Bajo los cielos del mundo: Kite Surf en Castelldefels, Barcelona – Revista Para Ti
 

Bajo los cielos del mundo: Kite Surf en Castelldefels, Barcelona

Considero que planificar un viaje es el escenario posible donde voy sentando las bases –expectativas, curiosidades, anhelos- de lo que finalmente constituirá el descubrimiento de un nuevo camino. Así, al recrear las emociones que quedaron grabadas en mi memoria, concluyo cada uno de mis paseos mirando el firmamento, agradeciendo la oportunidad de haber conocido un nuevo destino y llevar de la mano al lector por los mismos caminos que he recorrido bajo los cielos del mundo.
News
News

Estamos en el verano europeo y las temperaturas este año son más altas que las acostumbradas, por lo tanto, cuando tenemos tiempo libre, nos escapamos hacia una de las variadas playas que se despliegan en Catalunya. 

Playa de Castelldefels.

Sin alejarnos del municipio de Barcelona, a tan solo 20 minutos de la ciudad, tomamos la carretera sobre la línea de montañas del macizo del Garraf -que se ubica próximo al Parque Natural del mismo nombre- y llegamos a la exclusiva y bien conectada ciudad costera de Castelldefels. El nombre tiene su origen en raíces romanas: Castello de Feles.

Nosotros fuimos en automóvil, aunque el trayecto se puede hacer tranquilamente en tren.

Caminando por las calles de Castelldefels tuve la sensación de que estaba en un lugar distinto, ideal para familias con niños y personas que buscan en la tranquilidad un beneficio diario lejos de las ruidosas y grandes ciudades.

Turistas y locales en la Playa de Castelldefels.
 Playas familiares con cantidad de niños.

En la primera línea de mar existen tres barrios residenciales: Baixador, Lluminets y La Pineda. Este último es uno de los más codiciados por tener la playa a pocos metros. La costa de Castelldefels tiene una extensión de casi 8 km; en sus playas se puede ejercitar cualquier deporte; también hay algunos chiringuitos y zonas de ocio para niños y mayores. 

Niño pequeño iniciándose en la práctica del manejo de la vela de Kite sobre la arena.

Sobre la calle paralela a la franja costera destacan: un club náutico, otro de Kite surf y  varias escuelas donde se practica esta actividad acuática tan emocionante. Debo decir que la costa de Castelldefels es óptima para el kite surf. Por supuesto que a lo largo de la calle vemos restaurantes, cafeterías, y comercios donde resulta sano deleitarse con un sabroso helado para convertir la tardecita en una fresca velada. 

Armando las velas para la practica del Kite Surf.

Algo curioso para mí fue notar cómo los veraneantes respetan la línea de mar, colocando sus toallas a unos 4 o 5 m de la orilla; liberan así un espacio apropiado para las personas que realizan sus caminatas diarias y que siguen el dibujo que deja la espuma de las olas sobre la arena. 

Los fines de semana se acercan a las diferentes playas familias de inmigrantes que aprovechan la ausencia de jornadas laborales.

Playas anchas y calmas para disfrutar en familia.
Pasarela de madera que lleva hasta la orilla del mar.

Asimismo, durante el mes de julio, se han divisado medusas en el mar. Si bien su presencia no es habitual, la aparición ha sido consecuencia de la ola de calor sufrida en España y que significó el aumento de la temperatura marina. 

En Castelldefels se divisa un castillo en lo alto de una colina, que fuera construido sobre la base de restos ibéricos y romanos. El castillo ha sido restaurado recientemente.

Fue utilizado como fortaleza de defensa contra los ataques de los piratas berberiscos (habitantes de la costa africana desde Marruecos a Túnez; los bereberes fueron el terror del Mediterráneo), y de los sarracenos (musulmanes en general) cuyos barcos podían esconderse en las costas escarpadas dado que se trataba de embarcaciones relativamente pequeñas. 

Teatralización de los antiguos desembarcos piratas.

A ambos se los conocía como Mauros -por la provincia de Mauritania-, lo que originó “No hay moros en la costa”, expresión aplicada para llevar tranquilidad a la población ante la ausencia de naves enemigas.

Esta ciudad costera disfruta el verano, festejando sus fiestas populares a través de las que se recrea parte de la historia. E instruye de esta manera a los turistas ocasionales. Se ofrece, además, infinidad de ofertas culturales: grupos de música, bailes populares y actividades a lo largo del año.

Las Fiestas del Mar concentran gran cantidad de turistas y población local.

Entre el 14 y 16 de julio se celebran las Fiestas del Mar, una de las más importantes de la localidad. Por un lado honran a la Virgen del Carmen, patrona de los pescadores, y por el otro recrean los desembarcos piratas que padeció la ciudad muchos años antes. 

De hecho, en este julio de 2022 sobre el Paseo Marítimo pude presenciar la representación teatral del desembarco pirata con espadas, música en la arena, y observar cómo se llenaba el espacio de humo originado por la sardinada -sardinas cocidas sobre brasas-; la noche cerró con fuegos artificiales. 

El humo de la sardinada sobre la costa. Las sardinas a las brasas es un plato típico en estas fechas.

Días previos presencié, en un parador de playa, la actuación del grupo de rock Mala Vida, ausente de los escenarios durante la pandemia. Convocó nuevamente a miles de jóvenes que disfrutaron de su música por largo rato. 

Fiestas del mar, con desembarco pirata. 
Chiringuitos en las playas de Castelldefels.
Playa de la Pineda. Es notoria la franja libre para caminar sobre la orilla. 
Otra de las actividades que puedes realizar es ciclismo y paddle surf, además de disfrutar de sus costas. 

Por último, me alejo de esta bonita y apacible ciudad costera mientras aprecio desde la playa cómo las velas y las tablas del kite siguen surcando el mar y los cielos del Mediterráneo. 

Un kite surf surcando las aguas y el cielo del Mediterráneo.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig