En el Día Nacional de la Lucha contra la Obesidad insisten con retomar las cirugías bariátricas para bajar el riesgo de covid – Para Ti
 

En el Día Nacional de la Lucha contra la Obesidad insisten con retomar las cirugías bariátricas para bajar el riesgo de covid

Lifestyle
Lifestyle

La Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad (SACO) asegura que es necesario que se retomen las cirugías bariátricas con urgencia ya que esto evitará a muchos pacientes obesos seguir sufriendo las graves consecuencias de sufrir covid.

La cirugía bariátrica es necesaria para bajar el riesgo de covid en pacientes con obesidad. Foto: 123RF.

En este día tan especial recibimos una noticia muy importante: “En tan solo 3 meses podríamos sacar del riesgo aumentado ante el covid-19 a la mayoría de las personas con obesidad severa”, aseguro el doctor Pedro Martínez Duartez, presidente de la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad (SACO). Destaca, además, la necesidad de reiniciar con urgencia los tratamientos quirúrgicos para evitar el empeoramiento de la salud de aquellos que padecen exceso de peso severo.

Los obesos son pacientes de riesgo


A pesar de que la obesidad grados II y III -definida por un índice de masa corporal superior a 35- fue reconocida recientemente por el Ministerio de Salud de la Nación como un factor de riesgo ante el covid-19, en la actualidad no está garantizado el acceso al tratamiento de esta enfermedad compleja y multicausal, que afecta en la Argentina al 25,4% de la población.


El contexto de la actual pandemia no hizo más que profundizar un problema que en realidad viene de larga data, pues ya previo al covid-19 menos del 1% de los candidatos a la cirugía de la obesidad -considerada el mejor tratamiento electivo para los grados severos de esta enfermedad- puede acceder a ella.

“Las medidas sanitarias para prevenir contagios masivos y las restricciones impuestas en relación a la pandemia de covid-19 han tenido como efecto no deseado la parálisis de la atención médica programada en general, una disminución en más del 90% de las cirugías bariátricas, y un 75% en las consultas pre y postoperatorias bariátricas, según una encuesta realizada por SACO, dejando a muchos pacientes con obesidad expuestos a sufrir graves consecuencias ante una eventual infección por virus SARS-CoV2”, explicó el doctor Pedro Martínez Duartez, presidente de la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad (SACO).

También afecta a los jóvenes


“Existe evidencia clara, desde los comienzos de la pandemia, de que la obesidad predispone a un mayor número de casos graves de covid-19 en los jóvenes, aumenta el riesgo de complicaciones (3,4 veces más posibilidades) y también la tasa de mortalidad”, enfatizó Martínez Duartez, quien recordó que en pacientes que padecen obesidad aumenta el riesgo de infección por el virus SARS-CoV2 y se prolonga el tiempo de su eliminación corporal, por ende, la posibilidad de contagiar, por lo que se sugiere mayor tiempo de aislamiento que en los pacientes de peso normal.

“A la gran mayoría de los pacientes con obesidad severa podemos sacarlos en poco tiempo -alrededor de tres meses- del criterio de riesgo ante el covid-19 mediante la cirugía de la obesidad”, resaltó el presidente de la SACO.


En ese sentido, una publicación reciente elaborada por el capítulo latinoamericano de la Federación Internacional para la Cirugía de la Obesidad y los trastornos metabólicos (IFSO-LAC, por sus siglas en inglés) alertó que “la reanudación del la cirugía metabólica y bariátrica electiva debe ser una prioridad, tal vez similar a la cirugía oncológica”, y recomendó “tratar a pacientes con obesidad en un área NO COVID” para garantizar la seguridad del paciente y del equipo médico.

Muchas cirugías suspendidas


“Las crecientes tasas de obesidad entre los argentinos son una clara evidencia de que incluso las mejores intenciones y las motivaciones más fuertes a menudo no son suficientes para ayudar a las personas con sobrepeso grave a perder una cantidad significativa de peso y, lo que es más importante, a no recuperarlo”, reflexionó Martínez Duartez, al tiempo que hizo hincapié en que “debe tenerse en cuenta que un gran número de pacientes en preparación para una intervención vieron suspendida su cirugía como consecuencia de la cuarentena y acumulan ya una demora muy significativa, que puede superar el año. En tanto que muchos de los enfermos con obesidad severa han desistido de iniciar o continuar el proceso necesario para resolver su problema, lo que forzosamente derivará en un prolongado retraso”.

Por este motivo, la SACO envió el martes último una carta a autoridades de Obras Sociales y Prepagas en la que solicitan que se dé continuidad a la programación de cirugías bariátricas y metabólicas.


La cirugía bariátrica generalmente se considera una opción de tratamiento para las personas con un índice de masa corporal (IMC) de 40 o más que no lograron perder peso solo con dieta y ejercicio. También se recomienda para aquellos con grados menores de obesidad (un IMC de 30 a 35) que tienen afecciones médicas relacionadas con la obesidad. “La cirugía bariátrica reduce los riesgos para la salud, mejora la calidad de vida y aumenta la expectativa de vida”, subrayó Martínez Duartez.

“No debemos dejar de destacar que respetamos la enfermedad de covid-19 y solicitamos a toda la comunidad que tome conciencia de su gravedad pero al mismo tiempo no podemos paralizarnos y dejar a un lado el resto de las patologías crónicas o agudas que requieren atención y seguimiento médico adecuado”, agregó el cirujano.

Asesoró: Dr. Pedro Martínez Duartez (M.N. 128.384), Presidente de la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad (SACO).

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig