Para Ti

Protagonistas

Septiembre 2017

Museo del look

La colección cápsula de la dupla Yayoi Kusama y Louis Vuitton en el Reina Sofía de Madrid y el Centro Pompidou de París. Balenciaga en el Musée Bourdelle de París y en el Victoria & Albert de Londres. Manolo Blahnik en el Palazzo Morando de Milán… La moda invadió los museos o los museos se pusieron de moda.
  • La exposición que rinde homenaje a Balenciaga se podrá visitar en el Victoria & Albert Museum hasta el 18 de enero de 2018.
  • Moda Salvaje, de Alexander McQueen (Metropolitan Museum of Art de Nueva York, 2011).
  • Margiela en los años de Hermès (Museo de moda de Amberes, Bélgica, 2017).
  • Iris Van Herpen (High Museum of Art de Atlanta, EE.UU, 2016).
  • La muestra China a través del espejo atrajo más de ochocientas mil visitas al Met en 2015.
  • En 2013, el Centro Cultural Recoleta expuso De Bogani al diseño de autor.
  • In your face, la muestra de Mario Testino en Malba, en 2014.
1 de 8

"Todo es arte... ¡arte! ¡arte! ¡arte!”, diría nuestra queridísima Marta Minujín. Y la moda también. O al menos no podemos negar que estas dos disciplinas están ligadas por un vínculo tan estrecho que es difícil de desmembrar. Incontables fueron las veces que un diseñador de moda se inspiró en una obra artística, como aquel vestido Mondrian que Yves Saint Laurent materializó en los años sesenta... Nadie se atrevería a discutir el lazo entre Elsa Schiaparelli y el surrealismo, o el que se dio en 2012 entre la artista japonesa Yayoi Kusama y la firma francesa Louis Vuitton. Además de una colección cápsula que incluía ropa y accesorios, la dupla Kusama-Vuitton generó una exposición de arte itinerante que se exhibió en museos como el Reina Sofía de Madrid y el Centro Pompidou de París, entre otros. Una de las exhibiciones más populares en el Metropolitan Museum of Art’s de Nueva York fue China a través del espejo, en 2015. Esta muestra, que exploraba las influencias asiáticas en Europa a través de la indumentaria, desde sus primeros contactos en el siglo XVI hasta la actualidad, fue visitada por más de ochocientas mil personas y se convirtió en la quinta más vista en la historia del museo. Este año el MoMa volverá a vestirse a la moda, setenta años después de la muestra llamada ¿Es la ropa moderna? El templo neoyorquino exhibirá, a partir del 1º de octubre, ¿Es la moda moderna? que reúne 99 prendas que han jugado un papel clave en nuestra cultura durante los últimos cien años. Balenciaga tuvo recientemente una exhibición en honor a sus 100 años con la moda en el Musée Bourdelle de París y otra, en el Victoria & Albert de Londres que se podrá visitar hasta el 18 de enero. Manolo Blahnik expuso en el Palazzo Morando de Milán; en San Petersburgo; actualmente está en Praga –hasta el 12 de noviembre– y más tarde viajará a Madrid y Toronto. O la moda invadió los museos o los museos se pusieron de moda…

La exposición que rinde homenaje a Balenciaga se podrá visitar en el Victoria & Albert Museum hasta el 18 de enero de 2018

MODA, MODA, MODA! “Observar y admirar indumentaria en un museo no es lo raro. Lo que nos llama la atención es la contemporaneidad. Estábamos habituados a verla en aquellos museos que muestran la historia del traje, más como un elemento costumbrista o un racconto de épocas y estilos, en cambio ahora se la exhibe desde un punto de vista más conceptual, ya no –o al menos no solo– desde el vínculo histórico y funcional. La moda en este caso está pensada como un objeto escultórico, una obra artística conceptual e individual”, explica Vicky Salías, diseñadora de indumentaria y directora del Museo de la historia del traje. Sin duda, ese logro se lo debemos a Diana Vreeland quien, al finalizar su carrera como directora editorial de la Vogue norteamericana, ingresó como colaboradora en el Instituto del traje del Met en 1973. A diez años de su debut, Vreeland presentó la primera retrospectiva de un diseñador vivo, Yves Saint Laurent. La exhibición, además de dar mucho de qué hablar –especialmente a las críticas–, fue récord de público. “El diseñador se vive más como un artista, es como si la moda subiera de categoría intelectual al ser pieza de un museo”, comenta Salías. Y, curiosamente, el museo también se transforma: “Por un lado, el que es habitué del museo, si bien no forma parte de un público específico de moda, puede ‘leer’ la estética y aprender –o relacionarlo con– otras cosas. Por otro lado, la moda convoca, suelen ser muestras más masivas porque la moda es algo con lo que todos nos relacionamos de alguna manera. Es algo cercano, más popular y eso es lo que hace que sean muestras tan exitosas”. En 2011, Belleza Salvaje, una retrospectiva sobre el trabajo de Alexander McQueen a poco más de un año de su muerte, convocaba a más de medio millón de personas, quedando en la lista de las diez exhibiciones más visitadas en la historia del Met. Es como si el museo le quitara el velo banal a través del cual la sociedad suele ver la moda. Mucha gente mira los desfiles en busca de tendencias, pero en un contexto más formal como una muestra de arte puede apreciar los discursos de moda. Un diseñador es un comunicador, y que en V&A enuncie a Cristóbal Balenciaga como “el padre de la forma” lo hace más verosímil que si sólo figura en el título de un artículo de Vogue. Saca al maniquí del couturier de su contexto (taller) y lo coloca al nivel de las Forsters Codices de Leonardo Da Vinci, sólo por el hecho de compartir espacio. Tal vez muchos desconocían a Rei Kawakubo o eran incapaces de relacionarla con Comme des Garçons antes del 4 de mayo pasado, cuando se inauguró una exposición en su honor en el Met. Ése es el efecto de la dupla moda-museo, la moda se expande y el arte también.

MODA Y ARTE CON IDENTIDAD NACIONAL. En Buenos Aires, desde 1972 funciona el Museo de la historia del traje, una entidad que se dedica principalmente a guardar testimonio y recrear el mundo de la moda, el lenguaje del traje y la vinculación del vestido con el arte y su contexto social. Pero a partir de finales de octubre expondrá también muestras temporarias con el fin de rotar más la colección del museo y sumar diseñadores y artistas contemporáneos. “Nuestra primera exhibición tiene como eje temático el mundo vegetal en diferentes períodos históricos y orígenes, desde el siglo XVIII hasta la actualidad”, aclara su directora, Vicky Salías. Aunque no sólo en el Museo de la historia del traje podemos ver moda: en 2013, el Centro Cultural Recoleta rindió homenaje al modisto Gino Bogani y en 2014 Colección Fortabat expuso Universos de moda, una muestra en la que participaron diseñadores locales de primer nivel. Malba es una de las instituciones más ligadas al mundillo fashion contemporáneo, ha organizado desfiles con diseñadores latinoamericanos y una de sus muestras más concurridas tuvo a la moda como protagonista: In your face, del fotógrafo Mario Testino. Es evidente que de este lado del mundo la moda nos importa ¡mucho! y el arte también.

 

textos MARIELA RAFFAELLI (mraffaelli@atlantida.com.ar) fotos ARCHIVO ATLÁNTIDA

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Comentarios
Publicada en revista
PARA TI 4964
Septiembre 2017
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.