Día de San Valentín: ¿Quién dijo que celebrar el Día de los Enamorados ya no se usa? – Para Ti
 

Día de San Valentín: ¿Quién dijo que celebrar el Día de los Enamorados ya no se usa?

En los tiempos que vivimos hacerse un espacio para estar juntos y disfrutar del encuentro suele ser complicado porque la vida es urgente y los actos de amor también lo son. El día de los enamorados reflota la idea romántica e incondicionalidad de los vínculos afectivos y siempre es bueno poder celebrarlo.
Lifestyle
Lifestyle

En el Día de los Enamorados no solo se festeja  la importancia del amor, es la oportunidad para que las parejas recuerden que mantener la “llama encendida” es una grata tarea a tener en cuenta.

En los tiempos que vivimos hacerse un espacio para estar juntos y disfrutar del encuentro suele ser complicado. La vida es urgente y los actos románticos también lo son. El día de los enamorados reflota la idea romántica del amor y la incondicionalidad de los vínculos afectivos (comprende también la amistad).

Sin embargo, el amor romántico de pareja está sujeto a los cambios de las estructuras de género. Ya no se sostiene que el amor de pareja es complementario (la media naranja), hoy en día la autonomía personal es regla, por lo tanto “nos amamos en la medida que se respetan los espacios personales”.

En amor no hay falta que el otro debe completar, por el contrario, los amantes  son personas completas, cada una con su historia, intereses y niveles diferentes de compromiso. Y aunque todavía perdure la idea machista que señala la diferencia en desmedro de la mujer, hoy en día hay resistencia y cuestionamiento de estas posturas rígidas.

La figura del amor romántico ya no es un valor

El amor saludable es una condición que asienta en la base emocional de todo sujeto, y aunque puede ser objeto de modificaciones por las experiencias vitales, formará parte del conjunto de sentimientos altruistas.

Cuando uno es joven (no importa la generación a la que se pertenezca) el deseo amoroso guía el desarrollo del psiquismo al punto de ser considerado como un factor de seguridad y estima importante. Ser joven y rechazado en el amor provoca dolor en esta expansión del Sí Mismo.

La figura del amor romántico ya no es un valor social ni cultural dado que estanca al sujeto en una trascendencia emocional que no es real, sino que está sujeta a las reglas de lo ideal.

La fantasía romántica nutre a los amantes y los encierra la fantasía que se resiste a lo racional y concreto de lo cotidiano. Si el amor romántico significó en su apogeo la dimensión ilusoria del amor como nutriente de la frágil estima, hoy en día la realidad se impone con sus múltiples accesorios tecnológicos para crear otra realidad (la virtual) que juega las veces de una realidad objetiva.

La virtualidad en las relaciones permite acercarse al otro desde un armado racional (ver el perfil y sacar conclusiones) que no comprometen los sentimientos altruistas, aunque sí lo hacen con la propia estima que se ve vulnerada cuando el otro no contesta, se “borra” o bloquea el contacto. La compensación ante el rechazo o la frustración lo brinda la diversidad de opciones o de candidatos con quienes se puede tener un contacto casi simultáneo. La decepción seguramente será leve, pasajera, y en todo caso se puede pensar “ella o él se lo pierden”.

Los más jóvenes manejan otras pautas

La conquista unisex es otra de las características del uso de las redes sociales y ya que no es posible hacer una diferencia de comportamiento según el género, tampoco existe una valoración negativa si conoces a alguien por Internet y estás saliendo con esa persona.

Las recomendaciones y las dudas surgen de las cabezas de los adultos pero no de los jóvenes. Además al amor virtual lo viven como algo posible como podría ser conocer algún amor en la facultad o el trabajo. Por lo tanto, el día de San Valentín debe aggionarse a estos tiempos sin dejar de ser la oportunidad para que muchas parejas recuperen la comunicación profunda, dispositivos tecnológicos en el medio; solos, cara a cara, con lo que tengan para decirse el uno al otro.

Asesoró: Dr. Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig