Para Ti

Foodies

Mayo 2017

Narda para chicos

Inspirada en su hija Leia, Narda Lepes nos adelanta cómo será su nuevo libro, dedicado a padres con hijos de hasta 5 años. La cocinera nos revela los secretos para lograr que los chicos coman rico y variado. Además, cuatro de sus recetas favoritas.
Etiquetado con: recetas , foodies , Narda Lepes

Después de dos décadas de carrera como una de las chefs más importantes del país, a Narda Lepes (44) le tocó enfrentar al comensal más exigente e importante: su hija Leia (6), fruto de su relación con el productor de cine Alejo Rébora (32). Y, antes de seguir con esta entrevista, cabe destacar que… sí, ¡su nombre fue elegido en honor al personaje de la película de La Guerra de las Galaxias! “La princesa Leia de Star Wars es un ícono cultural y es un personaje que especialmente me encanta. Soy fan de toda la saga”, confesó la cocinera del momento. Pero su pequeña hija tiene mucho más que un nombre de princesa. Es dueña de un paladar curioso, exquisito y un poco pretencioso. “Antes de ser madre yo ya venía investigando sobre la alimentación en los chicos y cómo funciona su sistema digestivo. Manejaba muy bien la práctica, pero no tenía idea de la teoría –explica entusiasmada–. Cuando nació decidí probar una nutrición consciente, sencilla y variada. Quiero formarle un buen paladar. Que no sienta que tiene que comer algunos alimentos porque le hacen bien, sino porque le gustan”. Hoy, la pequeña Leia disfruta desayunando una sopa, adora la granada, puede devorar una palta como si fueran caramelos, es fan de los fideos con manteca, la carne, el arroz y la pizza. “Pero su gran amor es el dulce de leche y los alfajores. ¡Puede comerse el paquete entero”, confiesa entre risas Narda quien, con toda su experiencia acaba de lanzar Ñam ñam, el manual para alimentar a un pequeño omnívoro, su primer libro pensado para todos aquellos padres con hijos de hasta cinco años. “Para hacerlo consulté a nutricionistas, pediatras y leí muchísimo. Pero también puse al servicio toda mi experiencia como madre. En esas páginas van a encontrar de todo: recetas, consejos, tips para armar una buena lunchera, ideas para el menú de cumpleaños y una guía para que puedan regular de la mejor forma la cantidad de sal, azúcar y grasa”, adelanta. ¿Se puede alimentar bien a un chico y no morir en el intento? Narda asegura que no sólo es posible, sino que además es una de las tareas más importantes y reconfortantes de la maternidad.

¿Hay alguna comida que no le guste a Leia? No le copa mucho el pescado, las hojas verdes crudas y no quiere saber nada con la fainá (risas). Antes no comía zapallo, pero ahora sí.

¿En tu casa hay comida chatarra? No, en casa no. Capaz hay alguna galletita, pero las más saludables que encuentre. Ella no tiene ningún alimento prohibido, come papas fritas, pancho, helado, de todo. Obvio que cada tanto vamos a comer hamburguesas afuera, pero en nuestra casa se come fresco y sano.

¿Qué lleva al colegio? Al mediodía come el menú del comedor, lo mismo que todos sus compañeros. Yo le mando algún snack que pueden ser uvas, una galletita japonesa de chocolate, tomates cherry, un pedazo de tarta o cereales. ¡Lo que haya en casa!

En un momento fuiste vegetariana, ¿te gustaría que ella lo sea? No, yo quiero que sea omnívora, pero en las proporciones correctas: poca carne, pero buena, muchos vegetales y legumbres.

¿Qué preparás para comer en sus cumpleaños? Hago bandejas chiquitas: rueditas de choclo, papas al horno, tomate cherry, galletitas de queso, galletitas dulces, chocolate cortados en cuadraditos, frutas, sandwichitos, milanesitas de queso y otras opciones, ideales para probar de todo.

¿Y la torta la hacés vos? ¡Obvio! Pero hago tortas poco convencionales para comer de la fuente y sin ensuciar (risas). Muchas están en mi libro. Generalmente agarro una canaleta de zinc con papel manteca y arriba le pongo un poco de bizcochuelo de torta, crema rosa, frutillas, arándanos, estrellitas, merengue blanco roto… ¡de todo! Lo acomodo simpático con cucharitas alrededor y listo.

¿A Leia le gusta cocinar? A veces le divierte, pero otras se aburre y se va (risas). Pero le enseñé cómo tomar los cuchillos y a cuidarse las manos. Corta súper prolijo y rompe los huevos perfectos. Está en una época en la que un día cocina, otro día canta y al otro saca fotos. A futuro la veo comiendo rico y bien, por eso quiero que aprenda a cocinarse.

¿Tu marido cocina? Hace lo que puede… Leia siempre lo burla porque se le pega todo (risas). Se las rebusca y es bueno condimentando ensaladas. La realidad es que, si estoy en casa, me ocupo yo de la comida. Ojo, no hago todo súper elaborado, pero resuelvo con lo que hay como la mayoría de las mamás.

¿De qué manera se construye el paladar de un chico? Agregando a los platos de siempre condimentos, variando las recetas, siguiendo la estacionalidad y siendo un buen ejemplo para ellos. Los chicos repiten los hábitos que ven en sus casas. Si toda la familia toma gaseosa, seguramente ellos también. El clima tiene que acompañar.

¿Cómo hacemos para que nuestros hijos coman más verduras? El ser humano es un animal de costumbres. Así como te termina gustando la gaseosa light o el whisky –que convengamos que no son nada ricos– a la larga también te termina gustando cualquier tipo de comida. Una de las claves es darle cada vegetal por separado y sin sal desde chiquitos, así aprenden a saborearlos. El cuerpo los va a recibir con bombos y platillos.

¿Es más caro preparar comida saludable? Si querés soluciones mágicas y comprás todos frascos del supermercado que dicen light, sí. Las empresas toman ventaja del mundo saludable. Pero si te inclinás por los productos de estación no tiene por qué ser caro. Para comer sano sólo es necesario ocuparse, organizarse y tomar buenas decisiones.

 

Hummus Barbie

Ingredientes: 3 remolachas medianas, bien cocidas y peladas; 1/2 taza de nueces; 1 diente de ajo picado; 1 cda. de tahine (pasta de sésamo); 1 cda. de jugo de limón; 1/4 taza aceite de oliva; 2 cdas. de agua; comino (opcional); sal y pimienta. Para acompañar: palitos de vegetales y/o grisines. Preparación: procesá las nueces hasta que se hagan polvo o arena. Agregá las remolachas cortadas groseramente y el resto de los ingredientes. Volvé a procesar todo hasta que resulte una pasta lisa. Queda de un color espectacular y es realmente sabrosa. Podés usarla para comer con arroz, en sándwich, como dip o como aderezo para pescados o pollo.

Muffins salados de berenjenas

Ingredientes: 250 ml de leche; 200 g de manteca derretida; 4 huevos; 400 g de harina; 1 cda. de polvo para hornear; 1 cda. de bicarbonato de sodio; 1 pizca de sal y otra de pimienta; 1 cda. de azúcar rubia; 2 berenjenas cortadas en daditos; hojitas de tomillo; hojitas de orégano; 1 cdta. de cúrcuma; 1 cdta. de canela en polvo; 1 cdta. de curry en polvo; 10 tomates cherry asados al horno con hierbas o 1 cda. de pasas de uva rubias; 1 puñado de castañas de cajú picadas; 100 g de queso feta; 1 cda. de semillas de sésamo; 1cda. de semillas de girasol; aceite de oliva y sal. Preparación: para hacer la masa de muffins mezclá por un lado la leche, la manteca y los huevos. Luego, agregá el resto de los ingredientes. Para el relleno, salteá, con un poquito de sal y aceite de oliva, las berenjenas con las hierbas, la cúrcuma, la canela y el curry hasta que estén doradas. Dejalas enfriar un poco y agregalas a la mezcla anterior junto con los tomates, el queso y las castañas de cajú. Rellená los moldes de muffins y terminalos con las semillas. Cociná en el horno a 180 °C hasta que al insertar un palillo este salga limpio.

Vegetales asados

Ingredientes (para una fuente grande): 2 zanahorias (baby, redondas, amarillas); 1 papa; 1 batata grande; 1/2 calabazas; 1/4 zapallo; 1 nabito; 1 echalotte (muy picado) o cebollas; 1 diente de ajo bien picado; pimienta; 1/3 de taza aceite de oliva; tomillo; 1 pizca canela; 1/2 cda. de azúcar rubia y 1/2 vaso de jugo de naranja. Preparación: precalentá el horno a temperatura media y la fuente que vayas a usar. En un bowl poné todos los vegetales cortados más o menos del mismo tamaño (la batata y la calabaza un poco más grande que la papa y la zanahoria). Condimentá con pimienta, un chorrito de aceite de oliva, tomillo, canela, azúcar y el jugo de naranja. Poné todo en la fuente precalentada y cociná en horno medio hasta que los vegetales estén cocidos y dorados. De acuerdo al tamaño que los hayas cortado, la cocción dura entre 30’ y 45’.

Arroz con leche rosa

Ingredientes: 150 g de arroz doble Carolina; 1,5 l de leche; 200 g de azúcar; 1 rama de canela; 1 vaina de vainilla y 3 cdas. de jugo de remolacha. Preparación: remojá el arroz con la leche durante 2 o 3 horas. Esto es clave para que resulte cremoso. Agregá el azúcar, la canela y la vainilla. Cociná en una olla, a fuego fuerte, hasta que rompa hervor. Bajá el fuego a mínimo y continuá con la cocción, revolviendo de vez en cuando para evitar que se pegue, unos 15’ más. A los 10’ agregá el jugo de a poco para darle color. Una vez frío, podés agregar frutillas, frambuesas, arándanos, moras o lo que más te guste.

Texto AGUSTINA D’ANDRAIA (adandraia@atlantida.com.ar) fotos GENTILEZA EDITORIAL PLANETA

Etiquetado con: recetas , foodies , Narda Lepes
¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Publicada en revista
PARA TI 4946
Mayo 2017
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.