Había una vez una banana que se convirtió en vestido… (un cuento de moda sustentable)

En sintonía con el cambio de paradigma de la moda que busca ser cada vez más amigable con el medio ambiente, Alenkie es una nueva marca de ropa “slowfashion” que trabaja con telas de cáscaras de banana y naranja, redes de pesca, nailon y poliester reciclados.
La colección sustentable de Alenkie. Foto: gentileza foodosophy.

“La moda no va a cambiar el mundo pero la mujer que la usa sí”. La frase es casi un manifiesto de Nana Metanjian, la creadora de Alenkie, una marca de “slowfashion” que usa telas de cáscaras de banana y naranja, redes de pesca abandonadas, y nailon y poliester reciclados, PET reciclado y Tencel

Con prendas de diseños simples y la mayoría en oversize, la intención de la marca es demostrar que “no es necesario seguir usando recursos naturales para fabricar productos de calidad”.

De eso se trata la moda sustentable que empieza a ser tendencia.

Alenkie apunta a un nuevo paradigma de la moda. Foto: gentileza foodosophy.
Prendas de Alenkie con materiales reciclados. Foto: gentileza foodosophy.
En Alenkie nada se pierde y casi todo se transforma. Foto: gentileza foodosophy.

Alenkie tiene un flamante espacio de diseño/showroom en Palermo, en Pasaje Russel 5080 (entre Borges y Thames), apuntando hacia un consumo consiente y una economía más circular. “La idea es reciclar la basura que generamos y darle otra vida, convertirla en algo positivo y hermoso”, explica Nana Metanjian, y comparte su anhelo: “Esta colección va a impulsar una consciencia ambiental. No es una moda ni una tendencia pasajera, sino una militancia activa que mi marca capturó como misión y lucha”.

Colección Alenkie 2019. Foto: gentileza foodosophy.

Por una moda más sustentable: Las perchas de plástico en la mira de la moda sustentable

Estampados y diseños de Alenkie. Foto: gentileza foodosophy.
La moda sustentable de Alenkie. Foto: gentileza foodosophy.

Nana Metanjian llegó hace seis años desde Armenia -su país natal-, se enamoró de Argentina y junto a su marido decidieron quedarse a vivir en nuestro país, donde hoy crían a sus dos hijas. Además de apasionada de la moda y del medio ambiente, ella es traductora de alemán, y también habla ruso e inglés.

La industria de la moda se pone verde… ¿Qué es el Pacto de la Moda?

Nana Metanjian llegó hace seis años desde Armenia y se radicó en nuestro país con su familia. Foto: gentileza foodosophy.
Ir Arriba