Palacio Sans Souci, una residencia francesa en las barrancas de San Fernando – Revista Para Ti
 

#HistoriasDeCemento: Palacio Sans Souci, una residencia francesa en las barrancas de San Fernando

En esta vez, los invito a conocer una joya arquitectónica que data del 1914 y se mantiene viva gracias a una increíble puesta en valor y recuperación durante las décadas de 1960 y 1970, y al funcionamiento de varias actividades abiertas al público. Con ustedes, el palacio "Sans Souci".
Deco
Deco

"La felicidad anida más en la nobleza de un bosque que en el lujo sin verde" - Carlos Thays (1849 – 1934), arquitecto, naturalista, paisajista, urbanista, escritor y periodista francés.

Hacia el norte del centro porteño, de cara al río Luján que arrastra sus aguas al estuario del Rio de la Plata, se construyó un palacio que fue marcado por su nombre, “Sans Souci”.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Tal vez fue su destino o quizás trascendió por la impronta de su traducción “sin temor, sin preocupación” ante la posible demolición a la que estuvo expuesto, cerca de desaparecer para siempre.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

A principios de 1900 el arquitecto francés René Sergent (1865 - 1927) era considerado el mejor exponente del estilo neoclásico francés en Europa.

Premiado con la “médaille de l'architecture privée” de la Sociedad de Arquitectos se convirtió por entonces en un personaje reconocido y afamado, no sólo por la aristocracia europea, sino también por personalidades de la élite de Buenos Aires.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Los incontables viajes a Europa de las familias acomodadas traían magnificencia e innovadoras formas de vida y la cultura marcaría el camino hacia una ostentosa Argentina.

Es por lo que los Alvear viajan a Paris en 1911, para encargar los planos de una residencia familiar. Se trataba de los hermanos Carlos María, Josefina y Elisa de Alvear.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

El arquitecto Sergent, quien nunca estuvo en nuestro país, también diseñó el Palacio Bosch para Ernesto Bosh y Josefina de Alvear, residencia actual del embajador de Estados Unidos y el Palacio Errázuriz para el diplomático chileno Matías Errázuriz y Elisa de Alvear, donde hoy funciona el Museo de Arte Decorativo.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

El Palacio Sans Souci, perteneció a Carlos María de Alvear (nieto del general homónimo) y Mercedes Elortondo, siendo este uno de los tres proyectos de la zaga en diseñarse por Sergent para el clan familiar.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Allá por 1914, mientras La Primera Guerra Mundial llegaba a oídos del mundo, los constructores Eduardo Lanús y Pablo Hary colocaron la piedra fundamental de la residencia, encargados de la obra que se edificaría sobre un terreno de 60 hectáreas que había heredado la esposa de Carlos María en la zona de San Fernando, precisamente en Victoria.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Su ubicación fue elegida por paisajistas en un punto panorámico ubicado en la cima de una barranca que pertenece a las últimas estriaciones del sistema de Tandil y Ventana, desde el cual se puede observar el rio.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

La obra de cuatro fachadas de símil piedra y refinamiento arquitectónico tardó cuatro años en concretarse. Originariamente contaba con 24 dormitorios y 14 baños, salones, biblioteca, sala de juegos, cocina y dependencias para el personal de servicio.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Los jardines fueron diseñados por el paisajista francés Carlos Thays (1849 – 1934). Guardando una composición armónica y equilibrada, manteniendo la poda ornamental o topiaria.

Thays incorporó especies nacionales de norte y sur de nuestro país, como el cedro azul, las magnolias o las palmeras entrerrianas. El clasicismo de Thays comulgaba con los elementos decorativos propios de la Belle Époque, como fuentes y esculturas que ornamentan el jardín, espejos de agua y grandes copones originales con detalles de guirnaldas y querubines que engalanan el conjunto.

Tip cementero by Cemento Avellaneda

Toda la carpintería fue realizada en roble de Eslavonia. En el caso de las puertas, fueron pintadas imitando las betas de la madera para que tuviesen marcas idénticas. Un dato curioso es que todas las puertas del Palacio tienen las mismas medidas, por lo cual pueden intercambiarse de lugar sin inconveniente, al igual que las persianas.
Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Al ingreso, un hall precede al Salón Imperial, circundado por el resto de los salones. Desde allí se dispone la escalera de acceso a la planta alta del palacio, donde las habitaciones privadas se ubican lejos del área social.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

La escalera de mármol de París con balaustrada en bronce está dispuesta en un nicho de ascenso, pasando por dos grandes arcadas, otra más pequeña luce un bello busto femenino. Remata el recinto una gran cúpula que oficia de claraboya de hierro y cristal por donde la luz entra para iluminarlo todo.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Pueden contabilizarse hasta catorce mármoles diferentes en todo el palacio, mientras que el resto de los detalles y terminaciones, aunque parecen serlo, son imitaciones.

El símil mármol fue creado por artesanos suizos del cantón italiano, especialistas en esta técnica. Cuenta la leyenda que, como los agricultores de la región del cantón eran pobres y estaban ociosos durante los meses de invierno, muchos aprendieron oficios y se volvieron hábiles en el arte manufacturero.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Los materiales eran traídos de Europa en barcos mercantes que surcaban mares teñidos de guerra. También desembarcaron artesanos que provenían del norte de Italia, de Francia y del Sur de Suiza, especializados en carpintería, revestimientos de madera, espejos, fallebas, molduras, todos preparados para su directa colocación en obra, conociendo el arte de la edificación palaciega.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Las puertas fueron pintadas imitando las betas de la madera, para que tuviesen marcas idénticas. Arriba, para respetar la simetría, más de una de las puertas es falsa. Los techos tienen una característica que se repite en los diseños proyectados por Sergent, todos estaban pintados de blanco.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Contiguo al Salón Imperial, el Jardín de Invierno “Art Nouveau” luce una amplia galería con ventanales de hierro dispuestos hasta el techo en semi circulo.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Como un gran invernadero surge de Sergent la idea de plasmar los materiales que la Revolución Industrial había anticipado.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Una capilla, próxima al Jardín luce vitraux o vitrales con exaltantes colores testigos de las celebraciones familiares. El oratorio guarda una exquisita sencillez, con detalles de roble, objetos sacros y arriba, el coro corona el recinto.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

El Salón Azul, uno de los más dañados por el tiempo tuvo una importante tarea de puesta en valor y recuperación de su color original. Los salones cuentan con arañas de cristal de la casa Baccarat de la región de Lorena, al este de Francia.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

El Salón Dorado o de baile es la joya del palacio, con una delicada decoración, luce una chimenea, una magnífica araña, piso de roble de Eslavonia, algunos sillones y un tapiz flamenco del Siglo XVII representando a Alejandro Magno.

Allí se realizó el baile inaugural en 1918 y dicen, la orquesta estuvo dispuesta en esa terraza y las puertas estuvieron abiertas al parque. Contiguo, el salón de los Espejos o de fumadores con cuadros alegóricos, era el recinto privado donde los hombres sociabilizaban marcando, como se acostumbraba en aquel entonces, un espacio masculino.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Pasos adelante ingresamos al Salón Comedor, con una monumental mesa que se rebate hasta para veintiocho comensales. Sus ventanales, altas puertas que solían abrirse en verano daban aproximación a la galería. Las paredes tienen un trabajo de imitación de mármol y boiserie.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Los elementos que sobresalen en esta habitación son la chimenea y unas consolas de mármol italiano, de color violáceo llamado “fiore di pesco” (flor de durazno).

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

El Palacio Sans Souci perteneció a la familia Alvear hasta 1928 cuando muere Diego de Alvear y es entonces que se dona a la Curia Apostólica. El Cardenal Santiago Copello vivió aquí y al no poder costear su mantenimiento el Obispado estuvo a punto de venderlo a una constructora para demolerlo y construir un nuevo emprendimiento inmobiliario.

Es cuando la Familia Durini entra en escena. Iniciada la década de 1960 los Durini Barra hacen todo lo posible para comprarlo y lo logran, evitando así su desaparición. Desde el Siglo XVIII se dedicaron al servicio del mecenazgo para el arte y restauración de monumentos y sitios históricos.

Para entonces, el Palacio se encontraba en franco deterioro por haber sido vandalizado en varias ocasiones, razón por la que la familia debió iniciar una titánica puesta en valor y recuperación. Las obras se ejecutaron durante las décadas de 1960 y 1970 a cargo de la arquitecta María Josefina Barra de Durini, nueva propietaria y especializada en restauración de monumentos.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Una vez concluidas las obras, esta joya arquitectónica recuperó su brillo y lo mantiene vivo con el funcionamiento de varias actividades abiertas al público.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

“La Taberna” es el restaurante del subsuelo, la Casa de Té, las visitas guiadas y el sorprendente Museo de Arte Religioso. Se trata de objetos y altares de las principales religiones del mundo que pertenece a la colección privada de los Durini Barra.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

También un ala del palacio se transformó en grandes departamentos que se alquilan temporariamente.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

Tras sus muros, in situ se escuchan historias que lo vuelven vivo y sonoro. Algunos dicen que los píxis, duendes atemporales viven eternamente jugando en el jardín.

Palacio Sans Souci
Palacio Sans Souci

El relato del pasado lo convierte en presente, un presente que denota la “passion pour l´art” de quienes lo recuperaron celosos de su historia para trascender atemporalmente.

Sans Souci, “sin temor, sin preocupación” de pie, seguirá latiendo.

Fotos: Ale Carra

Edición de video: Cristian Calvani

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig