#BookDeLaSemana, Pía Slapka: «Me encantaría volver a enamorarme porque desde que me separé no volví a estar en pareja» – Revista Para Ti
 

#BookDeLaSemana, Pía Slapka: "Me encantaría volver a enamorarme porque desde que me separé no volví a estar en pareja"

Estuvo 17 años casada con Paul García Navarro -el padre de Benjamín y Gerónimo, sus dos hijos- , se separó hace 4 años y asegura que no se imagina sola el resto de su vida. "Yo siento que, cuando estoy enamorada, me potencio porque creo que el amor es el motor del ser humano", asegura la modelo y conductora de televisión.
News
News

A pocas horas de la llegada del 2022, Pia Slapka asegura que es una gran disfrutadora de las fiestas. “Me gusta celebrar con mi familia y amigos, decorar la casa, armar una linda mesa, preparar platos ricos porque siento que, tanto Nochebuena como Año Nuevo, son días especiales. Este año, en particular, estoy trabajando tanto que no me ocupe, tal vez, de algunos detalles como suelo hacer pero sé que va a ser una hermosa noche y mi plan es disfrutarla a pleno”, cuenta mientras toma una limonada minutos después de terminar la sesión de fotos del Book de la semana de Para Ti.

-¿Con quién pasás Año Nuevo? ¿Te quedás en Buenos Aires o viajás a algún lado?

- Me hubiera gustado ir a algún lado pero termino la conducción del programa -Somos PM, de lunes a viernes de 14 a 17 horas en IP Noticias- , que es en vivo, recién el  31 de diciembre asi que me quedo Buenos Aires y lo pasó con amigos y mis hijos, claro.

Un año de mucho crecimiento

- Fue un año muy intenso a nivel laboral, ¿no? Estuviste a cargo de la conducción de Somos PM pero también de Planeta Urbano (ambos en IP Noticias) y Arena Life en América….¿La modelo quedó atrás ya?

- No, para nada: a todo lo que enumerás súmale las campañas y desfiles que fueron surgiendo durante todo el 2021…. ¡Fue un montón! Yo no suelo hacer balances de fin de año pero, esta vez, debo decir que fue un año súper positivo pero también agotador. Yo soy muy agradecida de cada oferta laboral que aparece y, precisamente por ello, me cuesta rechazarlas. De hecho, fue tanta la exigencia que el cuerpo me pasó factura: caí en cama con un pico de estrés. Pero bueno, siento que fue un año de mucho crecimiento profesional y lo valoro.

- ¿Y en lo personal? ¿Fue igual de positivo?

- Sí, lo fue. ¿Sabés que siento? Que este año tuve registro de mis emociones. Tal vez te suene raro pero te juro que eso fue lo que me pasó: pude darme cuenta de lo que me pasaba, lo analicé, comprendí y creo que eso también es un gran crecimiento para mi.

-¿Ya tenés planes para el verano?

-Sí, el 31 termino de trabajar y me voy unos días al campo con mis hijos, también iremos a la playa y, finalmente, terminaremos en Córdoba. Como verás… ¡Es una gira completa! (Se ríe). Cuando mis hijos estén con su papá, seguro que armo algún plan -todavía no definí nada- así que pienso descansar todo el mes de enero y febrero.

-¿Hay algún proyecto nuevo para marzo?

-La idea es seguir con Planeta Urbano en IP Noticias y también tengo una oferta para un programa de televisión pero, como todavía no está 100% definido, no puedo contar demasiado. Por otra parte, yo subo recetas a mi Instagram bajo el lema “Calmá a las fieras” y registré esa marca con la idea de sacar un libro de cocina en algún momento así que espero poder concretar ese objetivo.

Sus hijos: la razón de su vida

-¿Cómo es la relación con tus hijos: Benjamín y Gerónimo?

-¡Hermosa! ¡Ellos son mi vida! Benjamín, que tiene 13 años, ya es casi de mi altura y te juro: me emociona verlo tan grande. ¿Viste que hay madres que sufren cuando sus hijos entran en la adolescencia y el vínculo cambia? Bueno, a mí no me pasa: me encanta que crezcan, se desarrollen y disfruto de cada etapa de su vida.

- El tema es que en la adolescencia se ponen un poco ariscos y creo que ese cambio es el que más se sufre como madre

-Puede ser…. Yo soy una mamá muy cariñosa: amo abrazarlos, besarlos, decirles que los adoro y, por ahora, me aceptan las demostraciones de amor sin quejas (Se ríe). Tenemos una linda relación y mi única exigencia es que sean buenos, educados y responsables. Básicamente quiero que sean personas de bien, nobles y con lindos sentimientos.

-¿Son de contarte sus problemas o de decirte: “Me enamoré”?

-Yo soy una mamá muy intuitiva asi que suelo darme cuenta -con sólo mirarlos- si está pasando algo malo o hay algún cambio en sus vidas asi que no dudo en preguntarles. Por suerte, les gusta charlar y compartir lo que pasa… ¡Al menos por ahora! Ojo, te aclaro: muchas veces son mis hijos los que me ponen el límite a mí o me dan una enseñanza. De hecho, decidí no conducir el programa diario de IP Noticias en el 2022 porque me di cuenta de que este año compartí mucho menos tiempo con ellos de lo habitual y no me sentí cómoda. Yo amo mi profesión, me apasiona, pero ellos son la razón de mi vida y quiero estar más presente en sus actividades cotidianas.

El motor del amor

-Te separaste de Paul García Navarro -después de 17 años juntos- hace 4 años… ¿Hoy tienen una buena relación?

-La mejor: con Paul somos familia. Hemos transitado diferentes momentos y hoy creo que experimentamos lo que es el amor a un ser humano, sin que sea tu pareja. Nos conocemos hace ya más de 20 años, estamos por firmar el divorcio pero nunca vamos a dejar de ser familia. Los dos tenemos muy claro que nuestra excelente relación repercute en nuestros hijos y les permite criarse de una forma sana y estable. Las relaciones tóxicas entre ex, lamentablemente, lastiman a los chicos, y eso Paul y yo lo sabemos.

-¿Suelen festejar los cumpleaños de los chicos juntos?

-Sííí... ¡Siempre! Y no sólo eso: hemos pasado Navidad juntos también. Tenemos una buena relación en serio.

- ¿Te gustaría volver a enamorarte?

-Sí, claro… ¡Me encantaría! Yo siento que, cuando estoy enamorada, me potencio porque creo que el amor es el motor del ser humano. Es como que, cuando llega alguien a tu vida, empezás a brillar de otro modo, mucho mejor y más fuerte. Además, tengo 38 años y no me imagino el resto de mi vida sola. Pero no soy enamoradiza, ¿eh? Bueno, en realidad, te digo eso pero lo corrijo: recién ahora me estoy redescubriendo como mujer porque estuve muchos años casada y la realidad es que, desde que me separé, no volví a estar de novia.

-¿Y cómo es una cita ideal para vos?

-(Piensa unos segundos en silencio) No puedo decir que tengo un modelo de cita perfecto, para mí lo único importante es lo que ocurra con esa persona: si no hay química, no funciona. Vos podés ir al mega restó, el más caro del mundo y, si la persona con la que estás no te gusta, se convierte en un plan horrible. Por el contrario, cuando alguien te encanta, podés estar en el campo -de noche o de día- en una plaza o sentada en el cordón de la vereda de tu casa y ese momento se convierte en algo único y mágico. Cuando alguien te gusta, hasta los silencios pueden ser lindos y se transitan bien. Yo soy una mujer muy simple, esa es la verdad.

-¿Cómo te llevás con la soledad? Hablo de esos días en que tus hijos están con su papá

-¡Me llevo genial! Nunca la sufrí. Aprovecho para entrenar, leer, cocinar y me mucho gusta juntarme con amigas a comer o tomar algo.

La exigencia de la belleza hegemónica

-Stephie Demner nos contó que, durante sus primeros años como modelo, sufrió mucho presión por su imagen y hasta le pidieron que bajara 3 kilos para una campaña cuando estaba delgadísima… ¿Viviste alguna vez una situación similar?

-Ufff… ¡Mil veces! Cuando comencé mi carrera, la presión por el peso era una moneda corriente y no sólo eso: muchas productoras tenían muy mal trato con nosotras. A mí una vez me bajaron de un desfile porque consideraron que tenía un par de kilos de más, algo que no era real y que hoy sería directamente un escándalo. Yo me fui adaptando al estereotipo que se buscaba y empecé a comer muy sano, entrenar y me mantuve en el peso que se requería porque, realmente, necesitaba trabajar: siempre viví del modelaje. Pero no lo voy a negar: fue un gran sacrificio.

-¿Sufriste algún tipo de abuso o acoso laboral?

-Sí, lo sufrí. Pero no es una puerta que esté dispuesta a abrir ahora. No fue en la moda, te aclaro: sí en la televisión. Son esas cosas que en el momento decís: “Bueno, no fue tan grave” y ahora, con otro nivel de conciencia e información, entendés que sí, fue un abuso. Ojo, te aclaro: yo en aquel momento, a esa persona, se lo dije. Le supe poner el límite.

Una infancia que la marcó a fuego

-En PH contaste que tuviste una infancia dura en la que recordás llegar a tu casa, abrir la heladera y encontrarla vacía. ¿Sentís que esa experiencia te marcó mucho?

-Sí, claro: son heridas que nunca terminan de cerrarse y que te dejan una huella muy profunda. Te marcan a fuego. Pero también siento que, tal vez, por esa infancia que tuve hoy disfruto el doble de mi realidad actual, la valoro y soy tan agradecida de cada oferta laboral que me llega.

- En aquel programa aclaraste que no se trataba de un tema de pobreza sino que tus padres, por la mala relación entre ellos, desatendieron esas necesidades básicas que tenían vos y tus hermanos

- Es que fue así. No es que éramos chicos indigentes, que vivíamos en la calle. El tema fue que mis padres no se ocuparon de, por ejemplo, prepararme la vianda para ir al colegio y yo al mediodía no tenía nada para comer. Hoy, con el paso del tiempo, considero que no fueron malas personas, no querían hacernos daños: simplemente no pudieron criarnos mejor porque no tenían las herramientas suficientes para hacerlo así que dejé de juzgarlos, como cuando era chica. De hecho, los perdoné y decidí quedarme con la parte linda de nuestro vínculo.

- ¿Querés cerrar esta nota contándonos cuál es tu deseo para el 2022?

- Me gustaría pedir que empecemos a ser más empáticos, que logremos escuchar al otro -con su historia y sus deseos- y dejemos de juzgarlo. Me gustaría que todos seamos más permeables a los sentimientos del otro y comencemos a calmarnos porque veo mucho enojo y falta de amor en algunos corazones.

Producción: Marité Rizzo

Fotos: Chris Beliera

Edición de videos: Cristian Calvani

Maquilló: Josefina Becu para Mar Castelli (@josebekumakup)

Peinó: Cris Cagnina para Cerini

Ropa: Javier Saiach

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig