La difícil historia de vida de Guillermina Valdés: fue hija de padres adolescentes y a los 27 años se enteró de que su hermano había muerto siendo un bebé – Revista Para Ti
 

La difícil historia de vida de Guillermina Valdés: fue hija de padres adolescentes y a los 27 años se enteró de que su hermano había muerto siendo un bebé

La modelo y empresaria brindó una entrevista a corazón abierto en la que se animó a abordar temas de su historia personal y familiar por primera vez. Y sorprendió con su duro relato.
News
News

Modelo, actriz, empresaria. Está en pareja con una de las máximas figuras de la televisión, Marcelo Tinelli, con quien tiene a Lorenzo, su hijo menor. Y es madre de otros tres (Dante, Paloma y Helena) junto a Sebastián Ortega. La historia de vida de Guillermina Valdés la llevó a librar, desde muy chica, grandes batallas de las que resultó vencedora gracias a un gran trabajo de introspección y autoconocimiento.

"A los 27 me enteré que había fallecido mi hermano siendo un bebito, pero mi mamá nunca me había hablado sobre tema" contó en diálogo con La Nación, para luego agregar que se habían enterado de la terrible noticia de casualidad. "Se le escapó a mi abuela. Me dijo: “Vos eras tan celosa que a tu hermano no lo podíamos acariciar”. Y yo le respondí que tenía una hermana, no un hermano. Ahí mi abuela se dio cuenta de que nadie me había hablado sobre el tema", expresó.

Luego, se refirió a lo que le generó internamente: "Yo creo que, que él se haya ido y yo me haya quedado, implicó una enrome responsabilidad. Es la primera vez que hablo esto públicamente", detalló.

Asimismo, la modelo contó que ese fue un año en el que se le presentó otra situación dolorosa: la muerte de su padre, a sus 46 años, por un cáncer de colon. "Todo fue para la misma época, con un año de diferencia", relató y dijo: "Fue un proceso que comencé a los 27 y terminó a los 44", en referencia al tiempo que le llevó elaborar estos duelos.

Quizás a raíz de estas pérdidas, Guillermina se interesó por saber cómo lidiar con la muerte, con una visión más naturalizada de un proceso que firma parte de la vida. En este sentido, contó su gusto por la lectura: “Leo mucho sobre filosofía porque soy curiosa de la vida. Durante la pandemia leí El libro tibetano de la vida y la muerte, que significó un antes y un después para mí. Es un material muy antiguo que, por momentos, me resultaba muy pesado, pero que no podía parar de leer”, refiere sobre esas ideas expresada por el maestro Rimpoche Sogyal.

"Me dio otra mirada sobre la vida. El autor es un budista, de la línea tibetana, que piensa la muerte desde un lugar muy profundo. A partir de eso comencé a investigar, creo que Oriente tiene una mirada mucho más introspectiva que los occidentales. Nosotros tenemos una mirada negada sobre algunos temas. La cultura oriental fomenta que los chicos, en el colegio, tengan materias que proponen el autoconocimiento", le contó a La Nación.

“Es un espacio interno y, a la vez, externo, que te permite abstraerte, pero no se trata solo de una evasión de la realidad, sino de encontrar otros mundos”.

Y sobre la muerte, dijo: "Hay que naturalizarla, si vamos a ir todos al mismo lugar (...) Me ha pasado de estar en la mesa hablando sobre este tema y que Marce (Tinelli) se pusiera incómodo porque estaba Lolo presente".

"Es que no podemos educarnos teniendo a la muerte como un tema tabú. Además si incorporamos la muerte, vamos a valorar mucho más la vida y a tener un entendimiento totalmente diferente del día a día, de las cosas simples".

"Creo que el Covid nos impulsó a este tipo de planteos, no es casual que a El libro tibetano... lo encontré en un momento en el que solo se hablaba de miedos y muerte. Si la muerte era una posibilidad real, y por eso todos nos encerramos en nuestras casas, había que indagar qué era eso tan temido".

Guillermina Valdés habla de su infancia

Cuando le preguntan cómo está conformada su familia, Guillermina dice que es la hermana mayor, ya que tiene una hermana menor. "Soy hija de adolescentes, cuando me tuvieron, mi mamá tenía 16 y mi papá, 17. Mamá quedó embarazada a los 15, en su primera relación sexual. Soy fruto de ese momento" y luego contó que tener una mamá tan joven "Al principio me costó".

Después relató cómo lo experimentó en su adolescencia: "Cuando yo tenía 15, ella tenía 31 y mis compañeros venían a tomar la merienda a casa para ver a mi mamá. Yo era re flaquita y mi mamá, una bomba. Me costó, pero hoy es lo más lindo que me pudo pasar. A los 44, la edad que yo tengo ahora, ella ya tenía tres nietos. Hoy, a los 61, sigue siendo una abuela joven tanto para Lorenzo, que tiene siete años, como para Dante que ya cumplió los 21".

En cuanto al impacto que recibieron sus padres al enterarse del embarazo, dijo: "Fue terrible, un caos absoluto. De hecho, estuve entre la vida y no nacer. No fue un embarazo deseado o elegido, así que hubo dudas. Finalmente se tomó la decisión y siguieron adelante".

Pero las cosas fueron marchando entre los jóvenes padres de Guillermina: "-Siguieron juntos. Mi mamá terminó la secundaria en Tandil siendo madre. Es una linda historia, con todo el aprendizaje que trae. Fue crecer a la par de ellos y eso me hizo ser muy madura, crecí de golpe y no tengo recuerdos de haber jugado con juguetes".

Te puede interesar:

Más información en parati.com.ar

   

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig