Uso de piroctenia en las Fiestas: cómo manejarse para evitar riesgos – Para Ti
 

Uso de piroctenia en las Fiestas: cómo manejarse para evitar riesgos

El Dr. Rogelio Ribes Escudero, médico oftalmólogo del Hospital Alemán, brinda recomendaciones para usar pirotecnia de manera segura.
Lifestyle
Lifestyle

Como todos los años, durante los festejos de Navidad y de Año Nuevo, decenas de personas sufren accidentes oculares debido a la manipulación de pirotecnia o debido a corchos de espumantes, entre otros. Si bien estos incidentes son evitables, la irresponsabilidad suele jugar, además, una mala pasada.

El 80 por ciento de los accidentes se debe a lesiones producidas por el uso de la pirotecnia, mientras que el 20 por ciento restante, a eventos por corchos. La mayoría se produce en adultos hombres y en menores de 20 años.

Las contusiones por pirotecnia pueden ser leves, como erosiones o úlceras conjuntivales, quemaduras del párpado, o graves, como perforaciones o estallidos del globo ocular. Estas complicaciones necesitan cirugía y, en la mayoría de los casos, dejan secuelas irreversibles en la visión.

Pueden ocurrir en la persona que enciende el explosivo, pero también en las que están alrededor debido a la expulsión de partículas que alcanzan varios metros a gran velocidad. La situación empeora cuando se colocan explosivos en recipientes como botellas, latas o ladrillos, ya que al estallar liberan partículas hacia todos lados.

Las recomendaciones para disminuir las lesiones son:

  • Utilizar anteojos de seguridad (para el que manipula y los espectadores), que se consiguen en cualquier ferretería.
  • Respetar un perímetro de seguridad, que deberá ser mayor o menor en función de la potencia del explosivo.
  • En caso de que se produzca un accidente, acudir a un centro oftalmológico de inmediato. Sin embargo, se puede hacer una limpieza suave con agua para que arrastre restos de partículas de la superficie ocular. No comprimir el ojo hasta que el oftalmólogo descarte la existencia de una perforación ocular.
  • Nunca permitir que los niños manipulen elementos de pirotecnia y, en especial, sin supervisión de un adulto.
  • Las lesiones producidas por corchos se deben al golpe directo al globo ocular al retirar el precinto de seguridad. La mayoría son graves, generan hemorragias internas del ojo y complicaciones en la retina. Entre las recomendaciones, se sugiere no dejar que el corcho salga volando ya que en su trayecto puede rebotar e impactar en el ojo de alguna persona. Maniobrarlo con un repasador para tener mayor control y abrir la botella suavemente. En caso de un accidente, acudir al centro oftalmológico más cercano.

Es importante entender que no hay pirotecnia segura. Jugar con juegos artificiales puede traer consecuencias irreversibles. La pirotecnia siempre tiene riesgos. La mejor prevención es no usarla.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig