Embarazo

Enero 2016

Yoga en el embarazo

Por qué es recomendable esta práctica durante los 9 meses, y qué posturas debemos evitar.
Etiquetado con: embarazo , beneficios , actividad , yoga

Sabemos que desde el día uno en que entramos en la dulce espera, nuestro cuerpo empieza a cambiar, la ansiedad crece, y algunos miedos o dudas pueden llegar a aparecer. En esta etapa, realizar yoga nos ayudará a sentir mejor los cambios que se generarán, y ser más consciente de los mismos, comprendiéndolos y vivién­dolos plenamente.

Progresivo. Si nunca hiciste ejercicio ni practicaste yoga, la instructora Florencia Beber, recomienda que comiences una vez cumplidas las 12 semanas de embarazo, siempre con la autorización médica correspondiente, e informándote sobre la idoneidad del instructor con el que vas a tomar clase. Si en cambio ya tenés tu práctica, probablemente no haga falta que cortes, pero por las dudas, consultalo con tu obstetra.

Decile Sí. Beber cuenta que esta práctica brinda múltiples beneficios. Algunos de ellos son:

·Estira las fibras elásticas bajo tu piel: Es decir, distiende las paredes abdominales, evitando cualquier tensión, y preparando el vientre

para su mejor expansión, previniendo estrías.

·Evita dolores de la espalda baja: Producidas por el aumento de peso a medida que avanza la ges­tación.

·Mejora la circulación y oxigenación de la sangre saludable hacia la placenta.

·Reduce el estrés y la ansiedad.

·Expande la capacidad respiratoria: Permitiendo mantener la respiración amplia y profunda a lo lar­go del embarazo.

·Ayuda a mantener una mejor respiración: Durante el embarazo, el útero presiona el diafragma y los pulmones, llevando a que, a medida que crece la panza, la expansión en la respiración sea cada vez más reducida “La práctica de posturas y respiración específicos, expanden la capacidad respiratoria, garantizando entre otras cosas una buena oxigenación, permitiendo mante­ner la respiración amplia y profunda a lo largo del embarazo.”

·Brinda bienestar físico, emocional y espiritual: Y eso hace que estemos mucho más perceptivas y reflexivas.

Beneficios extra. La conciencia física y la respiración –ambos logros que nos da el yoga–, no sólo ayudan durante los meses de gestación, sino que son un gran aliado a la hora del trabajo de parto y al momento de pujar. “Los tejidos musculares están mucho más resistentes, más fuertes, más elásticos. La firmeza en los músculos previene el des­garro y a su vez al estar más flexible, se obtiene mejor resistencia”, señala la profesional, y agrega: “Esa conciencia general que genera el yoga, sirve en ese momento clave, para no agotar todas las fuer­zas, y poder ir regulándolas”.

 Por Paula Germino - Producción: Gigi Viappiani - Asesoró: Florencia Beber, instructora de Hatha Yoga en Fundación Columbia de Conciencia y Energía.

Etiquetado con: embarazo , beneficios , actividad , yoga
¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Publicada en revista
PARA TI MAMA 63
Octubre 2015
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.