News

Todo lo que tenés que saber antes de ir a ver “Había una vez en Hollywood” (y entenderla)

Si bien la historia en la última película de Quentin Tarantino, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Brad Pitt, es ficticia tiene muchos guiños relacionados con hechos y figuras de la vida real de la ciudad de Los Ángeles a fines de los años sesenta. Por eso, si tenés pensado ir al cine, es importante que sepas que para entender la película es necesario conocer (no vamos a spoliar) el contexto y qué pasó en realidad. Acá te lo contamos.
Brad Pitt y Leo DiCaprio, los protagonistas de “Había una vez en Hollywood”. Foto: Sony Pictures.

Cuando una película basa sus personajes en personas de la vida real pero no queda muy claro quién es quién, es difícil entenderla. Es lo que sucede con “Había una vez en Hollywood”, la película de Quentin Tarantino. Vale la pena ir a verla pero antes es necesario saber quién fue quién en la vida real para darle un contexto y entenderla.

Leonardo DiCaprio interpreta a Rick Dalton. Foto: Sony Pictures.

Brad Pitt es Cliff Booth, un doble (que fue exmilitar) devenido en “ayudante” y consejero del actor de western Rick Dalton (Leo DiCaprio). Estos dos personajes están inspirados en Hal Needham y el actor Burt Reynolds (el de “El Hombre del Rifle”). La película se centra en el vínculo de amistad entre los personajes de Pitt y DiCaprio, y mantiene un tono humorístico. En realidad, la película le rinde homenaje al Hollywood de finales de los años sesenta.

Needham se metió en el trabajo de las acrobacias por accidente: estaba podando árboles para ganarse la vida antes de alistarse en el ejército. Cuando regresó, Needham que soñaba con trabajar en Hollywood consiguió sus dos primeros trabajos como doble de acción, y de allí en más no paró. Se rompió 56 huesos (incluyendo su espalda dos veces) a lo largo de su carrera.

La película tiene momentos de humor. Foto: Sony Pictures.

Needham conoció a Reynolds en el set de Riverboat, un serie del Oeste que se emitió en la NBC desde 1959 hasta 1961. Los dos siguieron siendo amigos mucho tiempo después. Dalton se emociona al saber que Roman Polanski y Sharon Tate, dos de las estrellas más famosas de Hollywood, se han mudado al lado de su casa.

El crimen de Sharon Tate

Margot Robbie es Sharon Tate. Foto: Sony Pictures.

Sharon Tate y Charles Manson están inmersos en la película pero no es el tema principal de la trama. Es más, Tarantino cambia en la película los hechos que ocurrieron en la vida real relacionados con el asesinato de Tate.

En la película, Tate le regala a su esposo, Roman Polanski, el libro Tess, de D’Urberville de Tomas Hardy. En la vida real, ese fue el último libro que Sharon Tate le dio a Polanski antes de morir y le dijo que sería una buena película. Polanski la filmó en 1979 y se la dedicó a Tate.

Lo que aparece en la película es Charles Mason como líder de un grupo de hippies (principalmente mujeres) que viven todos juntos en unas condiciones paupérrimas en Spahn Ranch, un rancho que había servido en el pasado como escenario para películas del Oeste.

Manson quiso forjarse una carrera en el mundo de la música. Se hizo amigo de Dennis Wilson, el baterista de los Beach Boys, y realizó una audición para el productor musical Terry Melcher. Pero a Melcher no le gustó.

Melcher vivía en 10050 Cielo Drive con su novia, Candice Bergen. Pero en el verano de 1969, la mansión fue ocupada por la actriz Sharon Tate y su marido Roman Polanski.

El 8 de agosto de 1969, tres de los seguidores de Manson, Atkins, Patricia Krenwinkel y Tex Watson, irrumpieron en la casa de Cielo Drive. La miembro de la secta Linda Kasabian actuó como vigilante para que nadie interrumpiera los planes del grupo. Polanski estaba en Europa en ese momento, pero Tate (embarazada de casi 9 meses) estaba en casa con sus amigos Jay Sebring, un famoso estilista de Hollywood; Wojtek Frykowski, amigo de Polanski y Abigail Folger, una rica heredera. Steven Parent, un chico de 18 años que era amigo del cuidador de la propiedad, también estaba allí.

Todos los integrantes de la Familia Manson que aparecen en la película de Tarantino existieron en la vida real: son ‘Gypsy’ Share, Kitty Lutesinger, Lulu Van Houten, Clem Grogan, Tex Watson, Linette Fromme, Sadie Atkins, Katie Kenwinkel y Linda Kasabian. Watson, Atkins y Krenwinkel dispararon y apuñalaron a los cinco hasta la muerte. La noche siguiente, los miembros de la secta también asesinarían a Rosemary y Leno LaBianca en su hogar en Los Feliz.

Margot Robbie como Sharon Tate bailando en una de las fiestas de la Mansión de Playboy. Foto: Sony Pictures.

Manson y sus seguidores fueron detenidos meses después, acusados de haber cometido los salvajes asesinatos.

En la película, a las chicas de Manson se las ve buscando comida en la basura mientras cantan canciones. Según Dianne Lake, quien se unió a la secta cuando tenía solo 14 años, eso era cierto, y los seguidores de Manson incluso llegaron incluso a llevarse a buscar comida por la basura al Beach Boy Wilson.

El propio Manson solo aparece en la película durante una escena, en la que se le ve visitando Cielo Drive antes de los asesinatos preguntando por alguien llamado “Terry”, presumiblemente el productor musical Terry Melcher. En la película, Sebring (que es interpretado por Emile Hirsch) le dice que la casa es ahora la residencia de Tate y Polanski. Esta escena también está basada en la realidad.

Quentin Tarantino con Brad Pitt en el set. Foto: Sony Pictures.

Otra de las cosas que vemos en la película que se ajusta a la realidad es la vida que llevaban los miembros de la secta en el racho Spahn. Manson instruyó a sus seguidoras a tener relaciones sexuales con Spahn para mantenerlo conforme.

En la película, Cliff Booth (Brad Pitt) hace una visita al rancho para ver si Spahn está bien y escapa por poco de los homicidas miembros de la secta. La secuencia está relacionada con lo que pasó en la realidad con Donald “Shorty” Shea un doble de acción, que había trabajado como empleado en el rancho Spahn, y fue asesinado por la secta en ese lugar a finales de agosto de 1969. El asesino fue Steve “Clem” Grogan, el hombre que en la película le clava un cuchillo al neumático del auto que conduce Booth.

Rumer Willis en el papel de Joanna Pettet era una actriz inglesa y amiga de Sharon Tate. Las dos comieron juntas el 9 de agosto, horas antes de que Tate fuera asesinada por los seguidores de Manson.

Guiños con la vida real

En un momento de la película se habla de la muerte de la mujer de Cliff. Para esta parte, Tarantino se inspiró en Natalie Wood, la mujer de Robert Wagner que falleció en circunstancias poco claras mientras estaba en un barco.

El personaje de Leo DiCaprio está inspirado en Burt Reynolds. Foto: Sony Pictures.

El personaje que interpreta Al Pacino, Marvin Schwarz, representa a directores y empresarios de la industria del cine que se encargaron de relanzar las carreras de actores como Burt Reynolds y Clint Eastwood.

 Luke Perry (que grabó la película antes de morir) interpretó a James Stacy, un actor de los 60 conocido por su papel en el programa Lancer y por ser esposo de la actriz Connie Stevens.

“Nebraska Jim” es el nombre de una de las películas de Rick Dalton, y es dirigida por Sergio Corbucci, quien sí existió en la vida real y fue el director de “Django” de 1966 (en 2012, Tarantino hizo la readaptación de la película).

Cuando Tate y sus amigos entran en el restaurante “El Coyote”, ella se sorprende por el estreno de una película XXX en el cine Eros. Este cine existió realmente y lo compró Tarantino para convertirlo en New Beverly Cinema.

Brad Pitt como Cliff Booth en el rancho Spahn. Foto: Sony Pictures.

 Otros actores que aparecen en la película son Steve McQueen, Connie Stevens y Bruce Lee. El actor estadounidense de origen chino, es el ícono de las artes marciales en las películas de acción en la década de 1970. Antes de ser una estrella de cine, apareció como Kato, el compañero del personaje protagonista en la serie de televisión The Green Hornet de 1966-1967. También trabajó como doble en escenas de riesgo y coreografió las escenas de lucha para la película de 1968 de Dean Martin, The Wrecking Crew, en la que Sharon Tate tuvo un papel destacado.

La película tiene todos los condimentos de Tarantino, y genera dos efectos: si sos una avezada en los hechos de Hollywood de fines de los sesenta, seguramente te va a gustar porque vas a entender los guiños del director; pero sino, corrés el riesgo de aburrirte. De ahí, esperamos que esta guía te sirva antes de ir a verla.  

Notas relacionadas