#BookDeLaSemana Karina Gao: «Estar 12 días en coma me dejó la enseñanza de que hay que disfrutar de todo, hasta de respirar» – Revista Para Ti
 

#BookDeLaSemana Karina Gao: "Estar 12 días en coma me dejó la enseñanza de que hay que disfrutar de todo, hasta de respirar"

Es licenciada en Economía Empresarial y cocinera -forma parte del Flor de equipo en Telefé- pero hasta que el 1ero de febrero no todos conocían a Karina Gao: ese día supo que tenía covid y a los pocos días estaba internada en terapia intensiva y en coma inducido con un embarazo de 24 semanas. Su historia tuvo en vilo al país durante 12 días. Hoy, totalmente recuperada y ya con Teo (su bebé de dos meses) en brazos, acepta una charla profunda y sincera con Para ti donde habla de la dura experiencia que le tocó transitar. 
News
News

El lunes 1ero de febrero de 2021 Karina Gao recibió el resultado de su hisopado: positivo para Covid. Cursaba la semana 24 de embarazo y, al principio, se sintió bien: "Lo tomé con humor, me aislé y me dediqué a mirar series de Netflix", contó la cocinera de Flor de equipo -de lunes a viernes, de 11 a 13 horas, por Telefé- en aquel momento. Sin embargo, dos días después, resolvieron internarla -tenía fiebre y neumonía bilateral-, le colocaron oxígeno y al otro día la trasladaron a terapia intensiva. La situación comenzaba a empeorar.

El viernes 5 de febrero había desmejorado tanto que los médicos tomaron una decisión drástica: decidieron entubarla para llevarla a un coma inducido. "Fue un baldazo de agua fría recibir esa noticia", asegura Karina mientras elige los looks para el Book de la Semana de Para Ti y le pide a la maquilladora que no tape demasiado la escara que tiene en su rostro, producto de los 12 días que estuvo entubada.

-¿Sentís que esa cicatriz tiene un significado especial?

-No, no es eso. Yo no necesito que nada me recuerde lo que pasé… ¡Es imposible olvidarlo! Pero me gusta mostrarme tal cual soy: no quiero un exceso de maquillaje ni photoshop porque creo que está buenísimo mostrar tu imagen real.

-Leí que, el día en que te avisaron que ibas a entrar en un coma inducido porque tus órganos estaban muy exigidos, grabaste un video para tus hijos y tu marido (Dominique Croce) despidiéndote de ellos. ¿Pensaste realmente que no los volverías a ver?

- Es que, como te dije antes, fue un shock recibir esa noticia y, si, creo que pensé eso. Te aclaro no es que dije: "Listo, ya fue. Me voy a morir". Pero sabía que era una posibilidad y, básicamente, lo que quería era despedirme de mis hijos y decirles cuánto los amaba, lo tranquila que me quedaba de que fueran criados por ese súper papá que tienen y lo mucho que me importaba que fueran felices el resto de sus vida.  

- ¿Es verdad que a tu marido, en ese mismo video, le pedías que rehiciera su vida y formara otra pareja?

- Sí, sí, es cierto: le pedí eso. Por suerte, ahora puedo hablar de todo esto sin dramatismo pero, en ese momento, sentí que era necesario darle las bendiciones al Franchu (así lo llama a Dominique a su esposo) para que volviera a enamorarse. Lo conozco mucho y no quería que viviera en un duelo eterno sin permitirse una segunda chance en el amor.

- ¿Volviste a ver ese video que les grabaste?

- No, no lo vi más después de aquel día pero tampoco sé si tiene sentido mirarlo ahora que el final fue, claramente, otro. No es de negadora, ¿eh? Pero me pregunto eso: ¿Vale la pena recordar ese momento tan angustiante?

- Estabas embarazada de 24 semanas cuando pasaste por esta internación tan traumática…. ¿Tuviste miedo de perder al bebé?

- ¡Tuve miedo de todo! Pero, puntualmente, cuando me avisaron que me iban a entubar pensé muy poco, fue todo súper vertiginoso, porque me dieron sólo 15 minutos para prepararme y los utilicé para despedirme de mi familia. En ese momento, exacto, me concentré en las personas que estaban conmigo, que me rodeaban y a las que, tal vez, no iba a volver a ver más.

- ¿En algún momento se evaluó la posibilidad de que te realizaran una cesárea para que el bebé naciera antes de que te entubaran?

-(Piensa en silencio) ¿Sabés que creo que eso nunca se evaluó? Recuerdo haberle preguntado a mi obstetra que podía ocurrir si el bebé nacía en ese momento y me respondió, con mucha claridad, que, tal vez, no sobreviviría. Pero yo soy una persona optimista por naturaleza y borré su comentario de mi cabeza y me concentré en seguir adelante. Pensé cosas como: "Bueno, nacerá unas semanas antes de la fecha probable de parto, pasará más tiempo en Neonatología hasta que maduren sus pulmones pero va a estar todo bien".

Tradiciones chinas

-¿También te despediste de tus papás en ese momento?

-Sí, claro, y eso no fue fácil. Para los chinos. los jóvenes tienen que cuidar a los viejos: es nuestra tradición y nosotros la respetamos. Entonces, cuando me despedí de ellos, no podía evitar pensar: ¿Quién se va a ocupar de ellos cuando yo no esté? Mis padres no hablan bien español así que están acostumbrados a que yo los acompañe al médico, a hacer compras, o cualquier trámite…. Cuentan conmigo para lo que necesitan. Te diría que, en esos minutos previos a la entubación, era el futuro de mis padres lo que más me preocupaba.

-Tu mamá es pintora y en tu casa tenés una hermosa obra de ella… ¿Mantienen un buen vínculo? A veces, las relación madre/hija, tiene sus conflictos…

-Debo decir que nos llevamos bien. A ver: no es una relación muy comunicativa ni expresiva porque en la cultura china no se habla demasiado de sentimientos ni emociones. Pero, ojo, yo no estoy de acuerdo con vos en que la relación madre/hija suele ser conflictiva. Me parece que, cuando la comunicación es buena y de ambos lados hay voluntad de que el vínculo fluya, todo funciona a la perfección.

- ¿El covid te dejó secuelas? ¿Fue difícil la recuperación?

- A mí me quedaron los músculos bastante atrofiados, así que estuve más de un mes y medio en rehabilitación. Después ya llegó el parto así que no me quedó otra que dedicarme a Teo y recuperarme sola y a los tumbos como ando ahora (se ríe).

- ¿Sentís que esta experiencia tan dura te dejó una enseñanza?

- Estar 12 días en coma me dejó la enseñanza de que hay que disfrutar de todo, hasta de respirar, pero también vivir menos acelerada. Creo que antes del Covid vivía muy enloquecida y la enfermedad me hizo un click: me permitió descubrir que se puede seguir gozando de todo, con intensidad, pero sin apuro.

Argentina por elección

Karina Gao vive hace 28 años en la Argentina y asegura que vino con sus padres gracias a una publicidad del Estado argentino que pasaban en los principales canales de televisión de China. "Mostraban el tango y Puerto Madero. Era todo espectacular. Era el París de Latinoamérica", cuenta la cocinera sobre el video que los conquistó.

Sin embargo, la llegada a nuestro país no fue tan simple: viajaron con 8 valijas llenas de comestible (por miedo a que les faltara salsa de soja y otros ingredientes típicos de la cocina oriental) y los esperaban una pareja de amigos en un fitito rojo. "Volviendo de Ezeiza y, en medio de la autopista, se les paró el auto y nos tocaban bocina mientras gritaban: "chinos de m…"", cuenta Karina y concluye: "Nosotras (las mujeres del grupo) nos tomamos un colectivo de la línea 86 para llegar a destino y allí siguió la aventura".

-Contaste en PH, Podemos hablar, que dormías en una cómoda que encontraron en la calle y que así te acostumbraste a no moverte al dormir.

-Sí, fue así. Nos hospedamos en una habitación que nos alquiló ese matrimonio que nos fue a buscar a Ezeiza y yo dormía en esa cómoda, con una almohadita. Pero, bueno a los tres meses mi mamá pudo subalquilar un local a una señora de la comunidad que se quería jubilar y todo comenzó a mejorar. Nunca nos arrepentimos de la decisión de venir a la Argentina y, si me comparo con muchas personas que hoy ni siquiera tienen un techo donde dormir, lo nuestro fue sólo una anécdota y pasó muy rápido.

-¿Te costó adaptarte a nuestro país?

-A mí, particularmente, lo que más me costó no fue adaptarme al idioma o a la comida, como la gente suele creer. Me resultó muy complicado comprender al mundo occidental, aceptar la mentalidad de esta sociedad. Pero lo importante es que lo logré, estoy muy bien y soy muy feliz en la Argentina.

- Sos licenciada en Economía Empresarial y en el 2009 viajaste a Francia para realizar un Máster en Administración de empresas. Obtuviste dos becas para continuar estudiando en Europa pero elegiste volver a vivir a la Argentina… ¿Alguna vez te arrepentiste de esa decisión?

- Noooo… ¡Jamás! Yo tengo pasaporte francés así que puedo volver a París cuando quiero -bueno, siempre que no estemos en pandemia, obvio- y elijo quedarme en la Argentina. Este es un país que nos dio mucho a los inmigrantes -y le sigue dando a los que continúan llegando - porque recibe con calidez y cariño a las personas que vienen de afuera. ¡Yo amo a la Argentina!

Una historia de amor que nació en París

-Contame cuándo y dónde te enamoraste de Dominique Croce, tu marido.

-Bueno, al Franchu obvio que lo conocí en París, cuando viajé a estudiar: él es ingeniero y fue compañero mío durante el último año del máster que hicimos. Un día le propuse hacer un mini tour gastronómico porque yo ya estaba por volver a la Argentina y quería comer ciertas especialidades francesas en determinados lugares -que ya tenía elegidos porque los recomendaba Lonely Planet- antes de partir. Así que te diría que nuestras primeras citas fueron así: almuerzos en diferentes restós franceses que yo quería conocer. Perdón… A lo mejor no es la historia romántica parisina que vos esperabas (se ríe)

-A mí me parece una muy linda historia de amor… ¿Tardó mucho en pasar de amigo a novio?

-Y… Fueron varios meses porque primero él se hacía el amigo y yo no entendía bien si quería algo más o estaba todo bien así. Era como muy ambiguo. Hasta que un día nos besamos y bueno, entendí que la amistad era sólo el primer paso.

-¿Te sedujo algo en especial de Dominique?

-A mí me gustaba mucho él, físicamente, y algo que me llamaba la atención y me sorprendía es que era muy amoroso con su mamá: la llamaba todos los días por teléfono. Yo siempre tengo muy presente una frase que dice: "El que trata bien a su mamá también te va a tratar bien a vos" y Dominique es un claro ejemplo de eso. Es un hombre muy atento, protector y cariñoso. Todo eso me gustó desde el primer día. Es más… Tengo un anécdota que lo define de pies a cabeza (se ríe)

-Compartila con nosotras, por favor.

-Un día organicé una comida africana con amigos en mi departamento de París y necesitaba ayuda para hacer las compras: el primero en ofrecerse a acompañarme al mercado fue él y eso ya me gustó porque demostró ser colaborador. Pero esto no fue todo. Cuando llegamos a casa descubrí que estaba tapada la pileta de la cocina y era un lío cocinar así… ¡Me quería matar! El dejó las bolsas en el piso, se arremangó la camisa y, con las pocas herramientas que había en mi casa, destapó todo. Creo que ese gesto terminó de enamorarme por completo.

Padre ejemplar

-¿Y Dominique es tan buen padre como marido?

-Es un 10 en todo: real. Vos pensá que nosotros tuvimos gemelos – Simón y Benjamín, de 7 años- así que no había chances de que no los criáramos en equipo: cuando yo le daba la teta uno, él le cambiaba el pañal a otro. Ahora, nació Teo (el 30 de abril del 2021) y la realidad es que este bebé no duerme nunca de noche, así que nos turnamos para cuidarlo. A lo mejor yo le doy de comer a las 12 de la noche y él, después a las 3 de la mañana y yo, durante esas horas hasta las 6 am, descanso un poco. Vamos rotando y todo se hace un poco más simple.

-¿Dormís alguna siesta durante el día también?

-Cuando puedo, sí. Lo hago porque lo necesito y también porque digamos la verdad: no hay nada más lindo en el mundo que dormir la siesta con un bebé. Igual, no me quejo: Teo tiene menos de 3 meses, es muy chiquito, y es lógico que tenga el sueño un poco cambiado. Además, tengo una niñera que me ayuda con él y también con los gemelos.

-¿Simón y Benjamín están contentos con la llega de Teo?

-¡Están felices! Son excelentes hermanos. Tal vez tiene que ver con que son grandes y tenían muchas ganas de que nazca, acompañaron todo mi proceso de embarazo -hasta en su etapa difícil- y recibieron a Teo con entusiasmo, alegría y mucho amor.

-¿No hubo momentos de celos?

-Tal vez, al principio, tiraron algunos comentarios del tipo: "Ma, acordate que tenés otros dos hijos"(se ríe). Pero fue más en broma que otra cosa, la verdad es que aman a Teo con locura. Pero es verdad que, cuando llega el recién nacido a casa, la dinámica cambia por completo, todo es un poco caótico y no es raro que se hayan sentido algo desplazados. Hoy puedo decir que la casa está en orden.

Producción: Marité Rizzo

Foto: Chris Beliera

Edición de videos: Cris Calvani

Armado de tapa, gif y retoque digital: Gustavo Ramírez

Maquillaje y pienado: Indira García Matos para Mala peluquería (@indigarciamatos)

Ropa: Cala (@calandraoficial) Var´s (@vars_ok) y Converse

Más información en parati.com.ar

 

Más Para Ti

 

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig