Cada vez son más las mujeres que eligen ser mamás a los 40: Pampita y Lala Bruzoni, referentes de esta tendencia en alza – Para Ti
 

Cada vez son más las mujeres que eligen ser mamás a los 40: Pampita y Lala Bruzoni, referentes de esta tendencia en alza

La edad de la gestación se ha corrido -por diferentes motivos-  y ya son muchas las mujeres que eligen ser mamás (en algunos casos por primera vez) después de los 40 años. Te contamos cómo se vive la maternidad en este período y cuáles son los beneficios y desventajas de la maternidad tardía.
Lifestyle
Lifestyle

Cada vez son más las mujeres que tienen a su primer hijo pasado los 40 años y un ejemplo claro de ello es Pampita, quien ayer -precisamente el día en que cumplió 43 años- anunció que espera su quinta hija.

¿Cuál es el motivo por el que las mujeres eligen hoy tener hijos a una edad más avanzada? Muchas, como Pampita o Lala Bruzoni (periodista y esposa de Juan Pablo Varsky), lo hacen porque han formado una nueva pareja con la que, obviamente, quieren compartir el proyecto más lindo del mundo -ser padres- y otras tuvieron problemas en embarazos anteriores -como Eugenia Tobal- y luego, por cuestiones de desarrollo personal o profesional, postergaron la maternidad. Lo cierto es que, más allá del motivo, la edad para ser madres se ha ido corriendo en los últimos años. Y a partir de esta llegada tardía a la maternidad se da un cambio en la manera de vivirla.

Ventajas y desventajas de ser mamá a los 40

Lala es la esposa de Juan Pablo Varsky y también eligió tener un bebé después de los 40 años, como Pampita.

Algunos de los puntos fuertes que podrían ser pensados en relación a características asociadas a la edad son: la gran formación con la que las mujeres llegan a esta etapa, su creciente madurez, el mayor registro de riesgos y una enorme conciencia de lo que un embarazo y la llegada de un hijo significan en la vida de un adulto. Es por ello que estas mujeres demandan más información y preparación a lo largo de este proceso.

Sus puntos débiles podrían ser las consecuencias de salud en relación a lo considerado embarazo añoso: dificultad en el proceso de la fertilidad, ya que en líneas generales el embarazo tarda un poco más de tiempo en llegar, existen más riesgos y suelen aparecer temores económicos y emocionales. A partir de allí las preguntas más frecuentes en el caso de las primerizas son: ¿Será el mejor momento? ¿seré una buena madre? ¿será para mí la maternidad?

Y es que a su vez cada vez nos encontramos con más mujeres que se animan a cuestionar la maternidad como su destino, decidiendo en algunos casos no responder a esta demanda considerada cultural.

Cuando estas preguntas nos surgen y no logramos despejar nuestro deseo más propio, es importante apoyarse en la pareja, conversar acerca de lo que en cada uno despierta este tema y en caso de necesitarlo pedir ayuda profesional. Se trata de llegar al embarazo y nacimiento de nuestro hijo de la mejor manera posible.

Comienza una nueva etapa

Una vez tomada la decisión y luego del ansioso tiempo de espera, devendrá un tiempo de grandes cambios. Se trata de los impactos que el embarazo traerá en nuestro cuerpo, en lo emocional, laboral y en el mundo de nuestras relaciones.

En esta etapa de la vida también suele darse el mayor porcentaje de embarazos sorpresivos. Uno de cada tres embarazos luego de los 35 años no ha sido planificado, y llegado a los 40 será uno de cada dos en esta situación.

Por otro lado el cuerpo ya no es el de una joven de 20 años y cada vez hay que cuidarse más y es más difícil recuperarse. El embarazo necesita otros recaudos como más exámenes diagnósticos, un cuidado mayor en algunos casos y un seguimiento cercano.

Pero con los controles adecuados se puede transitar la gestación sin grandes sobresaltos, disfrutando cada etapa en plenitud.

Y cuando llega el bebé....

Eugenia Tobal es la mamá fue mamá a los 45 años. Foto: Instagram

Una vez que el bebé ha llegado, luego de la gran alegría y felicidad que siente toda la familia, comienza el período de adaptación al nuevo integrante.

En el caso de las madres de 40, en líneas generales podemos decir que "a mujeres más independientes más angustia de posparto", dado que el cambio que la llegada de un bebé conlleva es más profundo que en mujeres menos activas.

Repentinamente se hace presente una personita que depende de esa mujer, que requiere horarios, rutinas, cambios en lo cotidiano, prioridades nuevas. Se trata de un mundo nuevo al que hay que dedicarle tiempo para conocer al bebé y descubrir actividades para compartir.

Pero si nos disponemos a dejarnos "tocar" por este nuevo rol, si nos animamos a "dejarnos llevar" será sin duda una experiencia única, enriquecedora y amorosa.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig