Deco

Una casa abierta al paisaje con una decoración fresca y relajada

La sinergia entre los arquitectos Francisca Steverlinck y Pablo Iglesias, con Mónica Melhem en el rol de decoradora y la brillante Claudia Behrensen aportando la nota artística, dio como resultado esta belleza: una casa de dos plantas, de líneas contemporáneas pero con una personalidad avasallante, cargada de pinceladas de color. Podés recorrerla completa en la última edición de Para Ti Deco, que ya está en los kioscos.
Madera y vidrio se conjugan en la fachada. La puerta de MDF calado y laqueado en color turquesa, le da identidad a la casa.

Un gran portal de MDF calado y pintado de un brillante turquesa marca el acceso a esta casa de dos plantas, con la planta baja forrada en madera y el primer piso en cemento pintado en color visón. La precede un jardín de piedra partida con gramíneas, dietes y agapanthus. Una alfombra calada con el mismo patrón de la puerta y un par de cuadros pintados por Claudia Behrensen dan la bienvenida.

Turquesas y azules le dan personalidad al living. La decoración tiene un tinte náutico.

El living fue decorado por Mónica Melhem con una selección de muebles de manufactura contemporánea entre los que se cuelan también grandes firmas: sillones tapizados en lino gris, mesas redondas de madera, pufs estampados de la italiana Gervasoni y alfombras bordadas de Patricia Urquiola (www.gan-rugs.com). Sobre la mesa redonda, cuencos de algodón y plata (@tak.haus) y objetos africanos. A un costado, mesa gris de apoyo con florero forrado en tejido turquesa (http://@tak.haus). Unos cuadros verticales pintados por Claudia Behrensen apoyan contra la pared. Las lámparas de pie metálicas son de Gervasoni.

Muebles de línea italiana para el comedor. Aquí también los accesorios brillan en color turquesa.

En el comedor, la italiana Gervasoni se impone con su juego de mesa y sillas de madera maciza. Dos pufs de cerámica (@monicamelhemshop) completan la puesta. Los individuales con fotos impresas son obra de Claudia Behrensen. Sobre la mesa brilla la lámpara de libro Lumio, un detalle divertido comprado en el museo de Chicago y el florero calado turquesa de un local del Puerto de Frutos.

Impecable, la cocina con banquetas altas estilo Mar de Plata y una maravillosa lámpara de fibras.

La cocina fue diseñada con una isla central con tapa de Silestone blanco, hornallas y desayunador acompañado de tres sillas altas Mar del Plata. Los muebles en madera laqueada en un suave gris son diseño del estudio de arquitectos. ¿La vedette? Sin dudas la lámpara de fibras naturales Bird’s nest de Ay Illuminate (http://www.ayilluminate.com).

Tonos pastel muy suaves para el luminoso dormitorio.

Un clima de serenidad recorre el cuarto principal. En el centro absoluto del ambiente se ubica la cama, con funda de lino y cubre sommier con diseño de Gervasoni (Mónica Melhem Shop) que encuentra buena compañía en la mesa de luz Árbol (solsken.com.ar) y el banco de cerámica turquesa (falabella.com.ar). La alfombra rayada y los almohadones en tonos pastel son de Graciela Churba (http://@graciela_churba).

El original baño, propone una mesa central de madera de fresno con bacha de apoyo.

Amplio e inmaculado, el baño tiene pisos de porcellanato símil madera patinada y una mesa central de B&B Italia en madera de fresno con bacha de apoyo con grifería monocomando (http://hansgrohe-la.com). Tres floreros de madera japoneses, un bowl calado con margaritas por Claudia Behrensen y un tacho para papeles revestido en un laminado completan la puesta. Todo iluminado por la luz baja y abierta de la bella lámpara con gajos de madera de Ay Illuminate. Contra la pared, un banco de madera con colchoneta de lino (Gervasoni) y almohadones de crochet (http://www.falabella.com.ar).

Un rincón mágico al fondo del jardín.

Al fondo del jardín, una pérgola de hierro cubierta por enredaderas de jazmín y una mediasombra china ofrece un rincón de sosiego al reparo del sol. Una mesa de madera rústica, bancos de lapacho y dos pufs de cerámica (Falabella).

La piel de madera que reviste la fachadca se refleja en la pileta, enmarcada por un deck de madera.

La pileta se extiende en un lateral de la casa, de modo que todo el bloque de madera que viste a la planta baja se replica en el espejo del agua. Está revestida en venecitas color turquesa (http://www.piletasacuarel.com.ar/) y enmarcada por un deck de lapacho. Dos bancos con diseño de Diana Cabeza y un par de reposeras italianas conforman el solárium. 

Producción: Andrea Sanguinetti.

Fotos: Axel Indik.

Notas relacionadas

Bitnami