Máscara de miel súper fácil para hacer en casa (y nutrir la piel) – Para Ti
 

Máscara de miel súper fácil para hacer en casa (y nutrir la piel)

Belleza
Belleza

No es necesario recurrir siempre a productos carísimos para lograr que nuestra piel luzca tersa y sana, existen ingredientes naturales con los que se pueden confeccionar máscaras ultra hidratantes

La miel es una aliada para nutrir la piel. Foto: 123RF.

La miel es un producto con innumerables propiedades. Contiene ácidos orgánicos, agua, aminoácidos, azúcares, enzimas, levaduras, minerales, oligoelementos, polen, propóleo, proteínas, sustancias antibióticas, sustancias aromáticas y vitaminas. 

Muchas personas la consumen, con leche, para combatir el insomnio y con té cuando sienten molestias en la garganta y resfrio. Pero también es sumamente útil para aliviar ciertas dolencias como la gastritis, la gastroenteritis y el dolor de estómago. 

Máscara de miel y leche para pieles sensibles

Lo que no todos saben es que la miel también es ideal para preparar máscaras caseras y nutrir la piel de nuestro rostro después del invierno. ¿Cómo preparar esta máscara? Muy simple:

Ingredientes:

-1/4 taza de leche

-1/4 taza de miel. 

Procedimiento:

Colocar la miel en una olla a fuego mediano hasta que se derrita. Agregar la leche y dejar que todo se caliente y una bien, hay que usar una cucharada de madera para revolver bien la preparación. por unos minutos. Quitar la olla del fuego y cuando se haya enfriado lo suficiente, aplicar la mezcla en la cara y el cuello. Dejar actuar por unos 15 minutos y después enjuagar con agua tibia. Podés  preparar la cantidad que quieras y guardarla en la heladera por una semana. 

Saber elegir y conservar la miel

Esta máscara es súper fácil para hacer en casa. Foto: 123 RF.
  • A la hora de elegir la mejor miel, es importante observar su apariencia: el contenido del recipiente de miel debe ser totalmente homogéneo y no presentar un aspecto líquido en la parte superior y sólido en la inferior: esto evidencia una mezcla de mieles, una miel dañada o demasiado húmeda. Conservar siempre la miel lejos de la luz y el calor. El envase más seguro es el de vidrio antes que las que vienen en recipientes de plástico.

-Es mejor evitar la miel esponjosa o espumosa; no se trata de miel de mala calidad, pero indica que está fermentando y no es del todo apropiada para el consumo humano.  

-El color de la miel puede oscilar entre el amarillo pálido y el amarillo intenso, entre un color ámbar claro y el castaño acaramelado muy oscuro; tené en consideración que cuanto más oscura es, más abunda en minerales.

Un dato clave

Es importante recordar que no se debe suministrar miel a niños menores de un año, ya que puede haber riesgo de contraer botulismo. Tampoco es aconsejable durante el embarazo y el período de lactancia.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig