Yanina Campanera fue mamá de una beba prematura pero se infectó de covid y tuvo que dejar de verla por 10 días: “Cuando volví a verla, mi corazón se llenó de amor al ver su gran progreso”

Yanina fue mamá por tercera vez, y con una beba prematura y en incubadora contrajo coronavirus. Hoy, recuperada de la enfermedad, ella rescata la unión familiar y el vínculo madre e hija que todo lo puede.

Yanina Campanera y Lara.

Yanina Campanera hace uno años que está en pareja con Juan José y juntos lograron el sueño de agrandar su familia.

Yanina tiene a Delfina de 16 años y a Juan de 9 años de un matrimonio anterior pero siempre soñó con ser mamá nuevamente.

El 24 de septiembre a las 33 semanas de gestación, nació Lara. El parto se adelantó y la beba nació prematura y durante ese período en el que Lara estuvo en la incubadora, Yanina y Juan José contrajeron covid-19 con lo cual por 10 días tuvieron que aislarse sin poder verla.

Juan José y Yanina con Lara en la panza.

¿Por qué se te adelantó el parto?

-A la semana 30 fuimos a hacernos una eco… el médico detectó que se había acortado el cuello de utero y la obstetra nos envió al sanatorio donde quedé internada por amenaza de parto durante 5 días. Volvimos a casa con reposo absoluto y en la semana 33 me desperté a la madrugada mojada. Tenía fisura de bolsa, otra vez me mandaron al sanatorio. Pasaron unas horas y entre los análisis de sangre y ecografías, rompí la bolsa por completo. Lara quería nacer.

El emocionante momento del parto.

Cuando supiste que tenias covid y no la podías ver, ¿cuál fue tu reacción?

-Nosotros tuvimos familia el jueves 24 de septiembre por la noche y el sábado 3 de octubre comencé con unas líneas de fiebre en casa cuando regresé de ver a a beba. Como estaba con los puntos de la cesárea, las lolas en proceso de que bajara la leche y  el cansancio de ir y venir del sanatorio, nunca se lo adjudicamos al covid-19.

Pero al día siguiente a la mañana volví a tener fiebre e inmediatamente en el sanatorio me hicieron el hisopado y me volví a casa. Pero cuando me llegó el mail y me confirmó que era detectable no lo podía creer, era como que estaba viviendo una película de terror. No entendía nada, y me desesperé porque no iba a poder ver a mi beba durante 14 días. Ni mi pareja ni yo.

Lara recién nacida.

¿Cómo fueron los primeros días en neonatología?

-Los primeros días en neo fueron raros, porque era un mundo que ninguno de los dos conocía y Lara desde un principio estuvo bien. Entonces entrar y sumergirse en ese lugar donde se atraviesan miles de emociones latentes que ves en cada madre y en cada padre, es como que te lleva a ser muy fuerte y decir que uno está para el bebé. Y de repente te encontrás con todo eso y esa fortaleza que no sabés de donde la sacás, y le das para adelante.

El primer día fue muy triste porque en la clínica éramos tres y a casa volvimos solo dos. Hubo noches de mucho desvelo y otras de agotamiento que caíamos rendidos pero siempre con  el entusiasmo de volver a ver a la beba al día siguiente.

Lara en neonatología progresando día a día.

¿Cómo transitaron esto con la familia?

-En casa lo que hicimos fue quedarnos Juan José, Juan y yo. Delfi, mi hija mayor, se quedó aislada ya que no había tenido contacto con ella durante ese fin de semana, luego la hisopamos y una vez que tuvimos el resultado, se quedó en la casa de la abuela. Me daba mucho miedo no poder alimentar a la beba con mi leche. No sabía si estaba contagiada o no. Viví momentos de mucha angustia, estaba atravesando una enfermedad, no podía ver a la beba, me encontraba en una situación desconsolada y tenía miedo de no producir la leche y enviarle su alimento ya que cada vez me bajaba menos leche.  Pero gracias a la obstetra y a la puericultora que me ayudaron todo el tiempo, la gordita pudo alimentarse 100 % con leche materna.

Yanina junto a sus hijos Delfi y Juani.

Mi familia fue muy importante en esta etapa ya que ellos se iban turnando, buscaban mi leche y la llevaban al sanatorio, así durante 10 días.

Tuve la  suerte de tener una familia muy grande, todos estuvieron muy presentes y fueron los que se encargaron de que la gorda pudiera seguir creciendo. Sin ellos no hubiese podido. Estoy totalmente agradecida a todos los que fueron parte. Fueron 10 días interminables y agotadores. Lo único que recalco y veo positivo es la unión familiar.

Lara ya se alimenta sin sonda, un gran progreso.

¿Cómo fue el encuentro con la beba después de 10 dias sin verla?

El reencuentro fue hermoso. Volvimos a  los 10 días con el alta médica, y me llevé la gran sorpresa de que por primera vez ya Lara no se alimentaba por sonda, como lo venía haciendo. Mi primer contacto fue ponerla sobre mi pecho y la beba se prendió a comer de una manera impresionante. Eso me llenó de mucha emoción.

la pareja junto a su beba en neonatología.

Durante el proceso que vos tuviste covid, ¿cómo mantenías el contacto con ella?

-En neonatología sólo pueden ingresar los padres de los bebés a verlos, y Lara quedó sin ningún contacto físico durante nuestro aislamiento. Pero gracias a las enfermeras y al médico a cargo, pude tener un registro de todo lo que iba pasando ya que me mandaban a diario videos, fotos y realizábamos video llamadas.

“Hoy estoy feliz y llena de amor”, dice Yanina.

Hoy estoy feliz , me siento llena de amor y Lara sigue progresando. Si continua creciendo tan bien, va a poder venir a casa con nosotros muy pronto.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba