PARA TI MAMA 63
Octubre 2015
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.