Lifestyle

“Yo, mi wedding planner”: cómo se prepara una novia a un mes de su casamiento

Pilar Resta es productora de moda y colaboradora habitual de Para Ti. Se casa en noviembre, y esta es la primera de 5 notas en las que compartirá su experiencia en primera persona.
“Me llamo Pilar Resta y estoy a punto de casarme…” (así empieza a contar su casamiento la productora de moda de Para Ti).

Me llamo Pilar Resta y estoy a punto de casarme. Quiero contarles todo desde el principio hasta el día de la boda, pasando por el anillo de compromiso, la elección del vestido, la fiesta y cómo me estoy preparando para ese gran día, el 15 de noviembre.

Pero empecemos por el principio… ¡Yo! La que fue, la que quise ser y la que soy, en un momento clave que disfruto vivir y compartir.

“Siempre me fascinó el arte, y por eso me dediqué a abordarlo en varias de sus manifestaciones: música, pintura, dibujo, plástica ¡y moda!”.

Productora de moda “por amor al arte”

Siempre me fascinó el arte, y por eso me dediqué a abordarlo en varias de sus expresiones: música, pintura, dibujo, plástica ¡y moda!

Apenas terminé el colegio, empecé a tomar clases de dibujo y pintura, y estudié Artes Visuales en el IUNA. Después, me dejé llevar por la música, así que estudié Producción de Música Electrónica en la EMBA. Empecé a trabajar como DJ residente en la disco Shampoo, y fui parte de su boom durante dos años. También toqué en Pacha Buenos Aires, hice presentaciones en el interior del país y en Uruguay, en el famoso boliche Lotus.

A los 23, bajé el volumen y me escuché sobre lo que quería de mi vida para lo el futuro… Y ahí fue cuando decidí arrancar con la moda. Estudié un curso en Espacio Buenos Aires, y enseguida me mandé como asistente. Tras dos años de aprendizaje junto a reconocidas productoras de moda, mucha dedicación y algunos buenos contactos, empecé a full mi carrera como productora de moda.

Trabajé en muchas revistas –en Para Ti, por supuesto, y en sus títulos especiales ParaTeens y Novias-, también como vestuarista de tevé y en campañas de publicidad.

“El invierno pasado, con mi novio, Juan, nos fuimos de viaje unos días al sur.”.

Seguro que estás pensando que con todo este background y conocimiento me resultó facilísimo decidir todo sobre mi casamiento: el vestido, los accesorios, la fiesta, la ambientación, el tocado, la música… Pero no!!! Me costó muchísimo y, por suerte, tuve un team de gente increíble a mi alrededor que me ayudó muchísimo. Y así te lo empiezo a contar…

¡Sí, queremos!

Este fantástico proceso que estoy viviendo arranca ni más ni menos que con el tan popular y codiciado anillo que nos identifica como mujeres enamoradas: el “anillo de compromiso”.

Si chicas, en el siglo XXI sigue siendo el símbolo de un momento mágico que da comienzo a una gran etapa de la vida junto al amor de tu vida.

“Imagínense la escena: él y yo, una tarde juntos, comiendo una exquisita picada y tomando un rico vino en la terraza del Hotel LLao LLao, en Bariloche”.

El invierno pasado, con mi novio, Juan, nos fuimos de viaje unos días al sur. Imagínense la escena: él y yo, una tarde juntos, comiendo una exquisita picada y tomando un rico vino en la terraza del Hotel LLao LLao, en Bariloche. Al rato de estar charlando y matándonos de risa, echados en los sillones del bar, cada uno con una copita en la mano y deleitándonos con cordero ahumado patagónico, jamón ibérico, quesos varios y una vista alucinante, me dijo: “Mi amor, esto es un símbolo de mi compromiso hacia vos, de nuestro compromiso juntos, un paso más en este amor que tanto nos une”.

Y así seguimos, disfrutando del amor día a día, y hoy este anillo es la cosa más mágica y romántica que llevo en mí.

Los anillos: el de compromiso y las alianzas

Hay una gran variedad de anillos de compromiso. Mis preferidos son los anillos sin fin o medio sin fin, también conocidos como “eternity”. Pero hay otras opciones, como los solitarios que son muy codiciados.

Con las alianzas, en cambio, hubo toda una revolución últimamente y decidir por un modelo es misión complicadísima.

Hoy en día, no es como antes, y ya no existe la clásica alianza de oro amarillo curvada. Eso cambió y actualmente se puede optar por alianzas de formas súper diferentes: curvadas, planas, con brillantes incrustados, en oro amarillo o en oro blanco.

“Hay gran variedad de anillos de compromiso”.
“Si chicas, en el siglo XXI el anillo de compromiso sigue siendo el símbolo de un momento mágico”.

Me costó mucho elegir las nuestras, y lo más lindo es que lo elegimos los dos juntos, aportando un 50 por ciento cada uno al diseño porque mi novio eligió el color y yo la forma de la alianza. El resultado:  dos alianzas en oro blanco curvadas.

“¡Mi anillo de compromiso”, símbolo del comienzo de una gran etapa junto con Juan, el amor de mi vida”.

Tómense su tiempo para probar y definir, Vayan a varias joyerías (Vian, Bártoli, Oleana Jewelry) y diseñadores. Y si las querés de oro sí o si, tené en cuenta que hay dos formas de hacer el oro: rodinado (baño de rodio) y palladium. Mi recomendación: vayan por palladium ya que hace que el anillo mantenga su color “para siempre”. El rodinado, en cambio, va perdiendo el tono y cada dos años hay que retocarlo.

Es un anillo que vas a llevar toda la vida, así que ¡dedíquenle el tiempo necesario para hacerlo bien!

Mis alianzas de Vian, una joyería de Recoleta, en la intersección de Guido y Montevideo. Un detalle: si hacés las alianzas con ellos, le prestan los aros a la novia.

Continuará: próximo episodio: el vestido (¡!), inspiraciones y estilos, el look del novio, el de tus amigos y el cortejo.

Seguí leyendo sobre novias: Bodas reales: 11 vestidos de novias que deslumbraron al mundo

Notas relacionadas