El drama de Julieta Prandi y el temor por sus hijos

La modelo atraviesa un conflictivo divorcio y denuncio a su ex por violencia familiar. Se quedó sin casa y hoy su principal preocupación es que sus hijos no sean sometidos como le sucedió a ella.
Julieta Prandi

La distancia y el tiempo nos dan perspectiva y a Julieta Prandi la ayudaron a comprender que lo que ella había pensado que era un matrimonio, una familia era más bien “una cárcel”.

Fue el 9 de octubre, después de hacer una denuncia por violencia familiar, que Julieta logró poner en palabras lo que había vivido en su matrimonio con Claudio Contardi y detectar en sus propios hijos, Mateo (8) y Roco (4), lo que ella vivió y ya está superando.

“Yo a Mateo lo veo hoy y me veo a mi el año pasado: asustada, angustiada, con miedo, siendo un títere de alguien. Así viví mucho tiempo. Y hoy siento que es Mateo la víctima. Cuando yo estaba en mi casa y entraba él, me faltaba el aire. Siento que eso le está pasando Mateo. Yo ya tuve miedo por mí, pero hoy no. Hoy tengo miedo por mis hijos”, confesó Julieta en una entrevista a Infobae.

Julieta Prandi en unas vacaciones con sus hijos Roco (4) y Mateo (8)

Una historia de sometimiento

Julieta se casó con Contardi en el 2011, después de tener a su primer hijo. Estaban juntos desde el 2008. Lo hizo completamente enamorada y confiando en el hombre que tenía a su lado. Tanto confió que le entregó un poder para que él pueda cobrar los honorarios de su trabajo como modelo.

Gracias a su trabajo en 2010 Prandi se pudo comprar su primer departamento en Libertador y Congreso, pero hoy esa propiedad está en manos de Ezequiel, el hijo de un matrimonio anterior de Contardi.

Con la excusa de comprar algo más grande, su esposo le propuso poner ese departamento a nombre de su hijo que acababa de terminar el secundario y la nueva casa la escrituró a su nombre y el de su madre, dejando a Julieta sin posibilidad de reclamo por esa propiedad. Todavía no estaban casados.

“No me di cuenta de que me estaba sacando mi casa y que la nueva la estaba poniendo a su nombre. No me di cuenta de la jugada que me hizo hasta que me asesoré con mi abogada y supe que ni Libertador ni Deheza me quedaron a mí… Claro, yo estaba embarazada, yo estaba por parir. En ese momento estaba enamorada, confiaba ciegamente“, relata Julieta en la entrevista.

Hoy Julieta alquila un departamento donde vive con sus hijos y tuvo que pedir un préstamo para amoblarlo. Contardi se quedó con la casa y otras propiedades más que puso a nombre de familiares.

La separación

Julieta Prandi

En febrero de 2019, la modelo y conductora tomó la decisión después de amenazas y de entender que ya había agotado todos los caminos para tener una familia con Contardi.

Puede interesarte

“Todo el 2018 vivimos bajo el mismo techo con un montón de artimañas que él utilizó para retenerme. La primera era el diálogo, “pensalo”, no sé qué… La segunda fue la amenaza: Me voy a matar si terminamos’. La tercera fue:Esto fue una estafa de tu parte, un acto premeditado. Vos sabías que te querías separar y por eso esperaste a mudarnos“, cuenta hoy Prandi

Antes de tomar la decisión hubo situaciones de violencia, personajes extraños que eran protegidos de Contardi y hechos inexplicables como la desaparición de la billetera de Julieta (después se enteró que fue su ex quien se la sacó), su celular metido en el freezer o la imposibilidad de hacerse con su propio pasaporte en manos de Contardi.

Julieta se fue a medidos de febrero y en marzo su ex habría comenzado a convivir con quien hasta ese momento presentaba como la niñera, Cynthia. Irregularidades en esa dinámica, como que sus hijos deban compartir la habitación con la hija de 12 años de la nueva pareja de Contardi o que el más pequeño deba dormir con su papá y su nueva pareja en la misma cama, llevaron a la modelo a hacer una presentación ante el juez.

Por decisión judicial hoy los chicos no duermen en la casa de su papá y Prandi y Contardi tienen una perimetral que les impide verse y los chicos son entregados por terceros.

Ir Arriba