Vive en un departamento y tiene una chancha como mascota: «Nunca imaginé tanto amor… Es un animal muy afectuoso» – Para Ti
 

Vive en un departamento y tiene una chancha como mascota: "Nunca imaginé tanto amor... Es un animal muy afectuoso"

News
News

Además de tener 4 gatos y un perro, Julieta Demarco (43) convive con Pochi, una chancha de un año, en su departamento de Parque Saavedra junto a sus hijos de 20 y 17 años. Ella asegura que tener un mini pig (así se llaman aunque pueden llegar a pesar 100 kilos) le cambió la perspectiva de todo.

A los vecinos de Parque Saavedra ya no les llama la atención ver a un chancho corriendo detrás de un perro. Todas las tardes Julieta Demarco (43), que es asistente en una empresa de software, saca a pasear a Leny, su perro, y a Pochi, su chancha.

Sí, como lo leíste. Ella y sus dos hijos de 20 y 17 años conviven en su departamento con 4 gatos, un perro y una mini pig (así se llaman a estos cerditos que se crían como mascotas pero que -vale aclarar- no tienen tamaño mini porque pueden llegar a pesar 100 kilos).

En lo de Julieta, Pochi es una más de la familia. Foto: IG.

"Pochi llegó a casa con 20 días, ya está cumpliendo un año en estos días. Era naranja, chiquita y con ojos verdes. Yo no planeaba tener un chancho como mascota, ni lo imaginé. Fui a cenar a la casa de un amigo y me dijo "mirá lo que tengo para vos" y me volví a casa con un chancho", nos cuenta Julieta.

¿Y cómo fue de golpe encontrarte conviviendo con un chancho?

-Estaba totalmente desinformada. A partir de que llegó Pochi a casa me empecé a informar porque no tenía idea. Se me abrió un mundo nuevo y me cambió la perspectiva absolumente de todo. Nunca imaginé la conexión, el amor que generan y cómo te cambian la cabeza.

Pochi se lleva bárbaro con Leny (el perro), son como hermanos. A veces se pelean, se empujan, tal como lo hacen los hemanos humanos. Los gatos están cada uno en la suya. Ella los idolatra. Está siempre atrás de ellos, y ellos no le dan ni bola.

En su pelotero. Foto: IG

¿Es posible vivir con un animal de granja en un departamento?

Mi departamento es amplio y tiene un patio de 4 x 4. Adapté mi casa a Pochi. Puse unas alfombras en el piso para que ella pudiera caminar mejor y no se le resbalaran tanto las patas. El tacho de basura lo tengo elevado. Y no hay cosas a mano que ella pueda romper o levantar con el hocico.

Hay que tenerlos entrenidos porque son animales muy inteligentes y se aburren fácilmente. Cuando descubren donde están las cosas, te abren las puertas, los cajones, la heladera.... Pochi tiene bastante enriquecido el ambiente.

Pensá que los chanchos pasan en una vida al aire libre unas 12 horas osando, buscando alimento, investigando. Entonces el alimento se lo ponemos un poco en el plato y otro tanto se lo distribuimos para que busque...

Tenemos unas botellitas colgadas donde ponemos la comida y ella las empuja y cae el alimento. Y también unas alfombras de olfato, donde le metemos la comida y la busca con el hocico. Además de vez en cuando le armo un pelotero, donde le tiro comida y ella busca. Hay que ingeniárselas para que esté entretenida. Los que tenemos hijos estamos acostumbrados a eso.

Lista para salir a pasear. Foto: IG

¿Los vecinos cómo toman esto de tener a Pochi conviviendo en el mismo edificio?

Los vecinos no se quejan. No es un animal muy ruidoso, excepto que esté muerta de hambre y no le des comida. Está educada con mucho amor, con paciencia y no es un animal descontrolado. Sabe esperar, no grita.

Lo que sí es muy cabeza dura y cuando quiere algo te vaa a pelear hasta el final. Ella está entre un perro y un niño de 2 años, y todo el tiempo trata de correr la barrera del límite. Pero uno con amor le vamos enseñando.Los vecinos están encantados, se sacan fotos, comentan en Instagram.

¿Cómo la educás?

A ella la empezamos a entrenar desde los 3 meses con una organización que viene de Canadá, que prepara a animales para poder ir de visita a los hospitales y escuelas. Los chanchos son rápidos, aprenden enseguida. Te diría que más rápido que un perro.

En la cuarentena hacíamos los juegos de entrenamientos que enseñaba online un entrenador llamado Duan. Eran desafíos para perros y Pochi siempre era la primera en lograrlo.

Está criada con mucha paciencia, y con mucho estímulo positivo. Le doy de premio verdurita cortada chiquita, o compro unos bocaditos bajas calorías para perros. En casa ella come frutas, verduras y proteínas que son muy importantes para su crecimiento.

Pochi duerme en la cama con Julieta. Foto: IG

¿Y el tema del pis y la caca?

Apenas llegó le pusimos una bandeja de gato, con pells de pino. Siempre hizo ahí hasta que a los 3 meses aprendió a hacer en el patio como el perro, y sino en la calle. Al contrario de lo que se cree, los chanchos son muy higiénicos. No les gusta tener su lugar sucio, al contrario, de lo que vemos en el chiquero. Además no tiene olor y se le cae muy poquito el pelo. Son animales fabulosos.

No debe ser fácil encontrar un veterinario en Capital que trate cerdos...

Hay un solo veterinario acá que se dedica a exóticos y sabe todo lo relacionado a porcinos. Es Adrián Petta. Además mi amigo, el que me regaló a Pochi, me dio algunos tips. Y en las redes hay una página que se llama Oink que es de Colombia. Allá los crían como animales domésticos; acá somos bastantes nuevos. No creo que lleguemos a 500. Además tenemos un grupo de whatsapp en el cual seremos 100 personas con mini pigs.

Algunas de estas personas tienen chanchos más grandes, de 3 o 4 años y han pasado por ciertas situaciones y comparten experiencias. Son muy parecidos a los humanos en un montón de actitudes. Por ejemplo cuando menstrúan, si bien no despiden fluidos, se ponen sentimentales, intensas.

¿Dónde duerme Pochi?

Conmigo, en mi cama. Desde chiquita, que tomaba la mamadera, duerme conmigo. Soy super bichera. A eso de las 22 se quiere ir a dormir. Se empieza a poner inquieta para que vayamos juntas al cuarto. No quiere ir sola. Se sube a la cama, le hago unos mimitos y se duerme.

Pochi posa para la foto. Foto: IG

¿Recomendás tener un chancho como mascota?

Recomiendo tenerlo siempre y cuando puedan dedicarle tiempo, espacio y paciencia. Hay muchas personas que compran un chancho pensando que el mini pig va a quedar como tamaño cartera como el de la foto que tienen los chinos. Eso no existe. El mini pig puede estar entre los 25 y 100 kilos. Y uno tiene que estar preparado para eso y darle la calidad de vida que se merece.

Son animales muy afectuosos con su grupo de pertenencia. No se lo puede abandonar porque creció. Hay que ser responsables y saber que son 15 años de cuidado.

Pochi junto a Leny, su compañero de juegos. Foto: IG

¿Pochi no necesita embadurnarse en el barro?

A ella le encanta el barro. Cuando llueve la llevo al parque porque le encanta. Es como el perro poder hacer el pozo. Es como una terapia. La llevó y se revuelca porque es algo instintivo. No es que lo necesita, lo disfruta. Les encanta

En la vida natural, los chanchos se revuelcan en el barro para hidratarse la piel. No transpiran, sólo lo hacen un poco por la nariz y la base de las patas. Se les reseca mucho la piel, por eso la revolcada en el barro. A Pochi la bañamos una vez por semaaa y la cepillamos con aceite de coco natural para que tenga una buena hidratación natural. Está como una reina.

Paseando en Parque Saavedra. Foto: IG

¿Cómo se resuelve el tema de las vacaciones con Pochi?

Ya nos fuimos de vacaicones con ella. Yo iba sempre a la playa. Quedaba alguien en casa con los gatos y nos íbamos con el perro a la playa. Llegó Pochi y los planes cambiaron. Alquilamos una quinta, ella disfrutó un montón porque tenía pasto, caballos. Estaba colmo quería. Hay que adaptarse, es como tener un hijo. Para nosotros es así. Realmente no hubiese disfrutado si me hubiera ido a la playa sin ella.

La última, no puedo dejar de preguntarte: ¿en tu casa comen carne de cerdo?

Mi hija de 20 años venía perfilada que quería ser vegetariana. A mí nunca se me hubiese ocurrido. Si bien nunca fuimos super carnívoros, me gustaba mucho la carne de cerdo. Pero cuando llegó Pochi nunca más pudimos comer carne en casa. Por amor a ella. Ahora vamos a la verdulería y todos comemos lo mismo.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig