Para Ti

Nosotras & Ellos

Abril 2017

Nosotras & Ellos

La tecnología es otro de nuestros campos de lucha y conquista. Hablemos de mitos y verdades sobre cómo funcionan las cosas para Nosotras y Ellos.

Maestras de tecnología

por QUENA STRAUSS, periodista. ilustración VERÓNICA PALMIERI. 

Dicen que somos “negadas” para los aparatos, para las conexiones, para la tecnología toda. Que mostrarle a una mujer una zapatilla exultante de cables y luces equivale a enrostrarle a un pobre vampiro una ristra de ajos. No comenzaré aquí con la ya trillada apología de la científica, ni saldré con Marie Curie, Rachel Carson o Alma Byron, la hija del famoso lord que desarrolló una primitiva versión de la computadora hace más de dos siglos. Prefiero quedarme con lo que veo a diario, y lo que veo es una marcada inclinación en los varones a meterse de cabeza con pantallas y cableríos (así no tengan demasiada idea del tema y terminen quemando todo) mientras que la mujer tiende a huir del combate con controles. Desde luego que hay chicas todo terreno que surfean los complicados mares de la programación y hasta distinguen la diferencia entre hardware y software. Así y todo, reivindico la actitud de las chicas para hacerlo con más imaginación y talento que con conocimiento puro y duro. Vean si no: el año pasado mi computadora había quedado completamente aislada de la red y no había quién pudiera resolver aquel misterio del cable pago en término e Internet sin funcionar. Hasta que reparé en que en un rincón de mi estudio había un cable de datos estrangulado por la puerta. Santo remedio: le pegué un par de sopapos, le devolví su forma original, retiré de su camino la puerta opresora y todo volvió a la cyber normalidad. ¿Qué creo entonces? Que sólo nos falta un poco de práctica y de interés para convertirnos en auténticas maestras de tecnología. Porque lo que es a inventiva e intuición, está claro que no hay quién nos gane. x

El tara service

por LUIS BUERO, periodista

En una nota periodística se divulgó que sólo una mujer cada tres varones trabaja en una empresa dedicada a la tecnología. Esto potenciaría aquella falsa teoría popular que afirma que al universo femenino no le interesa lo técnico, y que esta área es absolutamente masculina. Nada más lejos de la verdad en 2017. Primero porque hoy la tecnología se distribuye en pantallas y chirimbolos comunicacionales que ellas manejan más rápido que nosotros. Para prueba de esto está mi nieta de seis años. En segundo lugar, aquel mito de que los machos somos los gerentes de familia, los famosos arregla tutti, tampoco se aplica, especialmente conmigo, y me arriesgo a decir que con casi ningún hombre promedio nacido y criado en las últimas décadas. Cuando era muy chico leía la revista Rico Tipo, y ahí había una historieta, “Tara Service”, creada en 1936 por Eduardo Ferro, que hoy tiene su página de fanáticos en Facebook, y contaba las aventuras de un gordito que era llamado para arreglar electrodomésticos y los rompía peor haciendo cualquier desastre. En mi casa yo soy ese, el tara service. Porque un varón, a menos que haga cursos de electricidad, plomería, carpintería, cerrajería, mecánica del automóvil, aunque sea por correspondencia, cuando nace está en medio de dos posibilidades, ser un sabio o un inútil. En general estos conocimientos se transmiten de padres a hijos, cuando el progenitor sabe y tiene la intención de enseñarle a su crío. A mí no me tocó esa opción. Aun así, atando dos alambres o mezclando dos cables, probando, intento arreglar artefactos, hasta que el olor a quemado me indica que debo ¡llamar ya! a un especialista.

¿Te gustó esta nota? Compartíla:
Comentarios
Editorial Televisa
Editorial Atlántida
©2013 PARA TI ONLINE. Todos los derechos reservados.