Para Ti

Protagonistas

Mayo 2008

Moda Eco-Friendly

Productos textiles biodegradables, fibra de maíz, bambú, cáñamo, lana y algodón orgánico. La industria de la moda comenzó a usar materias primas por un futuro sustentable del planeta. Diseñadores como Giorgio Armani y Stella McCartney tienen sus propias líneas ecológicas, y varias marcas de alta gama también se suman a esta movida. Y aunque todavía, por sus costos, son considerados productos premium, los expertos auguran que en los años venideros esta moda será masiva. En la Argentina ya se pueden comprar algunos equipos “verdes”.

[ Texto Daniela Fajardo Fotos Claudia Martínez/gentileza Earth Pledge ]

  • Levi’s comienza a lanzar en el país una línea de jeans de denim orgánico.
  • Adidas Grün ofrece una amplia variedad de diseños en calzado deportivo; éste es uno de ellos.
  • Canguro de mujer realizado en bambú y algodón orgánico, de adidas.
  • Zapatillas biodegradables de la línea adidas Grün: tienen las plantillas de corcho y yute y la suela hecha con semillas de arroz.
Cuando las luces del gran salón del Gotham May 985 en la Sexta Avenida se atenuaron, y las modelos avanzaron sobre la pasarela vistiendo los treinta looks creados por los diseñadores más prestigiosos del mundo, con sasawashi –una tela japonesa creada con hierbas y papel–, cáñamo, fibras de maíz, piña, bambú y algodón orgánico, al público no le quedaron dudas: la tendencia es ser eco-friendly. Así de claro fue el mensaje en el desfile apertura de la Semana de la Moda en Nueva York, el pasado 31 de enero. El espectáculo se llamó Future Fashion, fue organizado por la asociación Earth Pledge –que apuesta a impulsar soluciones respetuosas con el medio ambiente en el mundo de los negocios– y convocó a griffes como Burberry, Calvin Klein, Jil Sander, Donna Karan, Givenchy, Moschino, Ralph Lauren, Stella McCartney, Yves Saint Laurent y Versace. “Buscamos que en el mundo del diseño haya un cambio. Este grupo, con su enorme influencia sobre lo que se usa, puede lograrlo. Estamos dando los primeros pasos explorando estos nuevos materiales. Es necesario para un futuro saludable”, declaró Leslie Hoffman, directora ejecutiva de Earth Pledge. Desde entonces, sea por puro marketing, por moda o por simple conciencia ambientalista, muchos prometieron incorporar fibras orgánicas en sus creaciones. Sin embargo, esta tendencia se manifiesta en varios aspectos. “Recién hoy el mercado está apto para incoporar este nuevo paradigma y consumirlo –afirma la diseñadora Soledad Offenhenden, quien junto a Verónica Alfie el próximo 27 de mayo presentará su laboratorio de tendencias Visiones, en el Malba–. El diseño orientado a la ecología toma relevancia cuando las sociedades modernas se encuentran en crisis y quieren reencontrar una relación con el ambiente que los rodea. Las preocupaciones sobre un mundo más sustentable hacen eclosión cuando se reformulan paradigmas con relación a nuestro entorno, hoy apreciado como hostil”.

Desde Greenpeace España están llevando adelante una campaña llamada Moda sin tóxicos. Aclaran que “no se trata de trabajar con seda o lino. El problema está en los tratamientos que sufren los tejidos. Agatha Ruiz de la Prada, Anke Schölder, Antonio Pernas, Carlos Diez, Carmen March, David, Delfín, Hannibal Laguna, Ion Fiz, Jocomomola, Josep Abril, Juana Martín, Juanjo Oliva, La casita de Wendy, Locking Shocking, Luxoir y Txell Miras han aceptado el reto de diseñar prendas sin tóxicos. En el proyecto participan, además, grandes empresas españolas, como Mango y Camper, que están trabajando en la búsqueda y utilización de alternativas más seguras. La moda española no sólo ha demostrado que sustituir sustancias peligrosas es totalmente viable, sino también que la sustitución es la única forma de asegurar la protección frente a la contaminación química”.

Barney’s, de Estados Unidos, anunció su compromiso con el medio ambiente al ofrecer, bajo el nombre de It’s organic, prendas ecológicas de marcas como Theory, 3.1 Phillip Lim y Stella McCartney. Y la empresa H&M tiene un “código de conducta” en el cual estipula que los proveedores deberán cumplir la legislación ambiental vigente, que refiere al manejo de productos químicos, a la gestión de residuos y a la depuración de aguas residuales. La marca de lencería Figleaves ofrece ropa interior diseñada con fibra de bambú por 42 dólares.

Amigos del verde

En la Argentina es difícil conseguir materia prima sustentable. Sin embargo, “desde hace dos años en el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) se está trabajando en la producción de materiales orgánicos, como la lana, junto con el SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), para desarrollar protocolos que puedan mantener la condición de fibra certificada orgánica hasta el momento de terminación de la prenda”, explica Patricia Marino, directora del Centro de Investigaciones y Desarrollo Textil. También están trabajando con otra línea de certificación para productos que estén libres de sustancias tóxicas para el organismo humano. “Promovemos la producción de fibras naturales porque Argentina tiene una vasta oferta. Productos como algodón, vicuña y guanaco son amigables con la ecología. Creemos que el consumidor valoriza cada vez más esta situación. Y desde Argentina tenemos la oportunidad de trabajar bajo esta premisa”, asegura Marino.

Hoy, varias marcas de primera línea ya ofrecen productos “verdes”. Adidas Originals presentó su línea adidas Grün, una colección cuyo objetivo es mejorar el medio ambiente mediante el uso de los recursos naturales del mundo. “Empezamos a incorporar esta línea desde este semestre y está dividida en biodegradables (productos que se degradan completamente), reciclables (productos hechos con restos de hilos y caucho) y fibras naturales (productos hechos con materiales orgánicos: algodón orgánico, bambú, semillas de sésamo, pulpa de madera, cáscara de arroz, cáñamo, soja y yute). Esto surgió como respuesta a un consumidor cada vez más comprometido con el medio ambiente”, explica Elizabeth Rovella, product manager de la línea Originals.
Levi’s comienza a lanzar en el país una línea de jeans de denim orgánico que ya se vende en Europa y Estados Unidos desde fines de 2006. “En el local que la marca tiene en Palermo Soho, en Paseo Alcorta y en Unicenter ya se está vendiendo un jean de hombre con estas características. Y para septiembre estaremos lanzando una línea de remeras realizadas con algodón orgánico producido en una cooperativa del Chaco”, estima Carolina Galano, gerente de marketing de Levi’s. Ona Saez también quiere imponer su mensaje ambiental. Santiago Sáez, dueño de la marca, dice: “El verano pasado presentamos una línea de camisetas con leyendas de compromiso ecológico y otra de jeans cuyo denim posee una fibra más corta, razón por la cual se puede lavar más rápido y así se baja el consumo de agua. Mi marca siempre estuvo comprometida con algo, y ahora es con lo ambiental. Creo que la moda pasa muy rápido y la ropa no deja nada. A esta altura de mi vida, quiero que mi ropa lleve un mensaje”. Actualmente, en asociación con Fundación Vida Silvestre, está lanzando una línea de remeras confeccionadas con algodón orgánico. Pero Sáez aclara que en el país no encuentra materias primas para su producción, razón por la cual debe traer recursos de Brasil y de Paraguay.

Bajo el nombre de Nike Considered, esta marca desarrolló un concepto de productos que tiende a simplificar tanto los materiales como los procesos que intervienen en su fabricación, a fin de seguir una política más acorde con los criterios de sustentabilidad y utilización de menos energía. “El foco en innovación y en el cuidado por el medio ambiente ha sido tradicionalmente un elemento central en el desarrollo y producción en calzado e indumentaria, que la compañía busca combinar cada vez más en nuevos desarrollos de productos. Así combina un diseño premium con la última innovación en performance, y al mismo tiempo hace un aporte concreto a la sustentabilidad”, asegura Diana Schenone, gerente de Relaciones Públicas de Nike Argentina. De cara a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, la marca presentó la revolucionaria tecnología Flywire, con hilos de alta resistencia que actúan como cables de un puente suspendido, con soporte técnico justamente donde el pie lo necesita. La tecnología snap-fit reduce considerablemente la necesidad de aplicar adhesivos, así como también incorpora el uso de materiales reciclados o sustentables. En el caso de la indumentaria, se utilizan materiales ecológicos y en el diseño se trata de disminuir la cantidad de cortes en las telas, con el fin de reducir los desperdicios.

Timberland es otra de las marcas que en la Argentina está comprometida a usar más energía renovable, más materiales reciclados y reutilizables, menos desperdicios, menos químicos y menos árboles. “Cada vez más, nuestros productos se realizan con procesos que no impacten en nuestro medio ambiente. Usamos algodón orgánico, lino, denim y cordones reciclados y suelas Vibram Ecostep con un 30 % de goma reciclada, realizados con restos de la producción de suelas, lo que ayuda a reducir los desechos y la fabricación de toxinas. El packaging utiliza la menor cantidad de tinta posible y es de cartón 100 % reciclado. En el mismo incluimos nuestra Nutritional Label, que describe el impacto que la fabricación de ese calzado tuvo en el medio ambiente. Casi el 80 % de nuestros zapatos usan algún tipo de componente reciclado. Además, creamos el sistema de medición Green Index, que mide tres factores clave que impactan en el medio ambiente y da un ranking al zapato que mide del 0 al 10; el valor más bajo es el de menor impacto en el medio ambiente”, asegura Estela Brennan, encargada de comunicacion de Timberland. Patagonia, la marca de ropa para deportes extremos, con sede en California y una sucursal en la Argentina, también persigue el objetivo de producir sin dañar el planeta y dona el 1 % de las ventas a los cientos de asociaciones de todo el mundo que luchan por proteger el medio ambiente. “El propósito de la marca es hacer el mejor producto, sin causar daño y usar los negocios para inspirar e implementar soluciones para la crisis ambiental. La marca usa poliéster reciclado, lana y algodón orgánicos”, señala Raúl Costa, representante de la marca en Argentina. Desde el diseño, Marcelo Senra fue uno de los pioneros en usar fibras naturales en sus colecciones. “Si bien su uso en nuestro país es limitado por la falta de recursos, yo utilizo algodón orgánico, capullo de seda, esponjas vegetales, hilos de papel, modales con fibras de bambú y madrás de la India, una especie de seda salvaje opaca y rústica. Creo que es importante trabajar con estos materiales por el bien de la ecología”, dice. Hace un año y medio, Julieta Gayoso comenzó a investigar qué materiales ecológicos había en el mercado y lanzó Indarra DTX, una marca de indumentaria con aplicación tecnológica. “Trabajo con algodón, telas de fibras de caña de bambú y Lyocell. Traigo el bambú en hilado de Brasil o de China, y acá lo tejemos, y el Lyocell, de Austria. Las tintas que utilizamos para las estampas son al agua, libres de solventes, y las camperas y chalecos están forrados con sarga de seda vegetal, una fibra de origen natural extraída de la pulpa de la madera que no se adhiere al cuerpo, no retiene los malos olores, y es hipoalergénica y antiestática. Vemos cómo cambia el clima y entonces es prioritario hacer algo por el medio ambiente”. Si hablamos de materiales reciclables, Aluminium Accesorios utiliza las chapas de las latas para el diseño de carteras y cinturones. Gilcella Santana, dueña de la marca, explica: “Se me ocurrió tejer carteras y cinturones con las chapitas de las latas de bebidas. Es una manera de reciclar lo que tarda años en degradarse. Es por el bien del planeta”, concluye.

Bolsas ecológicas

Desde su programa Get Fresh en Discovery Home + Health, la experta en vida ecológica Sara Snow predica dejar de usar bolsas de papel y de plástico. “Hay que empezar una colección de bolsas de tela re-usables que puedas llevar cada vez que vas al mercado. Creo firmemente que está en cada uno como individuo realizar pequeños cambios”, dice. En Argentina, la agencia de comunicación El Viaje de Odiseo inició una campaña para tomar conciencia sobre el uso y abuso de bolsas plásticas (nousobolsasplasticas.com). También puso a la venta una bolsa de tela confeccionada con algodón natural por la Cooperativa La Juanita y estampada por el grupo de arte callejero Run Don’t Walk, con pinturas catalíticas al agua, no tóxicas (sale $ 10). Para impulsar esta idea y generar otras que movilicen a la acción, inició asimismo una causa en Facebook que ya tiene más de 260 miembros (http://www.facebook.com/pages/No-Uso-Bolsas-Plasticas/15440053553). No uso bolsas plásticas es una iniciativa independiente y parte de una campaña de concientización llevada adelante por quienes integran este equipo, sin fines de lucro ni auspicios. Lo recaudado por la venta de las bolsas será destinado a fabricar nuevas bolsas y el dinero restante será utilizado para financiar proyectos sostenibles sugeridos por quienes adhieran a la causa. “Fabricadas fundamentalmente a partir de petróleo y gas, las bolsitas de supermercado –y sus semejantes– demoran cerca de 100 años en deshacerse en pequeñas partículas tóxicas. El plástico con el que están hechas es el componente de la basura que más aumentó en los últimos 35 años. En 2006, el 13,75 % del total de residuos eran plásticos, en su mayoría bolsas de polietileno”, comenta Luciana De Luca, de la agencia de comunicación.

En Buenos Aires, por ahora Wal-Mart es el único supermercado que adoptó las bolsas oxi-biodegradables. Comprometerse con la ecología requiere enfrentarse a muchos retos. Uno de ellos es la búsqueda de los materiales sustentables de alta calidad, y a veces las marcas no encuentran telas que puedan reemplazar las que no son ecológicas. Otro reto es ver cómo bajar los costos, ya que las prendas ecológicas, debido a las materias primas utilizadas y los procedimientos requeridos, son costosas. Por ejemplo, un jean orgánico de Stella McCartney en Barney’s cotiza a 325 dólares. Así, consumir eco-moda hoy es todavía un lujo. Ojalá que no pase de moda antes de que se vuelva accesible a todos los bolsillos, por el bien del planeta.

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Comentarios
PUBLICIDAD
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.