Fit

Relajar, estirar… ¿gym en el trabajo?

Pasar largas jornadas laborales sentadas o paradas puede afectarnos más de lo que pensamos. Pero si hacés algo para evitarlo y llevás adelante una mini rutina de pausas activas, vas a notar cambios en muy poco tiempo.
El sedentarismo se combate con rutinas simples y pausas activas. Foto: 123rf.

Muchas de nosotras pasamos más horas dentro de la oficina que en nuestras propias casas. Pero… ¿Alguna vez te pusiste a pensar cuánto puede afectarte en tu salud estar 8 horas sentada frente a la computadora? Además de influir negativamente en la capacidad de atención y concentración, está comprobado que llevar una vida sedentaria (o por lo menos durante la mayor parte del día) puede traernos consecuencias en la salud. Anotá:

  • Aumento de peso.
  • Problemas posturales y/o desviación en la columna vertebral.
  • Atrofia muscular.
  • Contracturas.
  • Dolores de cabeza.
  • Mala circulación en las piernas.
  • Estrés físico y mental.
La oficina se transforma por unos minutos en un gimnasio. Foto: Archivo Atlántida.

Algunas soluciones exprés

Aunque los datos sean contundentes y preocupantes, la realidad es que renunciar a nuestros trabajos definitivamente no es una opción. Por eso es que en los últimos años llegaron a las oficinas las famosas pausas activas. ¿De qué se trata? Consiste en un conjunto de ejercicios físicos de corta duración (de 5 a 10 minutos) diseñados para hacer en el mismo lugar de trabajo.

Algunas posturas las vamos a hacer paradas y otros en la silla. Si bien son sencillos, realizarlos de manera continua previene y alivia todas las tensiones generadas por la jornada laboral. Menos contracturas, más concentración y un espacio con mejor onda entre los compañeros.

Agus Dandri, editora de Para Ti Fit, en acción. Foto: Archivo Atlántida.

Pausas activas

Con el asesoramiento de los médicos cardiólogos Gonzalo Díaz Babio (MN 129.388) y la Alejandra Angrisani (MN 136.393), desde la Fundación Cardiológica Argentina comparten una rutina a modo de ejemplo para que todos podamos emplearla a partir de este mismo momento. Lo más importante es que los movimientos se realicen de manera controlada y suave. Porque no se trata de una sesión de gym poderosa que nos deje transpirados. Si querés esto, mirá este “no gym, no problem” de Agus Dandri, editoria de Para Ti Fit, al aire libre.

  1. Realizar movimientos circulares de cadera (para evitar hernias discales o dolores lumbares).
  2. Elevar hombros hasta los 90° y con el otro brazo ejercer leve presión en los codos, para estirar.
  3. Flexionar caderas y rodillas, luego extender la columna y rodillas.
  4. Girar la cabeza hacia los lados hasta que el mentón quede casi en la misma dirección que el hombro.
  5. Encoger los hombros hacia las orejas y sostenerlo por 10 segundos.
  6. Realizar movimientos lineales y circulares de tobillo hacia ambos lados con cada pie.
  7. Estirar los brazos hacia al frente, juntar las palmas de las manos y realizar movimientos hacia abajo y arriba.
  8. Inclinar la cabeza hacia el hombro derecho, encoger los hombros hacia las orejas y moverlos hacia atrás en círculos y estirar el brazo derecho hacia el frente de manera que la palma de la mano quede hacia arriba.
  9. Por último, para relajar, inhalar y exhalar contrayendo el abdomen, relajando cada parte del cuerpo.

Notas relacionadas

Bitnami