Así se transformó una masía catalana del siglo XIV en una encantadora residencia rural – Para Ti
 

Así se transformó una masía catalana del siglo XIV en una encantadora residencia rural

Deco
Deco

Lo que fue una antigua masía catalana se convirtió primero en un hotel boutique y hoy es una fascinante casa familiar en el campo. En la Semana Deco Para Ti hablamos con el creador de esta genial obra.

Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.

Originalmente, el edificio fue una masía, toda de piedra, que databa del siglo XIV. Estaba en ruinas, pero su potencial para volver a ser habitada y disfrutada sin embargo era altísimo.

Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.

Así empieza a contar -en exclusiva para la Semana Deco Para Ti- su obra el arquitecto Lucio Gernaert Willmar (@gernaert en Instagram).

Eso es lo que vieron los responsables de la restauración completa de este lugar con una gran historia a sus espaldas, ubicado fuera de las murallas del pequeño pueblo medieval de Ullastret, en el Baix Empordá catalán, y a solo 500 metros de las ruinas ibéricas que datan del siglo V A.C.

Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.

Una masía, un hotel boutique, y una casa con historia

En general, las masías antiguas son construcciones de un mono volúmen simple, a 2 aguas, y su relación con el exterior es solo a través de ventanas que miran a sur.

Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.

Bajo esa cubierta se resolvían todos los usos de vivienda y trabajo (guardado y cuidado de animales, herramientas para el campo y forrajes, entre otros usos).

El desafío del equipo de Gernaert Willmar fue encontrar una masía con ricos e interesantes espacios exteriores, como la terraza con vistas al Ampurdán, un patio que en su momento fue patio de maniobras de una granja de animales, y un pequeño jardín amurallado.

Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.

Todo esto sumado a variadas cuadras (caballerizas) distribuidas en forma muy fragmentadas.

El resultado fue la transformación del histórico lugar en un pequeño hotel rural de 7 habitaciones en donde los espacios exteriores integrados entre si le dieron carácter único de hotel-casa. Más adelante, el hotel cerró sus puertas para volver a ser -en la actualidad- residencia privada de una familia.

Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.

Los tres espacios exteriores quedaron relacionados entre sí de forma muy natural y armónica.

La rehabilitación integral fue realizada con mano de obra de especialistas del lugar y respetando al máximo su historia y la esencia original de su construcción.

Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.
Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.

Los pisos hidráulicos (calcáreos en tramas) fueron recuperados y completados en toda la planta alta y locales húmedos. En la zona de las cuadras se utilizaron madera antigua de tablones reciclado.

Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.
Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.

Los cielorrasos de bovedillas, bóvedas de piedra y cañizo, madera antigua fueron rehabilitados respetando su impronta original.

Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.
Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.

El paisajismo, clave en la composición final de patios, huerta y piscina fue diseñado en plena armonía y respeto por lo local.

Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.
Foto: gentileza Lucio Gernaert Willmar.

Producción: Mery de la Cruz.

Más Semana Deco Para Ti: El mejor hotel de Miami tiene acento argentino: un video para conocerlo por dentro

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig