En el Día de la Tierra, vuelve una colección de bolsos ahora con botellas recicladas

Hace poco más de una década Anya Hindmarch impuso la moda “I’m not a plastic bag” (No soy una bolsa de plástico). Hoy, en el Día de la Tierra, vuelve con “Soy una bolsa de plástico”, una línea de bolsos hechos a partir de millones de botellas recicladas.
La campaña de Anya Hindmarch I’m not a plastic bag y su colección con botellas recicladas 13 años después en el Día de la Tierra

La moda, una de las industrias más contaminantes del mundo, reacciona y suma su aporte para intentar reducir el daño al medio ambiente y llamar la atención hacia un consumo sustentable.

Es así como la diseñadora Anya Hindmarch lanzó su colección “I Am A Plastic Bag” (“Soy una bolsa de plástico”) con bolsos de lujo realizados a partir de botellas de plástico recicladas.

La campaña de Anya Hindmarch I’m not a plastic bag y su colección con botellas recicladas 13 años después en el Día de la Tierra. Foto: Anya Hindmarch

Diseños de lujo que apuestan por reutilizar ese plástico que tanto daño hace y hacer del reciclado la mejor tendencia.

13 años después, el desperdicio de plástico continúa. Hoy la diseñadora londinense Anya Hindmarch vuelve al ataque para resaltar la necesidad de cuidar al medio ambiente. Foto: Anya Hindmarch

Reconocida mundialmente, la diseñadora británica decidió presentar su colección mediante una gran intervención.

La campaña de Anya Hindmarch “I’m not a plastic bag” 2020 en su tienda en Londres. Con las vidrieras llenas de botellas de plástico recicladas para mostrar el desperdicio. Foto: Anya Hindmarch

Así, su tienda en Londres permaneció cerrada por unos días, luciendo completamente cubierta de botellas de plástico recicladas.

Y afuera, las personas se agolparon frente a sus vidrieras para ver (e instagrammear) de qué se trataba semejante experiencia.

“Esta bolsa es basura”… ¡literal! Así fueron realizadas las tote bags 2020. Foto: Anya Hindmarch

Así se enteraron del nuevo proyecto de Anya Hindmarch SS20: apostar por la campaña que la hizo famosa –“I’ m not a plastic bag” (“No soy una botella de plástico”)- en todo el mundo y lanzar una nueva versión: “I am a plastic bag” (“Soy una botella de plástico”).

La mejor moda

Pasaron 13 años desde que vimos a una joven Keira Knightley pasear por las calles de Londres con un curioso bolso de tela. En 2007, la actriz de “Orgullo y Prejuicio” tenía toda la atención sobre ella.

En 2007, Keira Knightley fue de las primeras en llamar la atención sobre este ítem con mensaje social.

En su bolso se leía “I’m not a plastic bag” (“No soy una bolsa de plástico”) y su idea -que en 2007 parecía alocada de ya no utilizar bolsas plásticas al hacer sus compras para cuidar al medio ambiente– hoy ya es una realidad.

“Así era entonces”, Hindmarch y un homenaje a su creación 2007. Foto: Anya Hindmarch
La top model Claudia Schiffer con su ítem de moda.

Las celebrities comenzaron a sumarse a la causa, un poco por conciencia, otro poco porque Hindmarch logró hacer de su producto el ítem de moda.

En 2007 las personas se desesperaban por lograr la tote de Anya. La lista de espera se repitió en tiendas de todo el mundo.

En ese entonces su tote bag se agotó rápidamente y en sus tiendas en todo el mundo las personas hicieron largas colas por lograr obtener uno. Lo de Hindmarch fue sensación.

Reese Whiterspoon y su tote en 2007. “Si no fuera porque en la foto portan vasos de plástico…” se lamentó la diseñadora Anya Hindmarch. Foto: IG

Todas querían tenerla, hasta Reese Whiterspoon quien la portaba la suya con orgullo por Hollywood (aunque un poco más por moda que por conciencia ambiental): “¡Si no fuera porque en la foto Reese usa vasos de plástico!” se lamentó la diseñadora.

Cada botella de plástico cuenta

Pero las cosas fueron cambiando. Hoy, las bolsas de plástico, las botellas y sobre todo, ¡las pajitas! están en la mira.

Puede interesarte

Una colección de accesorios fashion hecha a partir de botellas recicladas. Foto: Anya Hindmarch

El mundo fue tomando conciencia del daño que producen -las botellas de esta colección fueron ganadas, sobre todo, de los desechos que se arrojan al mar-, aunque no es suficiente.

Reese Whiterspoon hoy, la actriz fue una de las primeras en elegir la colección. ¿Su materia prima? Botellas recicladas. Foto: Anya Hindmarch.

Con el planeta en peligro y Gretas Thundbergs alertando sobre las consecuencias de cada una de nuestras elecciones -desde al comer y al vestir-, la moda no es indiferente a lo que sucede y apuesta por la sustentabilidad.

Aún con el plástico en la mira y el crecimiento por la conciencia ambiental, los desechos continúan. Foto: Anya Hindmarch

Es por eso que Anya Hindmarch decidió retomar la causa, hacer de ella la inspiración 2020 en una colección de lujo que, contó, le tomó dos años de trabajo: su nueva “I am a plastic bag” .

Una colección creada a partir de cientos de botellas recicladas. Así fue la presentación de esta colección. Foto: Anya Hindmarch

Esta nueva creación cuenta, además de totes, con distintos accesorios, desde kits de viaje a billeteras.

Los diseños de Anya Hindmarch 2020 en homenaje a su “I’m not a plastic bag”, dos años de trabajo para crear “I am a plastic bag” ( “Soy una botella de plástico”.

Cada pieza de lujo fue trabajada al detalle para lograr un producto realmente sustentable. Cada tote fue realizada “con un innovador tejido de lona de algodón creado a partir de botellas de plástico usadas”, destacó la designer. Cada tote utiliza 32 botellas recicladas.

El ítem que todas queremos tener, para hacer mejor uso de los desechos plásticos. Foto: Anya Hindmarch

Además “vienen recubiertas con un material hecho de parabrisas de autos para darles un acabado duradero y resistente a la intemperie“, describió. Las totes vienen en cuatro colores y en precios que rozan las 695 libras.

Los detalles de cada tote, con “Plastic Bag” (“Bolsa de plástico”) impresa. Foto: Anya Hindmarch
Ir Arriba