Sueño de una casa de verano (deco frente al mar)

Imaginate una hostería de madera para surfistas con mucha luz y el mix blanco y turquesa como protagonistas… Eso es lo que hizo en plena playa Montoya, La Barra, Uruguay, el estudio de arquitectura de Alejandro Balut.
El living de Casa Flor, una gran mesa baja doble
El blanco y las pinceladas de turquesa imprimen en cada ambiente un clima de verano. Balut decoró el living de Casa Flor (www.casaflor.com.uy) con una gran mesa baja doble de 2,5 pulgadas de espesor, en madera patinada y con patas de hierro. Sobre una gran alfombra rayada, gris y blanca, sillones con fundas blancas y almohadones azules, una banqueta y un sofá en color arena. Entre dos paños fijos verticales, una salamandra invita a resguardarse de los fríos del mar. A su lado, una silla con funda rayada verde y blanca de lino y un macetero de madera con buxus.
Las paredes forradas en machimbre pintado de blanco
Las paredes forradas en machimbre pintado de blanco proponen una estética fresca y relajada. Tablas de surf intervenidas y cuadros con motivos marinos del artista Nicolás Caubarrere son de la partida.
Un pasillo con pisos de madera blanqueada
Un pasillo con pisos de madera blanqueada y al fondo la puerta de hierro con vidrio partido para aprovechar la luz al máximo.
Hall de entrada
En el hall de entrada sorprende una cómoda patinada de verde comprada en un mercado de pulgas local, con florero con hortensias debajo de una obra en color turquesa de Caubarrere.
Comedor principal con mesa rústica
El comedor principal tiene una mesa rústica de madera y sillas de fresno. Floreros con hortensias recién cortadas (un clásico de la costa uruguaya) dan la nota decorativa. Por detrás, la imponente silueta de una ventana de hierro que separa el comedor de la cocina, junto a un ojo de buey puesto en la pared a modo de objeto decorativo. Una alfombra de algodón tejida en telar cubre los pisos de cemento alisado.
La cocina con ventana antigua de vidrio partido
La cocina con ventana antigua de vidrio partido y hierro de demolición. Los pisos son calcáreos y los muebles diseñados por el estudio de Alejandro Balut son de madera con mesada de granito negro absoluto. La bacha es de acero inoxidable con grifería monocomando.
La galería exterior es muy informal
La galería exterior es muy informal, con pisos calcáreos y al fondo una parrilla de hierro negro con leñera. Mesas cuadradas de madera laqueada de negro se codean con otras redondas de hierro con sillas Quilmes de bar. Unas sencillas campanas de mimbre iluminan este sector.
El toilette tiene una mesada de madera maciza
El toilette tiene una mesada de madera maciza con la bacha cavada en la misma madera, pisos calcáreos y espejo de pared a pared.
Una de las suites con paredes machimbradas blancas
Una de las suites con paredes machimbradas blancas donde cuelga un cuadro de playas de Caubarrere. La ropa de cama –acolchados y almohadones– tiene fundas de puro algodón de punta en blanco. Las mesas de luz son de madera, también laqueada de blanco. Una alfombra de yute comprada en Maldonado se extiende sobre el piso de tablones de madera.
En el medio del bosque de pinos se armó la pileta
En el medio del bosque de pinos se armó la pileta con deck de madera de pino tratado y reposeras de loneta rayada más sombrillas, frente a las seis habitaciones en suite de Casa Flor.
El frente de la hostería con su escalinata de madera.
El frente de la hostería con su escalinata de madera.

Producción: Andrea Sanguinetti Fotos: Fernando Venegas

Más deco en la playa: Con vista al mar

Ir Arriba