La sangre de San Genaro no se licuó este 16 de diciembre: por qué dicen que es una mala señal y temen lo peor – Para Ti
 

La sangre de San Genaro no se licuó este 16 de diciembre: por qué dicen que es una mala señal y temen lo peor

San Genaro es el patrono de Napolés y tres veces en el año se espera con ansías que se licúe la sangre de su reliquia. Como todos los años, se esperaba que el milagro sucediera el 16 de diciembre y no ocurrió. Lo consideran un mal augurio, y si bien muchos creen que se debe a la muerte de Diego Maradona, máximo ídolo en la ciudad del sur de Italia, otros tienen miedo de que sea el presagio de un mal mayor.
News
News

Los fieles rezaron en turnos todo el día miércoles. Pero esta vez el milagro que esperan y sucede cada 16 de diciembre no sucedió: la sangre de San Genaro no se licuó. Para muchos es síntoma de que algo malo está por acontecer. Cada vez que la sangre de la reliquia del patrono de Napolés no llegó a volverse líquida, fue porque algo malo pasó.

"Nos faltaba solo que fallara San Genaro", dicen los napolitanos y el titular del diario nacional Il Mattino. Tras la muerte del mito Maradona, esperaban el milagro de su patrón San Genaro. Pero esta vez no se realizó la licuación de su sangre que se conserva en un relicario de cristal en la catedral de Nápoles.

Ahora "Nápoles tiene miedo", afirma el diario italiano. Cuando no se produce este milagro, los napolitanos temen que sea una mala señal.

Tres veces en el año, la sangre seca del mártir se expone y se licúa delante de los fieles que rezan en la catedral napolitana. El fenómeno que no tiene explicación científica se conoce como el "Milagro de San Genaro".

Todos los 16 de diciembre se espera que la sangre de San Genaro se licúe. Esta vez no ocurrió.

Las fechas en las cuales se da este acontecimiento extraordinario son el 19 de setiembre, el día de la fiesta del santo, el sábado anterior al primer domingo de mayo y el 16 de diciembre, en memoria del milagro producido por la intercesión de San Genaro que evitó una catástrofe tras la erupción del volcán Vesubio en 1631. Y cuando esto no ocurre, pasa algo malo:

Un terremoto en el sur de Italia mató a 3000 personas cuando la sangre no se licuó el 18 de setiembre de 1980. Tampoco ocurrió en 1939, poco antes de que la Alemania nazi originara la Segunda Guerra Mundial. También sucedió fuera de estas fechas: cuando el Papa Francisco visitó esta catedral en marzo de 2015, y en 1848 delante del Papa Pío IX.

En un intento por llevarle tranquilidad a los fieles, el abad de la Capilla de San Genaro en la Catedral, Monseñor Vincenzo De Gregorio, comentó ante los presentes que de las tres fechas en que se suele licuar la sangre de San Genaro, el 16 de diciembre es cuando con más frecuencia no se produce el milagro, contó la agencia ACI Prensa.

"El 16 de diciembre normalmente es así, no se licúa al momento. Incluso, con retraso, se puede licuar en la jornada siguiente. Hace 2 años se produjo a las 17 de la tarde se licuó. Por lo tanto, no sabemos lo que sucederá. En este momento, como podéis ver, está absolutamente sólido, no da ninguna señal, no hay ni una gota que se pueda ver que baje. Se ve clarísimo. Esperemos con confianza el signo", dijo el sacerdote.

La historia de San Genaro

San Genaro, patrono de Nápoles, fue Obispo de Benevento. Durante la persecución contra los cristianos fue hecho prisionero junto a sus compañeros y sometido a terribles torturas en el año 305. Luego fueron arrojados a los leones, pero éstos sólo rugieron sin acercárseles. Entonces fueron condenados a morir decapitados. En 1497, las reliquias de San Genaro llegaron a Napolés.

Más información en parati.com.ar


Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig