La brecha laboral y salarial entre hombres y mujeres podría agrandarse (más) durante la pandemia

Las diferencias salariales entre hombres y mujeres mantienen la brecha. Y, lejos de achicarse, todo indica que la pandemia podría empeorar para nosotras si no se generan cambios relevantes. Consultamos con una experta en género y economía.

La difícil meta: que cada vez más mujeres lleguen a puestos de poder. Foto: 123RF

La brecha salarial entre hombres y mujeres se mantiene vigente. En Argentina y en el mundo, las cifras de la desigualdad preocupan. Y la crisis por la pandemia no parece más que agravar la situación. Porque, lejos de achicarse, las diferencias aumentarán si no se comienza a hacer algo.

Empleos en pandemia: las mujeres, las más perjudicadas

“Existen fuertes indicios que la brecha económica de género se está agrandando aún más. En un artículo del New York Times se hace referencia al informe de The Bureau of Labor Market que señala que, el pasado mes de abril, el 55% de quienes perdieron empleos en Estados Unidos, fueron mujeres“, explica Jorgelina Albano, creadora de alabadas.com, un acelerador cultural en igualdad de género que se especializa en asuntos relacionados con la brecha en temas laborales y económicos.

La experta Jorgelina Albano tiene una radiografía de la brecha salarial entre hombres y mujeres.

“Esos datos se van a profundizar con la pandemia. Es una realidad que, en el mercado laboral, las mujeres tenemos los trabajos más de servicio y estamos en el mercado informal más que los varones. Justamente los trabajos de servicio son los que más se suspendieron o donde hubo más bajas salarias o despidos”, enumera Albano.

Las mujeres en el ámbito laboral hoy

“El último Gender Gap Report (diciembre 2019) que elabora sobre 149 países el World Economic Forum indica que, para alcanzar la paridad económica entre varones y mujeres, harían falta recorrer 257 años“, advierte la especialista.

Y aclara: “Siempre y cuando se siga haciendo el mismo esfuerzo que hasta ahora. ¡Y todo esto previo a la pandemia!”, explica Albano.

Las emprendedoras padecen la dificultad de abrirse camino, especialmente en pandemia. Foto: 123RF

“Hay menos mujeres en lugares de poder y determinadas profesiones que permiten mejorar ingresos rápidamente. Un ejemplo de la brecha: la mujer más rica del mundo está a unas 10 posiciones del varón más rico del mundo (y heredó un imperio familiar)”, marca Albano.

La especialista entrevistó a más de 130 personalidades en el mundo sobre el tema, entre ellas la expresidenta de Chile Michelle Bachelet y Phumzile Mlambo –Ngcuka Directora Ejecutiva de ONU Mujeres- de los negocios, la cultura y la política.

El trabajo en negro afecta más a las mujeres

La desigualdad de género económicamente también aplica en la falta de acceso de las mujeres al sistema financiero. “En Argentina sólo 6 de cada 10 mujeres (versus 8 de cada 10 varones) participan en la economía formal. El resto de las mujeres tienen trabajos informales“, detalla.

¿Las razones? “Destaco tres: las mujeres tienen una mayor representación en los roles que se están automatizando (menos calificados). No hay suficientes mujeres entrando en profesiones donde el crecimiento salarial es el más pronunciado (como la tecnología) y las mujeres enfrentan el problema de atención insuficiente y escaso acceso al capital“, informa Jorgelina Albano.

¿Qué pasa con los préstamos? “Las mujeres estamos entre quienes menos accedemos a ellos aunque paradójicamente está comprobado que somos mejores pagadoras, somos más cumplidoras que los hombres”, acota la especialista.

Cuarentena y el abuso del multitasking

Para empezar a encontrar una salida, hay que comenzar a cambiar costumbres, ciertas “mentalidades patriarcales” que definen la realidad. Un ejemplo: el auto grande “para que mamá lleve a los chicos al colegio “y el chico es “para que papá vaya a la oficina”.

El multitasking se duplica en pandemia. Las tareas en casa y una visión que debe cambiar. Foto: 123RF

O la computadora en cuarentena: “papá suele tener escritorio y computadora de trabajo” y la de mamá “es la misma que usan los chicos para los juegos (hoy, para los deberes del colegio)”.

“Hay situaciones donde la mujer se cuelga al hijo donde puede y en cambio al varón se lo aplaude si lo atiende”, describe Jorgelina, licenciada en marketing y especialista en cultura organizacional.

¿Cupo femeino en el mundo del trabajo?

Un estudio de la consultora McKinsey, muestra que la diversidad racial se mueve más rápidamente que la diversidad de género en una relación que va del 25% al 36% respectivamente. Claramente, hay mucho por hacer.

Ante esto surge la importancia del control. ¿Cupo femenino sí, cupo no? “El cupo sirve, es un acelerador para lograr la inclusión. Sólo es obligatorio en política -donde deben ser 50% y 50%- en el mundo privado eso todavía está en proceso”, explica Albano.

Las cuentas no dan iguales para hombres y para mujeres. Foto: Gentileza PAPA

“Hay entre un 25 y 27% de desigualdad salarial. El World Economic Forum dice que, al menos en los Estados Unidos, cuando esto no se controla, la mujer cobra 80 centavos por cada 1 dólar que cobra el varón.

Y, cuando esto se controla la diferencia es más baja, 98 por cada 1 dólar. Es una muestra de que, si las empresas hacen un esfuerzo de promover la igualdad de pago, la diferencia es menor”, detalla Albano.

“Las mujeres tenemos menos acceso al capital y esto es consecuencia de una cultura que valora lo masculino por sobre lo femenino. Para cambiar esto es necesario analizar indicadores y generar estrategias. En momentos de crisis como este, la agenda de género no debe perder prioridad“.

Puede interesarte

“Se tiene que entender que no es una competencia entre hombres y mujeres. Que no se trata solo de justicia social sino también de crecimiento económico: más habilidades tenemos, más oportunidades va a tener el mundo”.

“La parte económica ya está terrible y, cuando salgamos va a ser mil veces peor (sobre todo si no se paga la deuda). Argentina no es un país que tenga inversiones que promuevan el mercado laboral y las mujeres emprendedoras no tenemos demsiado capital”, detalla.

La sororidad como solución laboral

Para Albano se trata de acceder a lugares de poder y que, una vez que entre en ese espacio ayudar a llegar a otras.

En Argentina en puestos de influencia, de liderazgo, hay alrededor del 8%. En el mundo solo el 4% que llegaba a CEO era mujer. Hoy subió a 6%. Se impone el tema cultural, hay que cambiar esto para que sea un cambio sostenido en el tiempo”. Primero las mujeres tenemos que ponernos del lado de las mujeres, sororidad.

Un caso testigo de solidaridad entre mujeres y empoderamiento

Las mujeres reinvierten su dinero en salud y educación. susFoto: Gentileza PAPA-Daravi.

Así existen lugares que apuestan por las mujeres y las impulsan como PAPA. ¿Qué hacen? “Proyectos de triple impacto -describe Rocío Gonzalez-. En nuestra fábrica hace 10 años creamos productos con materiales de descarte industrial y, para ellos capacitamos a mujeres con el fin de darles trabajo. Hoy son 40 mujeres vulnerables empleadas”.

¿Por qué mujeres? “Porque entendemos que, cuando a la mujer le das una oportunidades, la aprovechan. Tenemos mujeres que tienen más de tres hijos y les cuesta salir a trabajar porque no tienen con quien dejarlos“, explica Rocío.

Oportunidades de trabajo para mujeres. Foto: Gentileza PAPA

“Al trabajar desde casa les das empoderamiento económico, les permitís ser más libres a la hora de tomar decisiones y las mujeres además reinvierten bien su dinero: en la salud y educación de sus hijos. Creemos que hay que darles más oportunidades“, asegura González.

También te puede gustar: Qué es el Challenge Accepted, el desafío (femenino y viral) que invadió Instagram: un abrazo virtual y global entre mujeres

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba