8 pasos sencillos y efectivos para que colgar cuadros sea el secreto más a la vista de la decoración

Visten la pared, le dan personalidad a los espacios, suman color y movimiento. Pinturas, fotos, láminas y un buen marco, pueden ser protagonistas de la decoración. El secreto está en cómo exhibirlos.

Una línea horizontal imaginaria atraviesa todos los cuadros; de ahí se acomodan hacia arriba y hacia abajo. Así se resuelve una buena composición.

Hay que reconocerlo: los cuadros tienen el poder mágico de captar inmediatamente nuestro atención, incluso más que un objeto. Por eso, nunca pasan de moda.

Muchos lo usan para definir el estilo de un ambiente, la personalidad o el gusto de sus dueños. Otros, incluso, para guiar nuestra mirada intencionalmente hacia un lugar y no al otro.

Una familia de pinturas, fotos y láminas con un mismo estilo de marco. (Pinterest)

1. La importancia de definir dónde colgar los cuadros

Es muy importante prestar atención a las dimensiones del cuadro. Si es demasiado grande y la pared pequeña, quedará desproporcionado. Y si se trata de un cuadro pequeño en una pared de grandes dimensiones, se perderá. En ambos casos, antes de realizar los agujeros, marcá con una regla o nivel para asegurarte de colgarlo recto.

Grandes, medianos, chiquitos: una galería que juega con las tipografías. (Pinterest)

2. La altura justa del cuadro en la pared

Hay que tomar siempre como referencia el nivel de los ojos del observador. No está bueno colgarlos demasiado altos porque hay que esforzar la vista; ni demasiado bajos porque se pierden.

Arrancá siempre de una altura aproximda de entre de 1,60 a 1,70 metros desde el suelo.

Sobre la pared cabecera de la cama, se engaman con la blanquería y tienen un fuerte impacto visual. (Pinterest).

3. La línea imaginaria: la clave para colgar cuadros

Si querés agrupar cuadros e incluso jugar con diferentes marcos y motivos, seguí siempre este consejo: la altura media de los cuadros debe coincidir.

Lo ideal es trazar una línea imaginaria que cruce al medio todos los cuadros: así podrás marcar dónde va cada uno.

Un conjunto ecléctico para un living ídem. (Pinterest)

4. Consejos para colgar muchos cuadros

Las galerías de cuadros te permiten jugar con distintos marcos y diferentes motivos: fotos, cuadros, láminas. Un buen consejo: tratá la galería en su conjunto como si fuera una sola pieza.

Diferentes composiciones sobre un sillón. (Pinterest).

5. Pequeños grandes trucos e ideas para colgar cuadros

-Evitá desplegar cuadros en las paredes sin ningún orden o lógica. Recordá que siempre es mejor generar áreas visuales definidas.

-Organizalos por áreas. Por ejemplo: una individual bien grande sobre el sillón; un grupito de 4 en el hall de entrada; una serie tipo galería acompañando el ascenso de la escalera; tres medianos sobre el respaldo de la cama. En lo posible procurá menos cantidad pero bien definidos.

-Podés agrupar cuatro imágenes del mismo tamaño juntas en un cuadrado de cuatro para dar la ilusión de una imagen más grande.

También podés usar una imagen más grande en el centro y dos más pequeñas a cada lado de las más grande, espaciadas verticalmente para igualar la longitud del cuadro más grande.

-Si colocás un gran cuadro por encima de un sillón, con dejar una separación de 7 a 15 cm por encima está bien.

Puede interesarte

-Un cuadro sobre la chimenea queda siempre perfecto: son un interesante punto focal.

Un esquema con diferentes galerías de cuadros. (Pinterest)

6. El secreto de agrupar cuadros en forma simétrica

Jugar con las simetrías da una sensación de orden y prolijidad. Y es fácil de llevar a cabo.

Se dice que hay simetría cuando mediante un corte horizontal o vertical, podés dividir la distribución en dos partes exactamente iguales y opuestas, tanto en línea horizontal o vertical, en doble o triple línea horizontal o vertical, formando figuras geométricas, en cruz, etcétera.

7. La clave de agrupar cuadros en línea

Los cuadros en línea son útiles ayudan a modificar o resaltar las proporciones de un espacio. Por ejemplo, en ambientes angostos y pequeños se recomienda colocar los cuadros verticalmente, así el techo parecerá más alto. Por el contrario, en espacios largos como un pasillo, ayudan los cuadros en líneas horizontales.

8. La distancia entre los cuadros en una misma pared

Por más que los agrupes, los cuadros nunca deben ir pegados unos contra otros. A grandes rasgos, la recomendación es guiarse por su tamaño: cuadros grandes más aire; cuadros chicos separación entre ellos.

También te puede gustar: Los colores flúo y neón hacen vibrar la decoración y son tendencia para pintar

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba