Lifestyle

Alessandra Rampolla habla sobre feminismo y tabúes: “No hay igualdad a la hora de disfrutar del sexo”

Hace 20 años cuando el feminismo estaba lejos de ser la potente voz en la que se ha transformado, Alessandra Rampolla ya lo ejercía. Fue ella una de las primeras en hablar de igualdad de derechos en la cama, de empoderar a las mujeres para que tomen control sobre sus cuerpos, sobre su placer, su deseo y su manera de vincularse sexualmente.

Alessandra Rampolla

“Hace casi 20 años vengo trabajando y hablando de la importancia de incluir el placer femenino en el mix, sobre la importancia de la igualdad en la búsqueda del placer para el disfrute de todos los involucrados en la relación sexual”, dice Alessandra y añade: “Ciertamente el feminismo tiene hoy mayor protagonismo y la expectativa empieza a ser “queremos todos disfrutar.”

“Yo diría que en épocas de feminismo todavía no hemos llegado a que haya mucha más igualdad a la hora de disfrutar del sexo”, lanza y se prepara para una charla sobre feminismo, sexo, tabúes y machismo en donde, como es su costumbre, hablará de manera clara, directa y con un tono tan dulce y cálido que se hace imposible no escucharla con fruición.

Alessandra Rampolla y Estelita vuelven al teatro el 22 de noviembre.

Igualdad sexual en tiempos de feminismo

-¿Qué pasa con la reivindicación de la mujer si hablamos de sexo?

-Me parece que estamos apuntando a que el disfrute de todos los involucrados sea la norma, que eso sea lo esperado, que exista la igualdad en términos de disfrute sexual. Creo que esta movida viene de mucho antes de que el mundo tomara conciencia del movimiento feminista con la fuerza que lo esta tomando en este momento. Hoy la búsqueda de la equidad, de la igualdad en la pareja está más entendida, es más visible.

-¿Cómo influyen los movimientos feministas entre sábanas?

-El hecho de que estemos hablando más abiertamente de temas feministas trae a colación el tema de la sexualidad. Yo vengo hablando, desde hace mucho, sobre la importancia de esta igualdad de géneros en la búsqueda del placer para el disfrute de todos los envueltos en la relación sexual. Pero el feminismo le ha dado un gran protagonismo. “Queremos todos disfrutar” empieza a ser la norma esperada. No sé si exactamente es la vivencia de la mayor parte de los argentinos, de los latinoamericanos, de la mayor parte de las personas al día de hoy, pero hay un cambio.

Alessandra Rampolla

-¿El cambio es generacional?

-Creo que hay un componente generacional importante. Las generaciones más jóvenes tienen el chip un poquito más integrado y normalizan un montón de cosas que generaciones más grandes todavía tropiezan y tiene más dificultad en aceptar. El tema del disfrute, de la inclusión del placer femenino como algo lógico, básico de esperarse en cualquier relación sexual, no era necesariamente esperado por hombres y mujeres de generaciones anteriores.

-¿Cuál sería el quiebre generacional?

-Para los más viejos – generación X o los baby boomers- la transición es mucho más fuerte y encontrarse con un mundo que ya no tolera un montón de cosas del costado del feminismo también se vuelve en una situación más difícil que los obliga a un cambio para el que tal vez no están mentalmente preparados. Aunque entienda hacia donde tenemos que ir encaminando, cuesta.

-¿Avanzamos algo en cómo se percibe a las mujeres que disfrutan del sexo sin prejuicios?

-Justamente un poco a esto me refería cuando hablaba del tema generacional. Hombres que se acuestan con muchas mujeres siempre han sido vistos como los más playboys, los winners, mientras que una mujer que disfruta del sexo es muy mal vista, criticada, tildada de mala mujer, de puta, de fácil, de moral cuestionable o lo que fuera.

-¿ Hay cambios respecto a eso?

-Sí, se van dando cambios al respecto y tienen que ver con esa mirada más integrada y más normalizada de placer sexual femenino como algo válido y tan normal como el masculino. Tiene que ver con esa equidad por la que seguimos luchando y trabajando y a la que nos seguimos acercando cada vez más. Tiene que ver con una generación que ha normalizado el placer sexual, que ha normalizado un montón de cosas que generaciones anteriores no tenían normalizadas. Ellos ya no se asustan ante una mujer que se apodera, se empodera y es dueña de su placer y lo vive tal cual lo puede vivir un hombre. Yo creo que esa es una de las cosas que se ve mucho más marcada en las generaciones más jóvenes.

-¿Por ejemplo?

-Los centenials, los millenialas están haciendo esa transición en nuestra sociedad. No son cambios que se dan de la noche a la mañana, se van instalando, normalizando e integrando de manera que las nuevas generaciones van sintiéndolos como parte del tejido cultural ya instalado. Los cambios se ven mucho más marcados en actitud, en tolerancia y en las posibilidades de celebración de las diferencias. A las personas de mayor edad les cuesta más tener ese registro

Alessandra Rampolla

La masturbación femenina, el gran tabú

-¿Cuáles pensás que son los grandes tabúes sobre sexo que nos falta romper?

-¡Guau! Faltan muchos tabúes por romper. Es compleja la vinculación que tenemos los seres humanos con nuestra sexualidad y pasa por muchos diferentes lugares. Hay tabúes por todos lados. Al día de hoy la masturbación femenina y el sexo anal siguen siendo dos grandísimos temas tabúes para el ser humano y sobre todo para la mujer.

-¿Hablemos del tabú de la masturbación femenina?

-La masturbación femenina es de lo más sencillo, de los más básico y sigue siendo un gran tema tabú. Claramente porque está asociado con ese adueñarse de nuestro propio placer y nuestro propio erotismo, tomar el control sobre el conocimiento del cuerpo, a recorrer esos caminos que nos llevan a un poderío erótico, esa fuerza que existe cuando podemos tener nuestros orgasmos y sabemos como manejar nuestro cuerpo.

-¿Y de dónde sale ese tabú?

-Del hacernos sentir que no servimos, que no somos suficiente mujeres o que somos frígidas, todas estas cosas negativas que han venido siendo asociadas con la experiencia femenina a partir de la poca participación, del poco deseo o de la poca funcionalidad orgásmica. Son un montón de cosas que cambian de la autoestima que tiene que ver con el poderío femenino y humano que existe relacionado con la experiencia orgásmica y sexual del ser humano y de la mujer en particular.

-¿Qué te indica que la masturbación femenina es tabú?

-Hoy en día sigue siendo un tema que no se comenta. Las chicas no cuentan “me masturbé” como lo hacen los varones, para quienes sí esta avalado. Y también hay tabúes por un montón de otros lados que no pasan por la experiencia física o sexual. Sino que pasan por el costado psicológico, por la imagen corporal, por ejemplo.

-¿Cuáles serían los tabúes asociados a la imagen corporal?

-Hay un montón de tabúes con respecto al cuerpo y la aceptación propia: la aceptación de las particularidades de cada cual; la identidad de género; la orientación sexual; la imagen corporal y física (si nos aceptamos o no) o nuestra diversidad estética. Son muchas cosas que generan tabúes y que también están asociados con la sexualidad. Tabúes nos faltan todavía un montón por conquistar. Pero poder trabajar contra esos tabúes desde un lugar de equidad me parece que es el primer paso para todo lo demás pueda irse arreglando, ajustando, que vayamos aprendiendo y de cierta manera conquistando en nuestro proceso de convertirnos en adultos y ser seres humanos completos, sanos, balanceados y bien llevados.

De que hablamos cuando hablamos de feminismo en el sexo

-¿Somos feministas las mujeres a la hora de tener sexo?

-El machismo está muy instalado en nuestra cultura. Por supuesto van a haber mujeres que te dicen que actúan de una manera que no es feminista en la cama, que siguen comprando el modelo no equitativo, el modelo con el que estamos luchando para ir rompiendo. Hay mujeres que lo siguen eligiendo pero hay que entender que es un proceso.

-¿El machismo sigue vivo en la cama?

-No es una batalla ganada. El tema del feminismo y la equidad no está instalado como sí lo está el machismo. Mi respuesta es “sí”, siguen habiendo mujeres que encaran el sexo desde un lugar que no es feminista, que no es equitativo. Sé que eso cada vez va a ser menos a medida que nos eduquemos, nos formemos y entendamos de que se trata el feminismo y de que no se trata.

-¿Y para vos de que se trata el feminismo?

-El feminismo no tienen nada que ver con la perdida de la feminidad y otros aspecto que en cierta manera dan hasta confort y tiene que ver con la identidad de muchas mujeres. Creo también que hay mucha mala información con respecto al verdadero significado de la palabra feminismo, que no tienen que ver con ningún odio, ni ningún querer erradicar o restarle derechos a los hombres o ser las mandonas de los hombres. Tiene que ver con la búsqueda de esa equidad que tendríamos todos como seres humanos dignos. Sí, creo que todavía el machismo se refuerza mucho de esa resistencia al cambio ejercida tanto por hombre como por mujeres. Sí veo un cambio muy marcado, una tendencia con la que espero cambie de la mejor manera la vida sexual de muchísimas personas.

-¿Cuál es la principal inquietud sobre sexo de las mujeres que se te acercan?

– “Esta bien, es normal, Alessandra” “¿Está bien que me guste tal cosas?” ¿Está bien que mi cuerpo reaccione de tal forma?”. Es esta cuestión de buscar no solamente el permiso sino el aval de que uno esta en el camino correcto de las fantasías, lo que te calienta, lo que te gusta hacer, etc, etc. Esa sería la consulta más común entre hombre y mujeres, pero ciertamente entre las mujeres hay más dudas en lo que corresponde a la “normalidad” y lo que estaría “bien” y lo que estaría fuera de la norma o no sería bien visto socialmente hablando.

-¿Sobre que preguntamos más las mujeres a diferencia de los hombres?

-Las mujeres consultan muchísimo sobre el tema orgásmico porque sigue habiendo todavía mucha mala información sobre la ruta al orgasmo femenino, mucha mala información sobre las bondades y funciones de clítoris y de como debe apropiadamente estimularse y calentarse un cuerpo femenino para que pueda tener la posibilidad de tener un orgasmo. Esa mala información sobre la sexualidad femenina y el placer femenino es un tema muy consultado porque no todas han sido instruidas para tener orgasmos.

¿La tecnología en el día a día, sobre todo el uso del celular, es aliado o enemigo del sexo?

– El ser humano siempre ha usado la tecnología disponible para ajustar su creatividad sexual a lo que está disponible y ciertamente ha cambiado muchísimo esa tecnología y esa disponibilidad con los celulares. Estos smartphones que tienen aplicaciones, que nos conectan, que tienen cámaras, videos, que nos permiten producir imágenes con facilidad producen un cambio. Esto puede tener un efecto muy positivo si la estás utilizando para alimentar una relación: mandando una frase, fotitos sexies, un video, un audio sugestivo. Hay muchas maneras a través del teléfono de conectar, generar fantasía, achicar brechas de distancia cuando no pueden estar juntos.

-¿ Y lo malo?

-La pareja que está en el mismo espacio, pero cada una está en con su teléfono conectando con situaciones fuera de su realidad del día a día. En ese caso la tecnología no estaría ayudando a esa relación de pareja claramente. Pero ahí el problema no es la tecnología, es el uso que se le da.

Alessandra Rampolla y Estelita vuelven al teatro el 22 de noviembre.

Alessandra y Estelita, un éxito que vuelve

-Volvés al teatro Opera Orbis el 22 de noviembre con el show Alessandra Rampolla y Estelita, una experiencia única ¿Por qué crees que este espectáculo tiene tanto éxito?

-Lo que más le gusta al público del show es realmente escapar de la situación tan tensa, porque Argentina está viviendo una situación muy difícil. La gente la viene pasando mal y poder escapar con un espectáculo que provoca risas, muchas risas es algo que desean. Nos reímos de la propia experiencia humana, las cosas que contamos representan las cosas de tantas personas en su intimidad. Pero no solamente es un espectáculo humorístico, también hay un contenido que está bueno, que la gente quiere entender. Se llevan herramientas que pueden usar en sus vidas, es un show que celebra la diversidad, el placer, el amor, el respeto tienen mucha buena onda.

Notas relacionadas

Bitnami