6 claves y más ideas de decoración para disimular el lavadero (y el lavarropas) con estilo – Revista Para Ti
 

6 claves y más ideas de decoración para disimular el lavadero (y el lavarropas) con estilo

Si no contás con un espacio reservado al lavadero, esta nota es para vos. Una selección de ideas y recursos para encontrarle una vuelta a la pregunta habitual: ¿dónde pongo el lavarropas?
Deco
Deco

Tener un ambiente completo para armar el lavadero no siempre es algo posible. Cuando esto sucede, no queda otra que buscar recursos y espacios donde puedan caber el lavarropas, el secarropas en muchos casos y los canastos y elementos de limpieza.

Muchos prefieren cederle un rincón de la cocina; otros camuflarlos en baños, algún rincón de una zona de paso o, incluso, un bajo escalera.

Puertas rebatibles, plegables, corredizas o tipo granero son algunas de las opciones posibles para cerrarlos por completo (y ocultarlos) cuando no están en uso.

Pero en los lavaderos camuflados también dan la nota los muebles a medida, que se mimetizan con el resto de la ambientación.

1.Lavadero con puertas granero

Este práctico espacio resuelto a modo de lavadero se ubica en una zona de paso y contra un muro lindante con el toilette. Un mueble abierto y con estantes, encajonado en la pared, le da contención a los productos de limpieza y deja un espacio abierto inferior para el lavarropas y el canasto de la ropa sucia. Pero la protagonista es la gran puerta granero que mantiene todo oculto cuando el espacio no está en uso.

Una robusta puerta granero cierra por completo este pequeño espacio resuelto a modo de lavadero. (Pinterest).

2.Cómo camuflar el lavadero en la cocina

La cocina es siempre un buen lugar para colocar el lavadero. Camuflados en el bajomesada, el lavarropas y el secarropas pueden formar parte de la cocina sin generar distorsiones.  El mobiliario uniforme (en este caso, blanco con herrajes negros) ayuda a que no haya distorciones entre uno y otro espacio, mientras que la puerta corrediza de una sola hoja oculta los equipos cuando no están en uso.

Una puerta corrediza de una sola hoja y muebles del mismo color y diseño que el resto de la cocina hacen que este lavadero se mimetice dentro del espacio. (Pinterest).

3.Puertas plegables para esconder el lavadero

Como las puertas de abrir siempre roban metros, la mejor opción para cerrar y ocultar estos lavaderos que se ubican en espacios "ganados" son las puertas corredizas o plegables, como en este caso. Las hojas que se cierran sobre sí mismas permiten mantener todo abierto y a la vista cuando el laundry está en uso.

Un cómodo lavadero resuelto en un espacio ganado a la cocina y que se oculta con puertas plegables. (Pinterest).

4.Detrás de una cortina roller

Este pequeño lavadero encontró su espacio en un comedor de diario. Pero para no distorcionar con el resto del mobiliario, se optó por cerrarlo on una cortina roller black out en un color tierra que amalgama a la perfección con el ambiente que lo contiene.

¿Lavadero dónde estás? Una cortina roller lo mantiene oculto cuando no está en uso. (Pinterest).

5.Lavaderos camuflados en baños y toilettes

Muchas veces es el baño el mejor espacio (por cañerías y demás) para ubicar el binomio lava-secarropas. En esos casos, nada mejor que diseñarles un mueble a medida que permita contenerlos pero también, esconderlos. Aquí tres opciones: en la primera, el mueble combina una hoja corrediza y otra plegable en el sector donde se apilan los dos electrodomésticos. En las otros dos, unas puertas persianas son las responsables de mantener todo oculto.

Lavadero dentro de un gran mueble ubicado en el baño. Tiene una hoja corrediza para ocultar los estantes y otra plegable para cerrar la columna que ocupan el lavarropas y el secarropas. (Pinterest).
Las puertas tipo persinana (en este caso, corredizas) ocultan el lavadero pero permiten que el lavarropas respire. (Pinterest)
Otra opción para el baño con puertas tipo persianas, aquí de dos hojas. (Pinterest).

6.Muebles a medida para el lavadero

El lavadero completo se puede resolver dentro de un mueble a medida, siempre según el espacio y las necesidades. Puede ser un módulo de bajomesada que se integre a una cocina, o de doble altura para el baño o cualquier otro espacio de la casa. Lo importante es diseñarlo teniendo en cuenta tanto los metros disponibles como los requerimientos de caños, desagües, enchufes y demás.

Un mueble bajomesada con puertas corredizas con tablitas de madera oculta aquí el lavarropas. (Pinterest).
Un lavadero muy chic, dentro de un mueble con dos puertas (una ciega y otra con vidrio) y con un fondo de empapelado a rayas. (Pinterest).

Más información en parati.com.ar

 

Más Para Ti

 

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig