News

Marc Jacobs: retrato de un diseñador símbolo de su época

¿Ser un diseñador de moda y director creativo reconocido es hoy suficiente en la industria de la moda? Una columna de Alejandro García, productor y periodista especialista en moda sobre Marc Jacobs, un ícono de la moda actual.
marc jacobs
Marc Jacobs, un diseñador total.

Marc Jacobs trascendió las fronteras como diseñador que marca tendencias sin dejar de lado su profesión en un medio que trata de subsistir a un golpe más, quizás el más fuerte, donde marcas, diseñadores y poderosos grupos económicos hacen malabares por seguir a flote.

Podríamos denominarlo “el show de Marc Jacobs” y se transmite en @themarcjacobs, su cuenta de Instagram con un público de 1.4 millones de seguidores que disfrutan a diario del espectáculo.

Cada posteo tiene un perfecto e imperfecto dominio de la imagen que conserva el humor, el estilo y roza lo kitsch. Una miniserie sin guión con un solo personaje.

marc jacobs
Marc Jacobs, el rey de la pasarela con las polleras tableadas de Comme des Garçons.

Marc Jacobs: un diseñador de moda total

En los ´90 a Linda Evangelista se la llamó “el camaleón” por los cambios seguidos de corte y color de pelo. Hoy el auténtico camaleón es Mr. Jacobs.

Vestirse, desvestirse y volver a vestirse; peinarse y cambiar el peinado; maquillarse, desmaquillarse y volver a maquillarse. La capacidad de transformación lo guía. Es su mejor modelo para la línea de belleza que lleva su nombre y él mismo  promociona.

Así, el nuevo esmalte carmín llamado Jezebel luce en sus manos y pies alejados de manicurías perfectas. Ni hablar de los productos de maquillaje con tutoriales en IGTV donde enseña sus combinaciones preferidas de colores, con o sin delineador, con forma de cat eye en ojos combinados con la ropa o primerísimos planos de un sombreado smoky turquesa y plateado que sugiere para simplemente quedarse en casa un viernes a la noche.

Sus propuestas son una combinación que parecen salidas de una versión fashion de la película The Rocky Horror Show.

Retrato de Marc Jacobs de los ´90. Nacía una estrella de la moda.

Mr. Jacobs, un influencer de moda

La moda es el otro plato fuerte con posteos con más de 20k de likes. Uno cualquiera incluye primerísimas marcas, como un saco de Balenciaga de caderas redondeadas, un foulard de Celine y sandalias plateadas con plataforma y taco alto de Prada.

Es fanático de las botas diseñadas por Rick Owens, con plataforma y tacos altos cercanas al grupo Kiss. Todas prendas compradas y taggeadas. Su nuevo accesorio fetiche conductor es el collar de una vuelta de perlas de la marca Mikimoto.

A sus seguidores les gusta, a los fashionistas, curiosos y morbosos los deleita, y la industria de la moda la incentiva. Su cuenta puede considerarse hoy como el mejor catálogo de estilismos de moda con looks modernos, nuevos, diferentes, frescos y de avanzada. Un auténtico catálogo de estilo.

Marc Jacobs hoy ofrece de manera personal y exacerbada el look del momento y el que muchos confiesan es donde apunta la industria: ser uno mismo con más libertad de expresión a través de la ropa.

Las decisiones estéticas le son propias, no se negocian y representan un verdadero y honesto lifestyle que ocurre puertas adentro y también a la vista de todos. Su Instagram es una perfecta caja de resonancia para cualquier fashionista.

marc jacobs
Marc Jacobs crea moda e inventa tendencias.

El look siempre adelante

Es dueño de un histrionismo por demás interesante, potenciado y perfeccionado con el tiempo que está desde siempre en boca de todos.

El tiempo y la seguridad en si mismo hacen que su presente sea una progresión de su pasado. Existe una gran diferencia entre aquel joven desgarbado y pálido de pelo largo y anteojos nerd que en 1993 salió a saludar al final del desfile para Perry Ellis, un momento histórico que lo reconoció como verdadero impulsor de tendencias con su colección grunge.

En 2007 la facha regordeta del Jacobs, con adicción a la cocaína, hizo catarsis que devino en un hombre de cuerpo tallado y tatuado con 28 imágenes que incluyen a Bob Esponja y a él mismo.

La piel escrita le abrió las puertas a una nueva vida junto a la transformación física y de su estilo que van más allá de una cuestión de edad.

Anna Wintour con una remera de Marc Jacobs diseñada para la campaña presidencial de Hillary Clinton.

Las fases de su manera de vestir fueron tan cambiantes como los vaivenes de la moda y sus patrones.

Fue el primer diseñador de Louis Vuitton y le imprimió formalidad a sus días como empleado del conglomerado de marcas de lujo LVMH.

La camisa blanca y un aro de diamante en la oreja izquierda fueron su principal uniforme. Luego vinieron las polleras tableadas de Comme des Garçons y con el tiempo a su favor, el estilo decantó en el personaje de hoy. Sin dudas, en su manera de vestir no hay lugar para la nostalgia.

Marc Jacobs: un hombre enamorado

Aunque a simple vista su vida pareciera un relato con hechos sin sentido, es la coherencia lo que encastra cada momento que, a esta altura, ya podría tener su biopic asegurada.

En lo cotidiano está su perro Neville, un bull terrier con cuenta de Instagram propia (@nevillejacobs) y tantos seguidores como una ciudad pequeña (más de 200 mil) que aparece abrazado a Sofia Coppola o la actriz de Game of Thrones, Gwendoline Christie.

Las relaciones amorosas de Jacobs le aportaron siempre el condimento justo para salirse del molde tanto como a Elizabeth Taylor, y representan un cotilleo a tono con los momentos que le tocaron vivir.

Otro pilar es su segundo marido, Char Defrancesco, un ex modelo de ropa interior y frecuente personaje de revistas gay con “desnudos cuidados” que de la noche a la mañana se ubicó en lo más alto de la escena internacional.

Antes Jacobs estuvo casado 4 meses con el modelo brasileño Lorenzo Martone y luego vivió 2 años noviazgo con el ex actor porno gay Harry Louis. Sin dudas hizo de su vida sentimental un culebrón que sería la envidia de Almodovar.

Diseñador al poder

La política forma parte de su repertorio: en 2016, en apoyo al partido demócrata, Anna Wintour le pidió que diseñara para la campaña presidencial de Hilary Clinton remeras estampadas con la cara de la candidata. Y su carisma le permitió convertirse en modelo de Givenchy cuando este año protagonizó junto a Charlotte Rampling la campaña The iconic Givenchy couple.

El marketing siempre estuvo de su lado y le sirvió para poder cambiar la dirección de su nombre sin perder de vista su propia marca cada vez más exitosa. Por eso en 2003 no dudó y contrató a Winona Ryder como modelo de su campaña luego que ésta robara en su tienda

Diseñador, director creativo, modelo e influencer, su abanico de actividades refiere exactamente a lo que se espera de una figura pública hoy.

Marc Jacobs vestido de Prada.

Representa una generación que se adaptó a las redes sociales y las usa abusa para comunicar su marca de moda, las de sus colegas de manera generosa y también su vida personal a través de sus gustos y actividades que realiza puertas adentro.

Marc Jacobs se divierte y considera que en estos tiempos de incertidumbres su colaboración, de cierta manera, mejora el mundo de quienes lo siguen. Un positivismo que no refiere a esquemas filosóficos complicados y se centra en lo simple y lo cotidiano de la felicidad.

Texto: Alejandro García

Notas relacionadas