#LaRecetaFamosa: Luli Fernández nos abre las puertas de su casa para enseñarnos a preparar un budín de vainilla azucarado – Revista Para Ti
 

#LaRecetaFamosa: Luli Fernández nos abre las puertas de su casa para enseñarnos a preparar un budín de vainilla azucarado

La modelo y conductora recibió a Para Ti para cocinar esta preparación que nació en Inglaterra y que arribó en 1850 al territorio argentino. Pocos ingredientes y una rápida resolución son las grandes virtudes que tiene la receta, lo que la convierte en realizable tanto para los que se defienden en la cocina como los que no. 
News
News

Luli Fernández se caracteriza por ser una de las caras más frescas de la televisión. Modelo, conductora, madre y esposa. Aunque dice que en la cocina solo se defiende, demuestra que tiene una capacidad para ingeniárselas con dos caballitos de batalla: hacer preparaciones muy apetitosas y con pocos ingredientes. Bajo ese lema recibió a Para Ti en su departamento del barrio porteño de Palermo para ser parte de #LaRecetaFamosa de esta semana con un budín de vainilla azucarado súper fácil.

Se puede decir que historia del budín representa realmente a la versatilidad. Creado en Inglaterra, hay que viajar hasta el Siglo XVII para saber de sus orígenes producto de una derivación que surgió del "bread pudding" en el que se utilizaban restos de pan para prepararlo. Fueron los integrantes de la clase baja inglesa quienes lo impulsaron debido a la necesidad que tenían de alimentarse con un mínimo gasto de dinero.

La versión de Luli es rica y muy fácil de hacer.

Hay otra versión que narra que fueron los navegantes los que lo hicieron popular ya que se llevaban estas ricas preparaciones para emprender largas travesías. Las "gâteau voyage" (tortas para el viaje) fueron sofisticándose con el paso del tiempo agregando nuevos ingredientes, dejando de lado la versión de postre y pasando a la opción salada. Esta variante se cocinaba sumergida en caldos o al vapor.

En lo que respecta al arribo de esta receta al territorio argentino, se dio en 1850 a raíz de la inmigración inglesa. Los que saben de cocina dicen que con el agregado del dulce de leche este postre ya consiguió la nacionalidad. ¿Qué estás esperando para hacerlo?

Luli, una cocinera todoterreno

"Nunca fui de las que más se destacaron en la cocina, pero la realidad es que me gusta comer rico. Mi tía es una gran cocinera de cosas dulces así que, poco a poco, fui intentándolo con mucha paciencia. Nadie se me quejó de lo que probaba", cuenta al hacer referencia a una de las personas de su familia que le inculcó este hobbie con el que se convirtió en una referente en la materia ya que sus recomendaciones culinarias son muy esperadas en las redes sociales.

Su tía fue una de las que la motivó a meterse en la pastelería.

-¿Algún recuerdo de la infancia cocinando?

-Tengo el recuerdo de ponerme de chica a jugar con harina y agua y yo hacía una masa con el fin de entretenerme. Yo soy de Azul –una ciudad ubicada a 300 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires- y me acuerdo de llegar a lo de mi abuela y sentir ese olorcito al pastel de papas recién horneado o, en el caso de mi tía, que vive a la vuelta, de las cosas dulces. Así fui disfrutando del buen comer.

-Decís que una de tus inspiraciones fue tu tía, ¿a vos te gustaría enseñarle a cocinar a Indalecio y compartir de esa forma otros instantes en familia?

-Es re importante el momento en el que uno se sienta a disfrutar eso rico que cocino. Por ahí te puede salir mejor o peor… podes desmoldar el budín y que salga bien o que se rompa, pero ese espacio de encuentro a mí me gusta y lo disfruto mucho. Si es la excusa parta que el encuentre espacios para compartir, por supuesto.

-¿Ser madre cambió tu visión a la hora de cocinar?

-En un punto me obligó a entender que tenía que resolver lo básico. Nunca fui de las que tenía el dote del buen cocinar, pero al chico no lo podía matar de hambre. Eso fue lo que me incentivó a animarme a más. La cocina tiene esto de que hay gente que tiene el don y le sale perfecto y hay otros que somos un poco más laboriosos, nos esforzamos y terminamos saliendo buenos.

Para Luli, una de las claves es usar pocos ingredientes.

-Hace un tiempo incursionaste con una sección en las redes sociales que se llama “Mamá Cocina”, ¿cómo se te ocurrió y cuál es el eje principal de la propuesta?

-Surgió de la mano de esto que te decía recién: ¿Cuántas mujeres hay que son mamás o que no lo son, pero viene un sobrino o un chiquilín a visitarlas, y que de golpe no saben hacer nada como me pasaba a mí? Era un drama porque cuando viene un niño está bueno darle algo rico para que coma y, ni hablar, que tenga un costado saludable. Lo pensé para esas mujeres que son medio un “queso” como yo, pero que tienen esperanzas de mejorar. Son recetas muy fáciles que subo semanalmente a mis redes sociales, muy rápidas de hacer y que requieren muy pocos ingredientes. Esto de tener que hacer una receta con mil ingredientes no funciona conmigo.

-¿Te gustaría estar en “Masterchef Celebrity 3”?

-(risas) No sé. Creo que me moriría de vergüenza. La realidad es que me pasa lo que me pasó cuando grabábamos #LaRecetaFamosa haciendo el budín. Se me cae la harina… soy una cocinara casera, ad honorem y no una gran chef. Todas estas cuestiones de hacer las cosas impecables… estoy aprendiendo. No sé si me animaría.

-¿Cuál es la propuesta que llevarías para conquistar al jurado?

-En el caso de avanzar y ser parte, ellos no se podrían resistir a mi budín de yogurt de frutilla. Es un poco parecido a este que hicimos hoy y no van a entender lo rico que me sale. Ese sería mi caballito de batalla.  

Budín de vainilla

Ingredientes

  • 200 gramos de harina leudante
  • 150 gramos de azúcar
  • 3 huevos
  • 200 cc de crema de leche
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación

Paso 1: Mezclá los huevos con el azúcar y la esencia de vainilla.

Paso 2: Agregá la crema, la harina y batí para conseguir una mezcla homogénea.

Paso 3: Precalentá el horno a 180° y, en el caso de cocinar el budín en una cacerola, solamente hay que calentarla durante cinco minutos en el fuego.

Paso 4: Enmantecá el molde de 18 centímetros. Luego, hay que espolvorear con azúcar (que le dará una cobertura crocante muy rica) y verter la mezcla. Cociná durante 30 minutos. Si se hace con el saverín, hay que taparlo y utilizar un fuego medio.

Tip: Recordá siempre usar un palillo o cuchillo para chequear la cocción. Si sale seco, ¡el budín está listo!

Foto y video: Alejandro Carra y Guido Puterman.

Edición: Manuel Adaro

Estilista: Eddie Rodríguez

Makeup: Melisa Sklar

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig